La mesa del conflicto político

Mientras el Govern revisa el régimen penitenciario de los condenados por el «procés», el futuro de los presos marca la negociación PSOE-ERC, quienes tras su segunda reunión negociadora en Barcelona siguen sin tener nada concreto que contarnos, ventilando la reunión con un comunicado conjunto de siete líneas para no decir absolutamente nada. El secretismo, como patrón a seguir en las negociaciones, sigue siendo la nota predominante, mientras el muñidor Miquel Iceta sostiene que «hemos visto en ERC voluntad clara de llegar a un acuerdo» y ERC no deja de exigir a Sánchez una cesión concreta previa a la investidura, que pueda vender entre sus votantes, y el Govern se dispone a pedir 10.000 millones de euros (2.000 más que los recibidos este año), lo que supondría que la Generalitat de Catalunya se llevaría la mitad de los préstamos del Estado a las CCAA en 2020. Por su parte Puigdemont se debate en boicotear las negociaciones PSOE-ERC y exigirá un pacto de máximos al Estado para dejar en evidencia a los republicanos, aunque, por otro lado, no descarta allanar la abstención de Esquerra, pues el combate entre el secesionismo no es de tono menor de cara a las elecciones autonómicas que se avecinan. Así las cosas, ERC enfría la investidura rápida que quiere Sánchez y prefiere negociar hasta enero pues aún queda pendiente la decisión sobre Junqueras, que pudiera condicionar mucho el resultado final, por lo que, de entrada, los republicanos catalanes siguen en sus trece con la ilegal amnistía y el ilegal referéndum para activar el calendario de La Moncloa, mientras plantan al Rey y exigen negociar la liberación de los presos, el perdón de los fugados y la autodeterminación, si Sánchez quiere ser Presidente. Un Sánchez que en campaña electoral prometió por activa y pasiva que jamás se apoyaría para gobernar en los secesionistas, afirmando en octubre que «el proyecto secesionista está fracasado porque es una falacia y está lleno de mentiras», tras haber manifestado en julio que «aunque a ellos les parezca extraño, el mundo no gira en torno al independentismo catalán». Pues bien, ya ven, todo lo contrario ahora…..palabrita de Presidente en funciones. De entrada Sánchez ya utiliza el mismo vocabulario y con el mismo significado que los secesionistas, mientras baraja legitimar en el Congreso una «mesa del conflicto» y votaría con sus aliados la Comisión Estado-Generalitat que se seguirá negociando con ERC, quienes exigen «cesiones claras» del PSOE, en tanto que Puigdemont avisa de que todo pacto que incluya al Govern debe contar con su aprobación y el «defensor» catalán culpa del déficit en Sanidad «a quienes vienen de fuera» (es decir al resto de españoles principalmente)…..y mientras PSOE-ERC entran en la recta final de la negociación y ultiman la mesa sobre el «conflicto político» (claro lenguaje secesionista, en vez de políticos conflictivos totalitarios), al no ser claras y diáfanas las negociaciones, las especulaciones no cesan para mayor inquietud ciudadana, comenzando con que Sánchez cambiaría a la Fiscal General como gesto a ERC y optaría por un perfil «más flexible» ya que María José Segarra avaló la acusación por rebelión a los líderes del «procés», en tanto que Ábalos y Rufián se reúnen en secreto en Barcelona y Puigdemont abre la puerta a las elecciones en Cataluña para acorralar a Junqueras. La realidad es que Sánchez cede y vuelve a reconocer a Torra como interlocutor al aceptar el PSOE restablecer «el reconocimiento institucional», roto tras el respaldo a la violencia… Y todo ello para evitar el boicot a la negociación con ERC que dejaría a Sánchez en evidencia. Por otro lado el socialista Lamban se suma a otros muchos socialistas y pide pactar con Cs porque con ERC sería «indeseable», mientras en las CCAA ya se teme que se materialicen acuerdos bilaterales Estado-Catalunya en perjuicio de sus respectivos intereses territoriales y de la igualdad establecida en nuestra Constitución para todos los españoles sean del territorio que sean o vivan en el territorio en que vivan.

El vacío legal permite al Presidente seguir en funciones de forma indefinida aunque el Rey le proponga como candidato y carezca del respaldo necesario

Por otro lado finaliza hoy la ronda de consultas con el Rey para designar candidato a la Presidencia del Gobierno sin que Sánchez haya obtenido la mayoría necesaria que garantizaría su investidura (la gobernabilidad menos aún), aunque todo apunta a que el Jefe del Estado, para evitar agravios con Rajoy, propondrá sin apoyos al Presidente en funciones, que, a diferencia de Rajoy, quien declinó el encargo por no tener suficiente respaldo (asunto que aprovechó Sánchez para provocar una investidura fallida), asumirá el encargo del Monarca con casi toda certeza por más que haya dicho públicamente que si no conseguía previamente los votos suficientes no se prestaría a otra investidura fallida (una vez más, palabrita de Presidente en funciones, que se la lleva el viento). Y es que el vacío legal permite al Presidente seguir en funciones de forma indefinida aunque el Rey le proponga como candidato y carezca del respaldo necesario. Por su parte los grupos minoritarios trasladan a Felipe VI que no permitirán cesiones a Cataluña, mientras PSOE y ERC eluden fijar fecha concreta para otra reunión, aunque constatan «avances», que nadie conoce, y Casado y Arrimadas llegan divididos a Zarzuela: «que Cs hubiera apoyado al PSOE en abril», argumentan. Y, mientras Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, afirma que «el PNV ve al Gobierno débil y presionará con la soberanía», Moncloa vuelve a excluir a Casado, aunque, por fin, cita a Arrimadas, quien, por su parte, trata de recuperar a los críticos y situar a Ciudadanos en el centro «útil» (Garicano podría volver incluso a la Ejecutiva y está en contacto con Toni Roldan, y además apuesta por Edmundo Bal como número dos en el Congreso).

