Lo que es y lo que parece

Las cosas en política no sólo han de serlo, sino parecerlo con el fin de dar credibilidad a los asuntos y de evitar justificadas interpretaciones sobre los hechos, pues al final…. blanco y en botella, leche segura. En efecto, cuando los hechos no son lo que parecen es difícil creer las explicaciones dadas por sus protagonistas si la realidad apunta en otra dirección y además si dichas explicaciones conllevan un cierto secretismo o ambigüedad inaceptables. Es lo que sucede con el fenomenal lío o tormenta política que se ha montado con motivo de la visita de Guaidó a España, pues Sánchez no prevé reunirse con él y delega en su Ministra de Exteriores, cuando el mandatario venezolano acaba de ser recibido con todos los honores, entre otros, por Merkel, Boris Johnson o Macron, lo que da la sensación de que el Presidente encargado de Venezuela es claramente reconocido en Europa pero ninguneado en España, a pesar de que, junto a la UE, nuestro país le reconoce como Presidente encargado de Venezuela. El líder de la oposición, Pablo Casado, exige a Sánchez que reciba a Guaidó y se pregunta si «¿no le deja Podemos?», dadas las simpatías de los socios populistas de gobierno por el régimen chavista, lo que, de ser cierto, supondría un grave error en política exterior. Y, para mayor abundamiento, se da la circunstancia de que el Ministro Ábalos se reúne en Barajas con Delcy Rodríguez, la «número dos» de Maduro y persona vetada por la UE, yendo de madrugada el ministro al avión venezolano después de que, según fuentes policiales, ella pidiera «ver a alguien del PSOE», siendo lo más grave que Ábalos negara en principio la reunión con Delcy, diciendo, antes de reconocer su encuentro con ella que «me reuní con el ministro de turismo» de Venezuela que viajaba a Madrid, para después tachar como fortuito el encuentro con Delcy, antes de tener que aclarar finalmente que «Marlaska me pidió que la número dos de Maduro no bajara del avión», asegurando que no hubo reunión ya que se limitó a recordar a Delcy que no podía pisar suelo español y negando que haya un desplante a Guaidó ya que «el presidente y yo hemos hablado con él en muchas ocasiones» (sin aclarar, en todo caso, que dichas conversaciones fueron anteriores a la conformación del gobierno de coalición social-comunista). En todo caso, ¿no hubiera sido más razonable reconocer desde el inicio el encuentro? Lo cierto es que todo este asunto daña la estrategia de Europa y EEUU contra el dictador Maduro, mientras el encuentro Ábalos-Delcy empaña la visita de Guaidó a Madrid, donde es recibido con todos los honores por los líderes del PP y Ciudadanos, y donde el venezolano convoca una gran marcha en Sol, en tanto que Almeida y Villacís le entregarán las llaves de oro de la capital de España. Pero es que además, dicha estrategia provoca el descontento entre las propias filas socialistas con un Felipe González enfrentado a Zapatero, que aplaude el desplante de Sánchez a Guaidó, a quien Felipe considera en Venezuela como «el único representante legitimado democráticamente» frente a la «tiranía de Maduro», mientras ZP cuestiona incluso que haya que reconocer a Guaidó como presidente interino, en pleno lío por las andanzas de su ex embajador Morodo en el país latinoamericano. Y mientras Casado pide la dimisión de Ábalos, si se confirma que ha mentido, y la UE apunta a España como responsable de violar las sanciones a Venezuela, el Tesoro Americano emite sanciones contra la flotilla de aeronaves de PADVSA, entre las que se encuentra el Falcon utilizado por el ex presidente español Zapatero.

El Gobierno regional de Madrid, el Ayuntamiento y la Puerta del Sol reciben con todos los honores a Guaidó, presidente legítimo de Venezuela, mientras Sánchez, a diferencia del resto de mandatarios de la UE, le da plantón para asistir a los Goya

