Dos de cada tres uvas consumidas en Nochevieja proceden del Medio Vinalopó

La campaña de la Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con DOP se ha cerrado este año con una producción de 46 millones de kilos, algo inferior a 2018. El descenso tiene una estrecha vinculación entre la inscripción en DOP y la contratación del seguro agrario, que ha disminuido considerablemente por la subida de precios en las primas este 2019. La producción se destina tanto al mercado nacional -aproximadamente un 60% del total- como a la Unión Europea y terceros países como Canadá o Sudáfrica.

La producción en la Denominación de Origen ha sido de unos 46 millones de kilos, de la que un 50% es de la variedad Aledo

La temporada ha venido marcada, además, por las adversidades climáticas, debido a los efectos que la DANA de septiembre tuvo en las variedades más tempranas y a complicaciones en la comercialización, pese a la buena calidad de la producción. Con todo, la producción en la Denominación de Origen ha sido de unos 46 millones de kilos. En cuanto al número de operadores certificados por la DOP, se ha mantenido –hay 40 más–, que han hecho uso de los distintivos de la Denominación de Origen durante esta campaña.

La variedad Aledo se lleva comercializando desde principios de noviembre y será la encarga de traer la suerte en la noche de fin de año

La Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con DOP

La Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó es una fruta única en el mundo por su particular proceso de maduración.

A diferencia de otras uvas de mesa, la uva del Vinalopó crece protegida bajo un bolso de papel, que la protege al menos durante 60 días, y cuida y guarda con mimo todos los granos del racimo hasta llegar a manos del consumidor.

Gracias a este peculiar sistema de cultivo, la uva de mesa del Vinalopó tiene unas características físicas y gastronómicas excepcionales, que le han valido para ser la única uva embolsada merecedora de una Denominación de Origen Protegida.

Desde el Consejo Regulador consideran que el mantenimiento en el número de operadores que han comercializado uva durante dos campañas consecutivas es un dato positivo, ya que reafirma los esfuerzos que se han llevado a cabo para mejorar el posicionamiento en los mercados de la uva con Denominación de Origen. Asimismo, han destacado que “los consumidores, cada vez más informados y comprometidos, desean poder encontrar la uva con Denominación de Origen debidamente identificada en sus establecimientos habituales de compra, ya que solo de esa manera pueden estar seguros de consumir la auténtica Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con todas las garantías”, señalan desde el Consejo Regulador.

La Denominación de Origen Protegida cierra una campaña 2019 marcada por las inclemencias climáticas y complicaciones en la comercialización, a pesar de la buena calidad del producto

La DOP de la Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó hace balance de una campaña 2019 marcada por las adversidades climáticas, debido a los efectos que la DANA de septiembre tuvo en las variedades más tempranas; y a complicaciones en la comercialización, pese a la buena calidad de la producción.

Respecto a las cifras, la producción inscrita en la Denominación de Origen ha sido de unos 46 millones de kg, algo inferior a la propia de 2018, debido a la estrecha vinculación existente entre la inscripción en DOP y la contratación del seguro agrario, la cual ha disminuido considerablemente respecto al año anterior como consecuencia de la subida de precios en las primas que ha tenido lugar en este 2019. En cuanto al número de operadores certificados por la DOP, este se ha mantenido, ascendiendo a un total de 40, que han hecho uso de los distintivos de la Denominación de Origen durante esta campaña. Desde el Consejo Regulador consideran que el mantenimiento en el número de operadores que han comercializado uva al amparo de la DOP durante dos campañas consecutivas es un dato positivo, ya que reafirma los esfuerzos que se han llevado a cabo para mejorar el posicionamiento en los mercados de la uva con Denominación de Origen. Esta producción se destina tanto al mercado nacional (aproximadamente un 60 % del total), como a la Unión Europea y terceros países como Canadá o Sudáfrica.

Se estima que 2 de cada 3 uvas consumidas en Nochevieja procederán del Valle del Medio Vinalopó alicantino, lo que supone, aproximadamente, unos 2 millones de kg.

Y es que “los consumidores, cada vez más informados y comprometidos, desean poder encontrar la uva con Denominación de Origen debidamente identificada en sus establecimientos habituales de compra, ya que solo de esa manera pueden estar seguros de consumir la auténtica Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con todas las garantías”, señalan desde el Consejo Regulador. Este es un aspecto determinante para dar valor y diferenciar a un producto que se está viendo afectado por una casuística muy complicada en la presente campaña, marcada por aumentos en los costes de producción y adversidades climáticas que han generado importantes dificultades en los mercados.

Del total de la producción inscrita en 2019, un 50 % corresponde a la variedad Aledo, que se lleva comercializando desde principios de noviembre y será la encarga de traer la suerte en la noche de fin de año. Se estima que 2 de cada 3 uvas consumidas en Nochevieja procederán del Valle del Medio Vinalopó alicantino, lo que supone, aproximadamente, unos 2 millones de kg.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.