Susana Díaz no denunció 120 ayudas de los ERE hasta 15 días antes de marcharse, mientras el Tribunal de Cuentas intenta recuperar 140 millones con embargos a empresas que se beneficiaron del fraude

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que los sindicatos, UGT y CCOO, esperan captar más subvenciones con el PSOE pues con ZP recibían 40 millones por difusos proyectos en el exterior y Rajoy lo paró, por lo que exigen ahora «lo que en justicia nos corresponde»; que Susana Díaz no denunció 120 ayudas de los ERE hasta 15 días antes de marcharse, mientras el Tribunal de Cuentas intenta recuperar 140 millones con embargos a empresas que se beneficiaron del fraude; que el Gobierno ya admite que no cumplirá el déficit que se fijó para 2019; que, según Villacís, «la pluralidad en Madrid también incluye a VOX»; que Pilar Llop, su nueva Presidenta, afirma que «el Senado debe realzar la riqueza lingüística de España»; que el ahorro ya busca refugio en Portugal, pues los inversores disparan su interés por el país vecino ante el riesgo de una mayor fiscalidad; que los yihadistas difunden un video mostrando imágenes de la Policía Nacional y llamando a atacar a los cristianos en plena Navidad; que al «pequeño Nicolás» le achacan 30 años de cárcel, pues la Fiscalía acusa al impostor de estafa, falsedad y usurpación de funciones; que el PP pide a Feijóo que repita para mantener su poder territorial y él no ha confirmado todavía su candidatura; que las empresas protegerán a los empleados que denuncien irregularidades, según la regulación del «delator»; que el «jefe» de ETA, sin mostrar el más mínimo arrepentimiento, pide liberar a los  presos en su charla en la Universidad provocando la indignación de las víctimas; que Moncloa busca argucias legales para subir las pensiones en funciones con el IPC en 2020 tal como el presidente prometió en campaña (alguna promesas sí, otras no); y que la trama de los ERE ocultó en cajas fuertes documentos que le reclamaba la Justicia, mientras Susana Díaz con absoluto descaro y sin pudor alguno tilda de «ridículo y patético» que el actual Gobierno de la Junta se preocupe por lo que pasó hace «veintitantos años»…..¿y cuando se preocupan por asuntos de hace muchos más años no es ridículo ni patético?, en fin, algo de coherencia no vendría nada mal.

Putin y Zelenski pactan un calendario para el proceso de paz en Ucrania

Y del exterior destacar que, según Carolina Schmidt, Presidenta de la COP25, «el cambio climático agrava la desigualdad con sequías gigantescas», mientras cuatro países africanos ya pierden cada año dos metros de playa; que, tras seis meses de revuelta, Hong Kong vive su protesta más multitudinaria; que España gana estabilidad en la cúpula de la UE pero se estanca en influencia; que la resistencia al Brexit no se rinde en el final de la campaña; que Greta Thunberg cede protagonismo en la Cumbre del Clima; que EEUU ocultó durante 18 años la verdad sobre la guerra en Afganistán; que Bruselas apuesta por elevar el recorte de emisiones del 40% al 55%, mientras el Consejo debate esta semana objetivos más ambiciosos para 2030; que la erupción de un volcán causa cinco muertos y ocho desaparecidos en Nueva Zelanda; que Putin y Zelenski pactan un calendario para el proceso de paz en Ucrania; que Venezuela es acusada de crímenes de Estado al presentar en La Haya pruebas de la matanza a sangre fría de siete opositores venezolanos ya que «fue una masacre, los ejecutaron por no aceptar su rendición»; que Rusia queda excluida de los Jugos y del Mundial por dopaje ya que Moscú desplegó desde 2014 una trama para burlar los controles, al final, una sanción histórica ya que durante cuatro años sus deportistas tienen prohibido competir bajo su bandera; que la Cumbre se atasca en la regulación de los mercados de CO2; que en el impeachment Trump es acusado de abuso de poder y obstrucción en la formalización de los cargos, con lo que, si la Cámara de representantes, de mayoría demócrata, vota a favor el presidente será el cuarto mandatario estadounidense en ser sometido a un juicio público, aunque ninguno ha llegado a prosperar; y que Alberto Fernández jura el cargo de Presidente de Argentina y habla con crudeza de la crisis económica, aunque mostrando un talante conciliador en la toma de posesión, pero dejando claro y advirtiendo al FMI que su país tiene «la voluntad de pagar» la deuda pero carece de medios para hacerlo, mientras tanto reformará la Justicia para blindar a Cristina Kirchner, en tanto que el Jefe de Gabinete de nuestro Pablo Iglesias ficha por este Gobierno argentino.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.