Contención reforzada

Tras dos semanas de mensajes tranquilizadores por parte del Ministerio de Sanidad y de las autoridades sanitarias, la cruda realidad de la epidemia del coronavirus se impone ante el progresivo y alarmante incremento de casos de infección, al extremo de que Sanidad se ve al fin obligada a traspasar su inicial fase de «contención» para dar paso a otra de «contención reforzada» y, siguiendo el rastro de la vía italiana, donde ya se ha llegado al aislamiento total en todo el país, tras superar la barrera psicológica de los mil casos de infectados en España, toma medidas más drásticas de acuerdo con las CCAA afectadas como el cierre en la Comunidad de Madrid, Vitoria y Labastida de guarderías, colegios, institutos y universidades durante quince días, diciendo que no se ha actuado tarde. Pero como los casos de infección no dejan de subir de forma alarmante en otros territorios, el presidente Sánchez, tras dos semanas de silencio, sale por fin a la palestra personalmente para anunciar «semanas difíciles» y ayudas, sin concretar, para familias con hijos y empresas forzadas a ajustes laborales, manifestando «haremos lo que haga falta contra esta emergencia de salud pública global» y avisando de que «vienen semanas duras que obligarán a hacer lo que haga falta», por lo que «haremos lo que haga falta, cuando haga falta y donde haga falta». Y mientras en España ya se superan los 2.000 infectados en el conjunto de los territorios, dejando más de varias decenas de fallecidos, se van adoptando nuevas medidas de contención entre las que cabe destacar: cancelación de vuelos a Italia y de los viajes del Imserso para los jubilados; anulación de actos de más de mil personas; suspensión del pleno del Congreso de los Diputados durante una semana tras el positivo de Ortega Smith; probable aplazamiento de las elecciones vascas y gallegas, que Feijóo considera «razonable»; suspensión por parte de la Generalitat Valenciana, «hasta que la situación lo permita», de La Magdalena en Castellón y las Fallas de Valencia, dejando a la ciudad sin sus emblemáticas fiestas por primera vez desde la Guerra Civil; partidos de fútbol y de baloncesto a puerta cerrada y sin público; cierre en Madrid de centros educativos, culturales, teatros, bibliotecas y polideportivos, así como los locales de ocio de los jubilados, etc etc  Medidas todas ellas que en sí mismas y especialmente en su conjunto trastocan el normal desarrollo de la convivencia y perturban las expectativas económicas de cara al futuro, por lo que, no en vano, se convierten en medidas impopulares que a ningún gobierno le viene bien adoptar. Entretanto, determinadas reacciones no se dejan esperar ante algunos hechos preocupantes: la Comunidad de Madrid y los profesionales reconocen que la sanidad está «al límite» avisando de que «nos podemos quedar sin camas de UVI»; Madrid pide más trajes especiales para sus sanitarios»; los súper llaman a la calma y garantizan el abastecimiento; Juan Martínez, portavoz de la OMC, manifiesta que «estamos así porque se hizo muy mal el control de los primeros contagios»; médicos madrileños se quejan de la falta de medios en los hospitales, manifestando algunos «mi sensación es la de estar abandonado en la trinchera»; los padres en Vitoria, tras el primer día sin colegios se quejan de que «se ha pasado el testigo a los abuelos, que son los menos indicados» pues «se tira de ellos aunque son población de riesgo»; los hospitales de campaña empiezan a liberar miles de camas para los pacientes de coronavirus; se desata la alarma en País Vasco por la elevada tasa de sanitarios contagiados que deben estar en aislamiento……mientras algunos ya se preguntan si el plan de España contra el coronavirus es un acierto o un caos. Esperemos que sea lo primero y que, entretanto, no cunda el pánico, siendo conscientes de que, en estos casos, es difícil tomar las medidas más adecuadas y se suele pecar por exceso o por defecto.

El pánico se ha apoderado de las Bolsas por la epidemia global y la guerra del petróleo, cuyo precio del crudo está a niveles mínimos

Por lo que se refiere a la vertiente económica de la epidemia de coronavirus, el Consejo Europeo abre la puerta a relajar el déficit de España e Italia, los dos países europeos más afectados por el virus hasta el momento, y la Comisión moviliza 25.000 millones para afrontar la crisis, anunciando un primer paquete de 7.500 millones para dar liquidez a las Pymes y socorrer la Sanidad. Sánchez, por su parte, anuncia un plan de choque económico tras el peor desplome bursátil desde el Brexit. Y es que el pánico se ha apoderado de las Bolsas por la epidemia global y la guerra del petróleo, cuyo precio del crudo está a niveles mínimos; los índices mundiales se hunden a causa de la epidemia y tras la mayor caída del crudo en 29 años, mientras el Ibex sufre su peor batacazo desde el Brexit, en tanto que la Bolsa pierde ya más de 138.000 millones. Un panorama muy preocupante sin lugar a dudas.

