La máscara – PETIT COMITÉ

“Quítate la máscara, dime quien eres…”, “a ver que hay debajo?”… después de cuarenta años que la “TRIPA DEL MORO” pusiese en marcha CARNESTOLTES en Alicante, el sábado Ramblero sigue siendo la rebeldía fundamental , la liberación y el goce divino, el derroche de hedonismo carnal que surge a borbotones… como un temazo de música de los ochenta, entre luces brillantes, de hermosa noche entre la ciudad, que duerme… Alicante empieza a estar preciosa estos días, con esas noches increíbles (en la Terraza del Real liceo Casino, el tiempo pasa con las palmeras, el agua con la luna, la brisa y el aroma a pura vida…) y esos días llenos de vida, aire de una estación que despierta poco a poco, y con ella los aromas de la vida. Estos Carnavales, más que nunca, por lo que vivimos en el Mundo, son un canto de libertad, de liberación, como en los viejos tiempos del Viejo Mundo.

En estas fechas Alicante ciudad se llena de gente bailando, discurriendo por sus Ramblas, por la Plaza Nueva, la Explanada y por todos y cada uno de sus rincones…

El planeta entero se disfraza el sábado de Carnaval, entre juegos, risas, colores, burlas sobre la seria disquisición humana y un juego constante de irreverencia… lo irreverente, el sufrido juego de la concordancia, la rítmica esencia de la seriedad frente a los arlequines, el Joker de la baraja, los polichinelas o los barbudos con faldas… como en la época del Medioevo en nuestras calles, salpicadas de colores sobre mejillas y polvos rosas en el pelo, enfarinats del planeta tardíos… en estas fechas Alicante ciudad se llena de gente bailando, discurriendo por sus Ramblas, por la Plaza Nueva, la Explanada y por todos y cada uno de sus rincones… Máscaras, disfraces, gestos, cómplices gestos… algunos, amor a raudales, locura y rebeldía, cierto guiño al antiguo “libertinaje” de aquellos siglos entre la ciudad dormida por la censura y la Inquisición… este era el momento de explotar permitido y previo a una Cuaresma que anunciaba la Semana Santa.

Máscaras, disfraces, gestos, cómplices gestos… algunos, amor a raudales, locura y rebeldía, cierto guiño al antiguo “libertinaje” de aquellos siglos entre la ciudad dormida por la censura y la Inquisición…

Don Carnal reinara en Benidorm, en Alcoy, en Orihuela (sitio real y eclesiástico repleto de simbología), bailará hasta el amanecer en Elche, Elda, Villena o las tierras de la Marina, hasta desaparecer el martes con el Entierro de la Sardina. Y ahí, cuando el colectivo CARNESTOLTES se erigió en la salvación de estas fiestas (hace cuarenta años, que no son tantos, solo ellos se atrevían a desafiar al mundo con esta fiesta de nuevo..) la peña LA TRIPA DEL MORO junto a Desoxirribonucléicos, Inoxidables, Cainitas, Colla de Dimonis, La Ceba, Els Pocasoltes (infantil), etc. componen la MEKA, mesa tradicional de Carnaval que organiza el gran fasto alicantino con éxito más que brutal… en Pego, mientras, los carnavales son también originales, divinos y recordando la estética de los JOGLARS de otros siglos, y quizás para esta noche os recomiende tres cosas; una buena máscara, sin ella no podrás jugar al VEO VEO ni esconderte para ser un nuevo TÚ bajo la identidad de LA MÁSCARA, una buena dosis de rebeldía y humor, y olvidarte de todo por unas horas, para que la MAGIA de la VIDA nueva te vaya recorriendo el cuerpo y te anuncie el nuevo tiempo.

FELIZ CARNAVAL y que LA FUERZA OS ACOMPAÑE.

 

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.