Abolir el régimen del 78

Con no poca preocupación se ha celebrado el 41º aniversario de la Constitución Española, cuya vigencia nos ha hecho disfrutar del más largo y mayor periodo de paz, progreso y libertad de toda la Historia de España. Un aniversario triste, agridulce, en el Congreso (única institución con capacidad democrática para reformarla con las mayorías cualificadas establecidas) con un gobierno en funciones, tras año y medio de haber prosperado una moción de censura, con el Hemiciclo más fragmentado de toda la Democracia, con los partidos en plena guerra abierta incluso en temas de Estado y con nacionalistas, populistas y separatistas atacándola con más fuerza que nunca, en tanto que todo apunta a que es en estos partidos liberticidas en los que Pedro Sánchez ha depositado toda su esperanza de ser finalmente investido presidente al haberlos elegido como socios. Preocupación e inquietud pues, no en vano, ya que todos ellos quieren abolir y finiquitar lo que llaman despectivamente «el régimen del 78» recogido en nuestra Carta Magna, en vez de proponer las reformas modernizadoras que crean necesarias de forma sosegada como mandan los cánones democráticos para concitar paulatinamente las mayorías cualificadas en el soberano pueblo español requeridas al respecto y recogidas en su articulado, y prefieren utilizar atajos totalitarios cuando la Constitución, como todas las de nuestros vecinos, no es inamovible y pétrea, precisamente para evitar no tener que ser zarandeada a capricho de unos pocos, sino, en todo caso, reformada por cualificadas mayorías del pueblo español.  Pero los socios de Sánchez de cara a la investidura y al previsible gobierno de coalición PSOE-UPodemos no están dispuestos a tan larga espera para que sus deseos reformistas (yo diría abolicionistas) prosperen por cauces democráticos, que no son fáciles de conseguir (como en las demás Constituciones), sino que apuestan a imponerlas mediante atajos usurpando la soberanía que reside en todo el pueblo español y no en una parte del mismo. ¿Recuerdan aquello de «el cielo no se toma por consenso, sino por asalto» que decía Iglesias? En efecto, aunque hoy Podemos ande mostrando por conveniencia su patita de cordero para auparse al Gobierno, como producto de tamaña irresponsabilidad, nos encontramos con que, aunque Sánchez afirme que el acuerdo con ERC será «público y dentro de la legalidad democrática» (¡faltaría más!), mal asunto cuando hay que aclarar lo obvio, y lo dé ya por hecho, irritando con ello a los republicanos catalanes, su socio Rufián y portavoz de ERC, plantará al Rey, que es el Jefe del Estado, en su ronda de consultas precisamente para conocer las mayorías que puedan sacar la investidura adelante cuando su concurso es crucial para proponer con cierta solvencia al candidato a optar a la misma. Es decir, de la lista de 19 portavoces parlamentarios entregada por Maritxell Batet al Rey, buena parte de los socios de Sánchez, quien defiende el «pacto entre diferentes» (diferentes sí, pero no opuestos radicalmente y menos aún en términos democráticos), plantarán al Jefe del Estado y no acudirán a la consulta; al contrario, con manifiesto desprecio a la Constitución en su aniversario, ERC la califica de «franquista» y llama a «tumbar al régimen del 78», el BNG de «antidemocrática» y el PNV la acusa de que «hace agua»….y, mientras los separatistas exigen que se superen los «límites» de la Carta Magna, es decir, que se actúe antidemocráticamente, los CDR queman ejemplares de la misma e intentan sabotear un acto de la Sociedad Civil para que permanezca amordazada ante semejantes amenazas. Estas son las mimbres con las que Sánchez quiere tejer el cesto de nuestro futuro inmediato y, al efecto, se resiste a recurrir la última resolución independentista del Parlament de Catalunya no vaya a ser que se le vaya al traste el chiringuito de la investidura, su deseo irrefrenable, si provoca un verdadero cabreo en ERC, imprescindible para lograrlo, en vez de los paripés de enfado que hasta ahora muestra para poder venderle a sus electores la burra de un apoyo de investidura que en realidad no desean, aunque para ellos cualquier otra solución sería bastante peor.

