Revuelta en el asilo

Entre la Madre Torquemada, la autoridad absoluta, una reencarnación en monja dos siglos más tarde de Fernando VII y Sor Gestapo, una especie de cabo furriel de la Alemania del  39, me están dando las Navidades. Creo que me voy a volver al Mad Pilot aunque  tenga que coger al malvado Vizcaino y ponerle un cuchillo jamonero en el cuello hasta que permita que vuelva a mi rincón con mi colchón hinchable y el cubo de quintos.

Esta Navidad,  a más de un político que quiere escenificar su filantropía, su preocupación por los pobres – es mentira, no se alarmen que ese político no existe es solo afán por hacerse la foto- y su defensa de los ancianos en precario, le ha dado por venir al asilo donde vegeto e inmortalizar el momento abrazando abuelos para ponerlo en el ‘guasap’ y en el instagram. Es interesante de cara a la propaganda electoral por lo que pueda pasar con el  gobierno que con las exigencias de los  catalanes – Torra y los de ERC andan a la greña por el pacto- y la confabulación del trifachito al que se han incorporado algunos que se dicen  de izquierdas, no está la cosa clara todavía. Ahí tienen a Rosa Díez, más vieja que yo, y desde que la bajaron del coche oficial está suplicando por las esquinas e intentando hacer méritos para que la  nombren lo que sea y quien sea. La exhorto desde el asilo a que se apacigüe y se venga para acá, que faltan reses en el Belén y me siento solo como oveja única. No entiendo el alboroto, Aznar pactó con Arzallus y con Pujol y nadie dijo nada. Arzallus era tan independentista como Tardá y Pujol, además de independentista, mire que familia tiene llevándoselo crudo – presuntamente salvo Oriol condenado y puesto en la calle en un santiamén-.

Me he agenciado una mochila de propaganda y ando siempre con el borreguillo a cuestas y la gorra de orejas para transmutarme en oveja a la velocidad del rayo cada vez que Sor Copón ordena montar el Belén

Cada vez que el servicio de información de Sor Gestapo avisa de que un alcalde de los alrededores o un concejal se quiere dejar caer por el asilo, tocan generala y tenemos que formar el Belén viviente para que el político de turno se refocile con el nacimiento y se haga cruces y ejercite su piedad cristiana. Y aquí me tienen, me he agenciado una mochila de propaganda y ando siempre con el borreguillo a cuestas y la gorra de orejas para transmutarme en oveja a la velocidad del rayo cada vez que Sor Copón ordena montar el Belén. Me veo negro, no se lo voy a volver a explicar porque ya les hablé de las tallas de la zamarra. San José lo tiene más fácil, no se quita el traje ni para dormir y con enrollarse en una sábana y coger el cayado tiene la vestimenta arreglada.

Sor Bigote, otra esbirro de la Madre Torquemada, ha emprendido hoy la caza para ducharme, me ha requisado la radio y dice que ya está bien de noticias y tertulias de política, que lo que tengo que hacer es rezar  para que Dios evite el gobierno de comunistas que se nos viene encima. ¡Claro! – le digo a Sor Mostacho- y le pido de camino que resuciten Millán Astray  y Queipo de Llano para volver a la España como unidad de destino en lo universal. Me ha amenazado con mandarme a la cama sin cenar y he plegado velas, sumiso, resignado y con mi traje de oveja merina para que el asilo se cubra de gloria ante los políticos locales.

He leído en algún periódico – de esos que busco cuando me fugo por las mañanas a tomar un café furtivo- el siguiente titular: “Ruge la caverna”. Se refiere a la derecha, los poderes mediáticos y los económicos que andan revolucionados por si llega a formarse un gobierno de izquierdas. ¡Ya era hora! que he escrito mil veces aquí mismo que el de Sánchez hasta hoy ha sido gobierno de derechas.

Siguen recordando a los etarras que hace diez años que no pegan un tiro, que están disueltos y que siguen en una dispersión contraria a la Constitución y a la Ley Penitenciaria

¿De qué se quejan? Los populares, los ciudadanos y los ultras voxistas, se manifestaron desde el minuto cero contrarios al socialismo. Digo yo que se tendrán que buscar la vida los que ganaron porque con los votos que tienen no pueden formar un gobierno solos. Siguen recordando a los etarras que hace diez años que no pegan un tiro, que están disueltos y que siguen en una dispersión contraria a la Constitución y a la Ley Penitenciaria –y lo digo yo que las tuve tiesas con ellos y que me intentaron matar porque los hijoputas me llamaban “el Carrero Blanco” de los noventa y especialista en tortura blanca, que hay que ser cabrón para decir eso de un anciano que no se ha llevado un sobre al bolsillo en su vida.

No quiero encenderme porque me sube la tensión y Sor Gestapo me lo nota y me quita el postre y me tiene a “calditos” que no son sino sopas de sobre.

Es que los socialistas son también para nota. Hay gente brillante ahí – Gabilondo, Calviño y Montero, por ejemplo-, pero hay cada tuercebotas que no valdría ni para bedel de un instituto de no haberse metido a intrigar y a trepar en política. Va el ministro Ábalos y dice que “habrá que hacer una consulta ciudadana sobre lo que se decida en la mesa entre gobiernos”. ¡Vamos a ver, chaval! Eso huele a referéndum que tira para atrás y por organizar uno andamos a la greña con las fugas, las condenas y las inmunidades. No mientes la soga en la casa del ahorcado, que dice la Constitución que la soberanía reside en el pueblo español, es decir, en todo y no en unas parcelas u otras, cada una por su cuenta.

Dejad que se forme un gobierno, que sean progresistas y moderados, que no jodan la economía, que procuren trabajo a los que no lo encuentran ni a tiros, que trabajen por mejorar el nivel de vida y las pensiones y dejaos de principios fundamentales

Vamos a ser flexibles, ninguno de ERC ni del PSOE es más de izquierdas ni más republicano que yo, pero la Constitución está ahí y no parece que sea tiempo de cambiarla. Vale que, si no hubiese habido revoluciones, aun estaríamos en los tiempos del feudalismo pero…no parece que sea el momento de organizar una revolución ahora y lo digo yo que soy un abuelo indigente y a la espera de que Sor Gestapo me de el pasaporte para la barca de Caronte. Dejad que se forme un gobierno, que sean progresistas y moderados, que no jodan la economía, que procuren trabajo a los que no lo encuentran ni a tiros, que trabajen por mejorar el nivel de vida y las pensiones y dejaos de principios fundamentales que a la gente lo que le interesa es vivir bien y no estar ocupado en monsergas metafísicas.

Y en estas reflexiones andaba yo cuando me han metido de lleno en el Belén por la visita del señor Mehincho, alcalde de Villarriba. He visto que ha traído un jamón de regalo para el asilo y las  monjas lo han colocado -en principio- como decoración junto a la cueva del nacimiento. En mi calidad de oveja viviente y omnívora voy a intentar darle un tiento que eso sí que es una buena obra en estos días de generosidad y amor por todos lados, menos por el lado de Torra y de la ultraderecha tri.

One thought on “Revuelta en el asilo

  1. Querido Manuel, yo sería la primera en aplaudir ese gobierno, progresista y moderado que no joda la economía, pero me temo, que no es ese el tipo de gobierno que nos espera.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.