Alicante reduce a la mitad el aforo de los autobuses urbanos

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha ordenado reducir a la mitad el aforo de los autobuses del servicio de transporte urbano municipal para garantizar la seguridad de los conductores y usuarios, de forma que se mantengan las distancias mínimas de más de un metro entre personas. Esta es una de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de la capital alicantina para evitar la propagación del coronavirus. Además, a partir del próximo miércoles solo se podrá acceder al bus en esta ciudad con las tarjetas Móbilis y demás bonos de transporte, suprimiéndose el pago del billete ordinario en efectivo. «La seguridad de los usuarios del transporte urbano municipal y de los conductores de los autobuses es una prioridad», ha subrayado Barcala.

Barcala ha ordenado un seguimiento permanente de las líneas para que se determinen, en caso necesario, las medidas oportunas para solucionar cualquier incidencia que pudiera producirse

Por eso, «además de las medidas de desinfección de los vehículos y para el personal de Masatusa que atiende el servicio, he ordenado la ampliación de dichas medidas dejando el aforo de los vehículos en la mitad, sellando los asientos y filas de asientos necesarias para garantizar distancias de más de un metro entre usuarios», ha señalado el alcalde. También se sellarán los asientos en torno al puesto de conductor para garantizar su seguridad. Igualmente se pondrá en marcha inmediatamente para evitar aglomeraciones en los accesos al autobús la apertura parcial de la puerta en subida, de modo que solo se podrá entrar de uno en uno, guardando la distancia de seguridad hasta pasar la tarjeta por el lector y dirigirse a los asientos que queden habilitados. Todas las líneas se mantendrán de momento en servicio y con el mismo número de frecuencias, según la nota de prensa del consistorio. En el caso de que el autobús complete el aforo, no podrá admitir nuevos pasajeros hasta que no se queden espacios libres. A este respecto, Barcala ha ordenado un seguimiento permanente de las líneas para que se determinen, en caso necesario, las medidas oportunas para solucionar cualquier incidencia que pudiera producirse. Estas medidas serán anunciadas desde este mismo momento por la empresa concesionaria, Masatusa, a través de sus canales habituales y de los medios de comunicación, con el fin de que todos los usuarios puedan estar convenientemente informados.

Por otra parte, Masatusa activó a finales de la pasada semana el protocolo de medidas de contención frente al coronavirus (COVID-19), que se aplica en todas las empresas relacionadas con la movilidad y los servicios. Estas medidas pasan por una desinfección de los autobuses y autocares a diario y siguiendo un procedimiento de limpieza que incluye la utilización de un producto desinfectante ecológico, desarrollado bajo criterios de sostenibilidad con acción microbicida. Asimismo se dotó a los conductores de gel higienizante para desinfectarse las manos y otras medidas, como la ventilación del habitáculo de manera frecuente, junto a las generales de evitar tocarse ojos, nariz y boca sin la desinfección previa. El alcalde de Alicante ha pedido a los ciudadanos su colaboración para poder mantener el uso del transporte público municipal con las máximas medidas de seguridad y que la protección individual y colectiva contra el coronavirus sea lo más efectiva posible. En este sentido, Barcala ha agradecido a los usuarios su comprensión ante unas medidas que se mantendrán hasta que finalice la situación de alerta decretada por el Ejecutivo central. EFE

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.