Los empresarios ya asumen el pacto PSOE-UP pero piden moderación, reclamando las patronales al futuro gobierno «progresista» evitar subidas fiscales y mantener la reforma laboral

Así las cosas, Sánchez defiende su «pacto entre diferentes» con los enemigos y acosadores de la Constitución y el próximo martes celebrará la siguiente reunión con ERC en Barcelona, tras anunciarlo justo el mismo día en que su socio, imprescindible para ser investido, aboga meridianamente claro por abolir «el régimen del 78», objetivo sin duda también de UPodemos, PNV, etc., los muñidores del «gobierno del insomnio». Entretanto Ciudadanos ofrece apoyar a Sánchez, si prescinde de Podemos, con abstención del PP, pero el PSOE sanchista sigue avanzando con ERC y ya ve un posible acuerdo antes de fin de año, acelerando las negociaciones para lograr la investidura el 19 de diciembre, por lo que crece el optimismo entre los socialistas, especialmente entre los nacionalistas-socialistas catalanes del PSC, antes de la reunión del martes en la que se prevé cerrar el pacto en Barcelona, mientras Iglesias apunta a que puede ya haber gobierno la última semana del año con él como Vicepresidente. Por otro lado los empresarios, o buena parte de ellos, ya asumen el pacto PSOE-UP pero piden moderación, reclamando las patronales al futuro gobierno «progresista» (habría mucho que hablar sobre el término) evitar subidas fiscales y mantener la reforma laboral, en tanto que el PP propone al PSOE reformar la ley electoral para evitar más bloqueos y el ex vicepresidente Rajoy reclama los grandes consensos del PP y PSOE, imprescindibles para sacar, hoy por hoy, cualquier reforma constitucional de envergadura….y lo demás son cuentos. Y, según NCReport, la mayoría de españoles rechaza dar más poder a Cataluña en la carta Magna, el 70% es contrario a una reforma del Estatut y a permitir un referéndum y siete de cada diez piden cambios para evitar que se repita en el futuro el bloqueo político, que, en su día, Sánchez inauguró con su ya famoso «no es no» a Rajoy.

Así, mientras el PP apela a los barones del PSOE para que eviten el pacto con ERC (Feijóo, Mañueco y Moreno tratan de impedir que los independentistas «decidan quién es Presidente en España y durante cuánto tiempo») los socialistas sostienen que «sólo pedimos la abstención a ERC a cambio de diálogo» (¡cómo si con ello se contentaran los secesionistas!) e Iceta manifiesta que «en España hay ocho naciones, las he contado», en tanto que la baza de Sánchez para complacer a Esquerra es un nuevo «superestatut» (¿cómo el que se hizo en tiempos de ZP declarado inconstitucional en muchos puntos?). Entretanto, la Universidad vasca abre sus puertas a López de Abetxuko, un etarra no arrepentido y condenado por asesinato, quien, liberado en 2018, dará una charla sobre presos de ETA ante la indignación de las víctimas. Por su parte Moncloa, ante la incertidumbre por la coalición, garantiza al Ibex que pondrá «freno» a Podemos y traslada a los empresarios que los de Iglesias (y él mismo) no tendrán ninguna responsabilidad económica clave en el futuro gobierno y que las reformas se harán bajo la tutela de la UE (¿los dos gobiernos en uno de que hablaba Sánchez cuando en la anterior legislatura rompió con Iglesias y nos llevó a nuevas elecciones?). Y, en medio de todo este embrollo, el ex Presidente Rajoy, defenestrado por todos aquellos que ahora pretenden gobernar, manifiesta: «el PP ganará pronto las elecciones, estoy absolutamente convencido», «Sánchez ya ha elegido: la ultraizquierda y los independentistas», «al populismo no se le combate con más populismo, sólo desde la moderación», y «con el 155 ya sabemos que España se puede defender cuando se la ataca….y los independentistas también lo saben» (fin de la cita).