Al final, como era de esperar, Guaidó es aclamado en la Puerta del Sol por miles de venezolanos y españoles, mientras Exteriores rebaja al mínimo el recibimiento al mandatario venezolano, pues, aunque la titular de Exteriores le da su «pleno respaldo», le acoge incluso fuera del Ministerio, mientras los principales líderes de la oposición se reúnen con él y Sánchez defiende a Ábalos afirmando que «hizo lo que pudo para evitar una crisis y lo logró». La realidad es que el Gobierno regional de Madrid, el Ayuntamiento y la Puerta del Sol reciben con todos los honores a Guaidó, presidente legítimo de Venezuela, mientras Sánchez, a diferencia del resto de mandatarios de la UE, le da plantón para asistir a los Goya, que, por cierto, otorgan una noche de gloria a Almodóvar. No obstante, este bandazo político con Venezuela revela ciertas tensiones en el Gobierno, mientras Ábalos da una nueva versión de su controvertida reunión en Barajas y advierte enojado que «nadie me va a echar», mientras Calvo y Redondo discutían con Sánchez todas las opciones para atajar la crisis, saliendo Sánchez a defender al ministro tras dos días de absoluto silencio; entretanto Javier Maroto, portavoz popular en el Senado, dejaba claro que «Sánchez se ha rendido a Podemos, por eso desprecia a Guaidó», lo que, en todo caso, es lo que parece..

En fin, un asunto que, junto a la maraña del secesionismo, relega injustamente en los medios el magnífico éxito de la Ministra de Trabajo, la podemita Yolanda Díaz, por recuperar el pacto social y lograr un acuerdo gobierno-patronal-sindicatos para elevar a 950 euros el SMI en 2020 y dejar la puerta abierta a futuros aumentos; cincuenta euros más, la mitad de lo que pedía Podemos, tras compaginar tanto los razonamientos de los empresarios como los de los trabajadores, entendiendo las pertinentes cesiones que han de darse en toda negociación. Sin duda alguna un éxito de la Ministra a la que hay que felicitar. En efecto, al embrollo diplomático incomprensible sobre la postura del Gobierno en el caso de Venezuela, cabe añadir el del secesionismo catalán, sombras ambas que, entre otras, oscurecen las indiscutibles luces aportadas, entre otros, por la Ministra de Trabajo, la más sensata hasta ahora en el Ejecutivo, al añadir, tras su éxito sobre el SMI, que, contra lo que piden algunos, «derogar con una sola norma toda la reforma laboral sería irresponsable»…..y es que de eso se trata, de actuar con responsabilidad por encima de los deseos o intereses que cada uno tenga.

Pero, ya ven, lamentablemente España vive episodios irresponsables que en cualquier otro país democrático de su entorno serían impensables, llevándose la palma entre todos ellos el secesionismo de Cataluña y la política territorial en su conjunto. En efecto, mientras la fugada Ponsatí, es citada en España para jurar como eurodiputada, el Tribunal Supremo retira el acta de diputado a Torra y la Junta Electoral da 48 horas al Parlament para que le retire el escaño y proceda al relevo, pero el President dice que no acatará la decisión (sabida es la postura del secesionismo totalitario de que sólo acata las decisiones de los tribunales y les reconoce cuando les dan la razón y, en caso contrario, son los malditos tribunales represores españoles). La Justicia avala a la Junta Electoral sin que Sánchez suspenda su cita con el President inhabilitado, lo que supone un desafío al Supremo con la complicidad del Gobierno, mientras Moncloa planea reformar la sedición por vía urgente y de espaldas al CGPJ y al Consejo de Estado, con la finalidad de  obtener el apoyo de ERC a los Presupuestos y garantizar la permanencia en el Gobierno. ¿En qué país democrático el Ejecutivo no acata las decisiones de sus tribunales? En ninguno. Sin embargo aquí, aunque el Supremo se incline por dejar a Torra sin escaño en contra del fiscal y el President desacate la decisión, no sólo se mantienen las agendas con él como si nada pasara sino que se oferta una reforma Junqueras que permita a este, condenado en firme por el delito de sedición, ser candidato este mismo año gracias a una reforma exprés del Código Penal, gracias al control del Gobierno en la Mesa del Congreso que permitirá acelerar los pertinentes cambios para neutralizar su inhabilitación. La excusa urgente, para que parezca lo que no es, consiste en adaptar el Código Penal al del resto de países de la UE, cuando curiosamente los códigos penales europeos desmontan esta coartada ya que en Alemania la sedición puede conllevar cadena perpetua, en Italia doce años de cárcel y en Francia quince años (Junqueras tiene trece de condena). No extraña pues que Torra rete a la Justicia diciendo «sigo siendo diputado y president», cuando Sánchez sigue manteniendo la anunciada reunión con él. No obstante, todo esto, desencadena una guerra abierta entre JxCat y ERC por el calendario electoral previsible si finalmente se materializa la inhabilitación real de Torra, al extremo de que Puigdemont ya le ha ordenado al President inhabilitado que elecciones o destituir a Aragonés, el Vicepresidente perteneciente a ERC, no vaya a ser que, sin ganar las elecciones, Esquerra aproveche el relevo para hacerse con el control de la Generalitat.

