Smile

Lo que reina en tu mente controla tu vida. Estamos formados de cuerpo y mente -en algunos casos hasta de espíritu- pero yo siempre he pensado que la mente es el motor y la responsable -en gran porcentaje- del buen funcionamiento del cuerpo. Es la mente la que marca la diferencia cuando, ante la misma circunstancia, una persona resulta airosa o exitosa y otra no: superar una enfermedad, una pérdida, recuperarse tras una intervención o soportar determinados tratamientos invasivos, por ejemplo.

El concepto de buena salud ha cambiado y se contempla como el estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente como la ausencia de enfermedad.  He reflexionado mucho sobre la salud mental y el estigma que la acompaña -tanto que he escrito múltiples relatos cortos con esa temática. La línea que separa la cordura de la locura es muy delgada -como muy bien queda reflejado en la obra Stonehearst Asylum de Edgar Allan Poe- y creo que todos en algún momento la hemos cruzado empujados por el dolor, por la desilusión, por la genialidad o —lamentablemente, en ciertas situaciones— por la enfermedad.

Difícil respuesta si tenemos en cuenta que el enfermo mental está estigmatizado y muy mal atendido en nuestra sociedad acostumbrada a prejuzgar, a opinar sin saber y catalogar. Pese a los avances experimentados por la Psicología y la Psiquiatría en las últimas décadas definirse como enfermo mental se evita. Todo el mundo comprende y respeta otro tipo de enfermedades físicas como un cáncer o una infección —se entiende, se trata, se cura…— pero la enfermedad mental, el desequilibrio en la razón es mucho más difícil de detectar, diagnosticar, tratar y aceptar —por uno mismo y por los que nos rodean—. Las emociones producen transformaciones físicas y químicas que nos afectan a todo el cuerpo y dado que somos esclavos de ellas y de nuestros estados de ánimo, opino que la mente es el motor de nuestro cuerpo y que, con frecuencia, tiende a ser descuidada. Soy de las que consideran la terapia, el entrenamiento emocional,  tan necesaria como positiva y defiendo y espero que algún día sea más accesible y que nadie tenga que negar que acude a ayuda profesional en determinados momentos de su vida, sin tener que avergonzarse y sentirse culpable o débil porque todos en, algún momento, hemos necesitado de una luz que nos enfocase el camino, aclarase los nubarrones de la mente, aplacase nuestro dolor, diese una explicación a lo que no lo tenía y nos hiciese soportable lo insoportable.

Es cierto que cuando alguien tiene una enfermedad mental el resto espera que se comporte como si no la tuviese

Como hace años que leo y escribo sobre el tema he visto la película Joker —animada también por las inmejorables críticas que ha recibido— y es una de esas obras maestras que hay que ver pero que no te hace pasar un buen rato —de hecho, malo, muy malo— y cuando termina la historia y se encienden las luces te deja un mal cuerpo lleno de interrogantes. La interpretación de su protagonista es digna de un Oscar —espero que se lo den— y el guion tiene frases buenísimas y muy gráficas para describir la realidad de su protagonista. Es cierto que cuando alguien tiene una enfermedad mental el resto espera que se comporte como si no la tuviese y también es verdad que cuando la sociedad da la espalda a un enfermo mental ocurren desastres —o colectivos o personales— porque el infierno de la enfermedad mental no conduce a buen lugar si no se dispone del guía adecuado.

No espero nada bueno de un grupo de personas que se llaman de izquierdas, pero muestran un modelo de vida contrario a lo que predican

En nuestro país tenemos solo dos psiquiátricos penitenciarios —insuficientes, sobre todo si consideramos que la mayoría de los presos que no están en ellos tienen diagnosticado algún tipo de trastorno—, las familias deben afrontar —y costear casi siempre— el tener a un enfermo mental al que atender y acceder al psicólogo a través de nuestro sistema sanitario es un lujo que suele reservarse a casos muy concretos.

No estamos preparados —ni en este ni en otros muchos asuntos que repercuten directamente en el bienestar social— y así nos va. La mala salud de los ciudadanos no parece ser un tema prioritario para nuestros dirigentes y nuestro sistema cada vez con menos prestaciones y recursos. No espero nada bueno de un grupo de personas que se llaman de izquierdas, pero muestran un modelo de vida contrario a lo que predican cuando no son tus palabras lo que te definen sino tus actos… Para llorar, pero sonreiré y pensaré en positivo para engañar a mi mente porque una mente negativa jamás te dará una vida positiva.

Smile.

PD: No duden en disfrutar de la película Joker, pero que sea en un día en el que estén dispuestos a afrontar una realidad inquietante porque, lamentablemente, supera a la ficción.

©Sonia Gonzálvez

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.