Y, obviamente, con tan semejante panorama la fiesta del feminismo del 8-M ha pasado casi sin pena ni gloria, aunque, eso sí, mostrando su fuerza pero con bastantes menos asistentes a las manifestaciones que en años anteriores, aunque siguen siendo multitudinarias. No obstante la pugna PSOE-Podemos, socios de gobierno, y la «expulsión» de dirigentes de Ciudadanos de las manifestaciones ha empañado de alguna manera el Día Internacional de la Mujer, pues no es de recibo que miembros de Ciudadanos (o de cualquier otro partido político) se hayan visto obligados a abandonar la marcha de Madrid entre abucheos y empujones, con el objetivo excluyente de adjudicarse políticamente en exclusiva el movimiento feminista y por la igualdad de sexos; tampoco es de recibo que Calvo e Irene Montero exhiban la división en el Gobierno acudiendo separadas y tras pancartas diferentes, mientras miles y miles de personas, mayoritariamente mujeres, claman por la igualdad real. Por su parte el PP se ha sumado a la marcha, mientras Vox arremetía contra las «locas del odio». Y, según NCReport, la mayoría de las mujeres rechaza el feminismo radical, más del 60% considera que Irene Montero discrimina a los hombres con su ley, seis de cada diez aseguran no sentirse discriminadas y más de la mitad se declara no feminista, en tanto que Abascal asegura que con Sánchez «hay más violaciones» en España.

Por cierto, hablando de mujeres, Arrimadas se convierte en la Primera mujer dirigente de un partido de ámbito nacional, Ciudadanos, tras ganar a su contrincante Igea con un 77% del voto, por lo que tendrá todo el poder en el partido, que dirigirá «sin hipotecas» tras rechazar la integración de Igea en su dirección, tal como han hecho en sus respectivos partidos tanto Iglesias como Sánchez o Casado tras vencer a sus contrincantes internos. En cuanto a Feijóo se refiere, según SigmaDos, lograría revalidar su Gobierno en Galicia en solitario por un margen mínimo: el PP obtendría entre 38-40 escaños, PSOE 19-21, BNG 12-13 y UPodemos 3-5.

Dimite el «conseller» de la Ceneralitat Catalana Alfred Bosch por encubrir un presunto acoso sexual en su departamento

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que, según Ortuzar, Presidente del PNV, «el hito para esta generación es que se reconozca a Euskadi como nación»; que, según 40dB, los españoles andan preocupados por el Brexit pero no por Gibraltar; que unos 600 menores inmigrantes se hacinan en Melilla en un centro de acogida; que dimite el «conseller» de la Ceneralitat Catalana Alfred Bosch por encubrir un presunto acoso sexual en su departamento; que PSOE y Podemos pactan frenar los desahucios de inquilinos morosos, un golpe sin duda al alquiler; y que el Congreso de los Diputados rechaza por cuarta vez investigar a Don Juan Carlos al avalar mayoritariamente la Mesa el informe de los letrados sobre la inviolabilidad del Monarca, poniendo en evidencia las fisuras entre PSOE y Podemos que votan en sentido contrario cuando ambos forman el gobierno de coalición.

Y del exterior, destacar que la oposición venezolana trata de pactar con el chavismo una vía electoral, mientras Maduro reprime con gases la marcha de Guaidó, impidiéndole retomar la sede de la Asamblea Nacional; que Putin logra que el Parlamento ruso permita su reelección hasta 2036, cuando la actual Constitución le obliga a dejar el cargo en 2024; que el líder centrista Gantz tiende la mano a los diputados árabes en Israel para derrocar a Netanyahu; y que, según el primer ministro italiano Conte «habría sido criminal ocultar datos del virus o minimizarlo», mientras Italia extiende la orden de aislamiento a todo el país…..por su parte China, con las medidas más drásticas de aislamiento, consigue por fin frenar el número de nuevos contagios.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.