El Comisario de Economía, dice que «España tiene que cumplir las reglas sin agravar la desaceleración»

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Sánchez defiende ante los inversores en Davos su alianza con UPodemos; que Marruecos lanza un pulso a España por el control de las aguas canarias, las «invade» y reclama diálogo sobre el asunto por lo que la Ministra de Exteriores viaja a Rabat; que el alquiler sólo es asequible en 13 de los 128 barrios de Madrid; que al presidente Sánchez le cuesta una multa de 500 euros hacer campaña electoral desde La Moncloa; que Gentiloni, el Comisario de Economía, dice que «España tiene que cumplir las reglas sin agravar la desaceleración»; que la borrasca «Gloria» sigue causando problemas, tras cobrarse trece muertos, y los científicos la definen como un «temporal histórico»; que la viuda de Ordóñez denuncia los pactos con «los herederos» de los asesinos de su marido en el 25º aniversario del asesinato del concejal popular, a cuyo acto acuden el lehendakari Urkullu, el ex presidente Aznar y Pablo Casado, mientras por parte del Gobierno va el delegado en el País Vasco; que Gobierno y PP tienen contactos para renovar a medio plazo el Poder Judicial; que Sánchez retiró el helicóptero de la Guardia Civil en plena búsqueda del desaparecido en Mallorca para usarlo él, suspendiendo tres horas las tareas de rescate para hacer un trayecto de 23 minutos en vez de hacerlo en coche; que Baleares evitó investigar dos veces el instituto que tutelaba a las niñas prostituidas, pues PSOE y los partidos de izquierdas que gobiernan las islas votaron en contra de las auditorías, mientras monitores del centro afirman que la situación «se les fue de las manos» y que era «más que conocida» desde hace años; que en la toma de posesión de la nueva Directora de la Guardia Civil, dependiente de Interior y Defensa, Robles y una parte de la cúpula judicial dan plantón a Marlaska al no asistir al acto; que los socios de Sánchez, ante la anunciada reforma del Código Penal, exigen tumbar la prisión permanente revisable pues PNV y ERC llevarán al Congreso el asunto para forzar la derogación, generando malestar en el Poder Judicial, al que no se pedirá informe consultivo, mientras el padre de Diana Quer avisa que dará la batalla, pues «de mi hija no se van a reír los políticos»; y que el Rey alerta en Jerusalén contra los discursos del odio, manifestando en el Foro Mundial del Holocausto ante los mandatarios mundiales que «la barbarie puede crecer cuando menos se espera», avisando sobre quienes «promueven el resentimiento con fines políticos o raciales», apelando a la memoria de las víctimas del nazismo y pidiendo no olvidar jamás el Holocausto.

Y del exterior, destacar que, según la ONU, el heredero saudí está detrás del espionaje a Jeff Bezos; que La Haya ordena a Nyanmar que proteja a los rohinyás de un genocidio; que la policía de Londres usará en un mes videovigilancia con reconocimiento facial para «cazar» sospechosos por su cara; y que la UE se alía con Pekín para superar el bloqueo de la Organización Mundial del Comercio, acordando Europa con otros dieciséis países (entre ellos China, Brasil, Canadá y Australia) un sistema para dirimir las disputas y tratar así de superar el bloqueo que EEUU ha impuesto en la OMC, tal como lo han anunciado en Davos. Pero el asunto que preocupa a medio mundo es la epidemia del coronavirus desatada en China, que aísla a varias poblaciones, entre ellas la de Wuhan, el epicentro del virus, dejando a más de cuarenta millones de habitantes en cuarentena para frenar la expansión; la OMS dice que es «pronto» para la emergencia, mientras Francia detecta los tres primeros casos en Europa y en China ya se dan varias decenas de muertos.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.