El juez procesa al sindicato socialista en Andalucía por el desvío de cuarenta millones usando subvenciones de la Junta destinadas a formar trabajadores y parados para financiarse

Por otro lado, al margen de todos los casos de corrupción del color político que sean y ya procesados y condenados, la sinvergonzonería y la corrupción de todo tipo goza, lamentablemente, de buena salud en nuestro país, lo que evidencia que hay que tomar medidas urgentes para reformar nuestras leyes penales y los tratamientos carcelarios, pues, tras la sentencia demoledora del caso de los ERE, es procesada ahora por fraude millonario la antigua cúpula de UGT en Andalucía, mientras Urdangarín (condenado a cinco años y seis meses) ya ha conseguido permiso para pasar las Navidades en casa y ya pide trabajar tres días semanales en Madrid; mientras Junqueras, condenado a trece años, podría estar fuera incluso antes de la investidura; y, mientras, por ejemplo, un delincuente como «El Camacho» va de fuga en fuga con 16 atracos, dos homicidios y un secuestro a sus espaldas. En efecto, el juez procesa al sindicato socialista en Andalucía por el desvío de cuarenta millones usando subvenciones de la Junta destinadas a formar trabajadores y parados para financiarse (como en el caso de los ERE el leñazo encima a los más necesitados), mientras Sánchez, tras sospechoso silencio, por fin decide salir a la palestra sobre la sentencia de los ERE simplemente para manifestar que «hace años que se asumieron esas responsabilidades políticas por parte de los líderes a los que la sentencia hacía referencia y no hay más que añadir», lo que contrasta con su beligerante reacción cuando la corrupción es de los demás, al extremo de que si hoy es Presidente de Gobierno es gracias a ello….Y, entretanto, los actuales líderes de UGT y CCOO haciendo de «lobistas» de Junqueras a quien visitan en la cárcel para que apoye ya de una vez la investidura de Sánchez. Un Junqueras que podrá estar en libertad (al igual que sucede con Oriol Pujol, el hijo del Poc Honorable Jordi Pujol) incluso para la investidura, pues la Junta de Tratamiento de la prisión clasificará a los presos del «procés» antes del día 14 y se prevé que, visto lo visto, optará por un régimen de semi-libertad que se aplica de forma automática……¡Como va a extrañar que, entre otros, «El Camacho» vaya de fuga en fuga con todo el historial delictivo que lleva a sus espaldas!

Y por si fuera poco todo esto de las corrupciones, corruptelas y golferías, Podemos se suma a las mismas después de que una de sus ex abogadas denunciara «irregularidades financieras, en primarias y en consultas», dando lugar a una historia rocambolesca donde las haya. En efecto, el abogado de Podemos, José Manuel Calvente, hasta el lunes Delegado de Protección de Datos de Podemos, que dice conservar los apuntes de los sobresueldos, es purgado por el partido tras investigar sus irregularidades financieras, destapando la existencia de una «caja B» y afirmando que altos cargos perciben un extra en metálico (¿les suena de algo?, aunque no sabemos si lo perciben en sobres o no), mientras denuncia el robo de discos duros para destruir pruebas de pagos e infidelidades de la cúpula que dirige Iglesias (¿les sigue sonando?)…. Y todo ello en plena negociación con Sánchez para su anhelado gobierno de coalición, con lo que el frente de los «jóvenes comunistas» de Iglesias desestabiliza al partido, mientras éste alega ahora que el abogado despedido era un acosador (aunque no lo denunció ante los tribunales) y que las denuncias de irregularidades financieras son una «venganza» (ya sabemos que cuando se acusa a los suyos se trata de «venganza» y si es a los contrarios se trata de «justicia»); además la abogada Mónica Carmona, responsable de Cumplimiento Normativo, es también despedida. El terremoto político está servido, pues desde el partido sostienen que las salidas de ambos abogados se debe al resultado de un expediente interno abierto tras la denuncia interna de una trabajadora por un presunto caso de acoso laboral y sexual y cuyo resultado no les dejó otra opción que la expulsión de Calvente y que, al ser Carmona su mano derecha, se decidió también que abandonara sus funciones (así se matan dos pájaros de un tiro)….extremos que el abogado niega y por el que anuncia una querella contra el partido por calumnias. El escándalo, está servido en vísperas de la codiciada investidura de Sánchez.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que lanzan una granada al patio del centro de menores migrantes del distrito de Hortaleza en Madrid siendo desactivada por la policía, ataque xenófobo que ha provocado una bronca en la Asamblea de Madrid entre Ayuso y Monasterio; que el detenido por la desaparición de Marta Calvo, el joven con quien quedó a través de internet, confiesa que la descuartizó y entra en prisión sin fianza; que el Poder Judicial elige para altos cargos a tres varones por cada mujer; que seis asesinatos sin resolver en tres meses sacuden Marbella y provocan inquietud en la Costa del Sol; que el Corte Inglés se refinanciará con más de 2.300 millones para renovar sus negocios; que Arrimadas afirma que busca recuperar el centro para Ciudadanos, mientras el PP sondea a líderes naranja para intentar ficharlos y crecer por el centro; que el Tribunal de Cuentas desvela que no se ha recuperado ni un euro de Bankia y el BCE vigilará su futuro ante el plan de nacionalización, que siempre ha querido Podemos;   y que en el Vall d´Hebrón consiguen «resucitar» a una mujer tras seis horas en parada cardiaca a causa de una hipotermia en el Pirineo. Pero la noticia principal está en la gran marcha (15.000 asistentes para la policía y 500.000 para los organizadores) que en Madrid exige medidas urgentes contra la crisis climática, en la que la activista Greta Thunberg, la gran protagonista de la protesta, dice «los lideres nos traicionan; basta ya» y en la que el actor José Bardem, saliéndose de madre y sin venir a cuento, llama «estúpidos» a Donald Trump y Martínez-Almeida, mientras la activista alemana aseguraba que «la esperanza está aquí, en la calle, y no con los políticos»…….cabe preguntarse, ¿no han de ser ellos quienes, como representantes del pueblo, han de tomar las medidas pertinentes sobre el cambio climático?, en fin, pues eso; y, por si interesa a alguien, según sondeo de 40dB sobre emergencia climática, el 59% de españoles pide medidas «muy urgentes» y la mayoría está concienciada sobre el calentamiento y dispuesta a asumir impuestos y un cambio de hábitos.

Y del exterior, destacar que la petrolera saudí Aramo realiza la mayor salida a Bolsa de la historia; que Donald Tusk, Presidente del Partido Popular Europeo, manifiesta que «flirtear con la extrema derecha puede llevar a pensar como ellos»; que la nueva cúpula del SPD alemán decide finalmente seguir adelante con la gran coalición y Merkel recuerda en Auschwitz la culpa de Alemania en la barbarie nazi; que un militar saudí provoca una matanza en una base de EEUU; que la canción «el violador eres tú», convertida en símbolo, salta de Chile a la India, llegando a Asia, conmocionada por un nuevo crimen de violencia machista; que la huelga contra la reforma de las pensiones paraliza Francia; que la OTAN encara como reto el ascenso militar de China, situándola por primera vez como una amenaza global y culmina una cumbre en Londres que pone de manifiesto la profunda fractura entre los líderes occidentales, mientras Trump da un portazo y se marcha precipitadamente tras conocer que Macron, Johnson, Trudeau y Rutte, junto a la princesa Ana, se reían de él en un corrillo; y que los demócratas en la Cámara de Representantes dan vía libre a la presentación de cargos contra Trump, arrancando así el «impeachment» y abriendo por cuarta vez en su historia el proceso previo para destituir al Presidente de EEUU, al concluir que «Trump usó su poder para beneficiarse personalmente», pues, según Nancy Pelosi, la Presidenta de la Cámara, «no nos ha dejado otra opción, nuestra democracia está en juego», mientras Trump dice que «esto no es más que una gran farsa».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.