Prevaricación y malversación

Como era de esperar (sólo bastaba con darse una vuelta por los pueblos de Andalucía, donde era «vox populi») el «caso de los ERE» no era cuestión de «cuatro golfos» sino una densa trama socialista de corrupción diseñada por la Junta de Andalucía de Chaves y Griñán para repartir de forma arbitraria y sin control alguno el dinero destinado a paliar la situación de los parados y trabajadores más desfavorecidos, y lo hacían con el objetivo de sostener un sistema clientelar para obtener ventajas electorales y seguir manteniéndose en el poder. Así, lo que era «vox populi», un simple rumor en la calle, desmentido a cal y canto por el PSOE incluso hasta ayer, pasa a ser ahora una indecente y deprimente verdad judicial tras el fallo de la Audiencia Provincial de Sevilla del eterno «caso de los ERE», como consecuencia lógica de las pruebas practicadas durante la prolongada celebración del pertinente juicio, que condena por «prevaricación» (faltar conscientemente un funcionario a los deberes de su cargo al tomar una decisión o dictar una resolución injusta con plena conciencia de su injusticia) y «malversación» (apropiarse un funcionario de dinero o de bienes públicos que tiene a su cargo o a su disposición por razón de sus funciones) a la cúpula del PSOE andaluz y de la Junta nada menos que, en total, a 68 años de prisión y 253 de inhabilitación, repartidos entre 19 ex altos cargos de la Junta y del PSOE-A, algunos de ellos también del PSOE como, por citar los más destacados que no los únicos, Manuel Chaves o Griñán (presidentes del partido y ministros en varios gobiernos socialistas). Una demoledora sentencia confirmando que la Junta repartió de forma arbitraria los fondos desviados (680 millones de euros) del presupuesto andaluz y que idearon un sistema clientelar para enriquecer a una serie de empresas elegidas sin control legal, siendo «conscientes de la palmaria ilegalidad» del desvío de fondos públicos, una trama para propiciar el «absoluto descontrol» de las subvenciones y asignarlas a su antojo de forma arbitraria al extremo de que «un importante número de desempleados se vieron privados de las ayudas», mientras otros eran beneficiarios fraudulentamente incluso sin haber sido trabajadores en dichas empresas. Una monumental majadería al cebarse con los recursos de los más débiles, un fraude masivo de las ayudas a los parados que, en su conjunto, recibe la mayor condena moral y por corrupción de la democracia y que golpea, inevitablemente, al PSOE como partido en plena negociación con UPodemos para formar un gobierno de coalición que definitivamente suceda al actual gobierno en funciones de Pedro Sánchez, surgido precisamente gracias a una moción de censura a Rajoy por la corrupción del PP demostrada en el caso Gürtel y apoyada por todos aquellos que ahora no tienen reparos, al parecer, de volver a apoyar a Sánchez para que forme gobierno a pesar del varapalo por la sentencia de este caso de los ERE fraudulentos. Un Sánchez que, siendo tremendamente beligerante con la corrupción del PP, como debe ser, ahora se calla mientras Ferraz, por boca de Ábalos, se escuda en que no hubo lucro económico e Iglesias blinda el pacto de Gobierno sin poner un pero a la corrupción socialista……al igual que todos aquellos que propiciaron el éxito de la moción de censura por la corrupción del PP. En fin, supongo que ahora, si son honestos, tendrán que explicar a los ciudadanos, al igual que el PSOE y UPodemos, por qué, con toda la razón del mundo, fueron tan beligerantes con el gobierno de Rajoy y la corrupción incardinada en el seno del PP y por qué ahora miran hacia otro lado, como si no pasara nada, ante la corrupción incardinada en las entrañas del PSOE. Quienes estamos coherentemente por la erradicación de la corrupción, de toda la corrupción, sea de quien sea y venga de donde venga, no podemos entender tanta beligerancia en unos casos y tanta benevolencia en otros, pues no existe corrupción mala y buena según convenga o no a mis particulares intereses.

El popular Teodoro García Egea exige a Sánchez «asumir responsabilidades políticas» por el «mayor caso de corrupción de la historia de España» y pregunta a Podemos, pretendido «socio» del PSOE sanchista, qué «piensa» sobre esta «demoledora» sentencia

Obviamente los partidos de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox) han arremetido contra Sánchez pidiéndole que dimita con argumentos similares a los utilizados por Sánchez contra Rajoy. El popular Teodoro García Egea exige a Sánchez «asumir responsabilidades políticas» por el «mayor caso de corrupción de la historia de España» y pregunta a Podemos, pretendido «socio» del PSOE sanchista, qué «piensa» sobre esta «demoledora» sentencia y si también está ahora dispuesto a presentar una moción de censura como planteó tras el fallo de la Gürtel. Por su parte desde Ciudadanos, hasta el dimitido Albert Rivera, recuerda al Presidente socialista interino que todavía no le contestó si iba a dimitir en caso de una condena en el caso de los ERE; y Abascal considera que la sentencia «debería tener como respuesta el aislamiento del partido más corrupto de Europa». Sin embargo Iglesias considera que «el bipartidismo trajo corrupción y arrogancia; llegarán más sentencias como ésta que retratan una época; España ha cambiado y no volverá a tolerar la corrupción»…..en efecto, podemos estar de acuerdo en que los ERE y la Gürtel pertenecen a otra época, pero es chocante que en el caso de los ERE se tape la nariz y en el de la Gürtel dijera «la sentencia de hoy debería tener como respuesta una moción de censura de la oposición; estamos dispuestos a apoyar a Pedro Sánchez si la presenta, la democracia no puede soportar delincuentes a los mandos del Gobierno». Y finalmente Ábalos, saliendo al paso del silencio de su jefe Pedro Sánchez recuerda que los hechos juzgados se produjeron entre 2001 y 2009 (como si la Gürtel fuera de ayer) y que «la sentencia no afecta ni al actual Gobierno ni a la actual dirección del PSOE» y por tanto «no es un caso del PSOE»…..Si, entre otros, con los condenados Chaves, Griñán, Zarrías, Magdalena Álvarez, Guerrero, Antonio Fernández, Viera….. muchos de ellos, iconos indiscutibles del socialismo andaluz y español, el asunto no es un caso del PSOE, como dice Ábalos, que venga Dios y lo vea. Y eso que además de esta pieza política juzgada de los ERE, quedan aproximadamente otras 175 piezas para concluir el caso con algunos de los ya condenados como imputados que lamentablemente seguirán provocando un grave hedor a podredumbre, con asuntos como el dinero malversado y gastado en prostíbulos o en drogas, o la apropiación y cobro de comisiones que dan lugar a que la madre de alguno de estos golfos llegara a asegurar inocentemente «mi hijo tiene dinero pa asar una vaca», en fin, como para asegurar que no ha habido lucro personal. Pero Sánchez no ve en riesgo su investidura, que es lo que más le importa, y usará a Díaz, su enemiga íntima y la que le catapultó al liderazgo socialista, de cortafuegos, convencido de que, en todo caso, «hay que renovar caras», mientras PP y Cs le exigen su dimisión por la «doctrina Rajoy». Nadie entiende que, ante la tozuda realidad, Pedro Sánchez, como socialista y como líder del partido, no haya salido al menos a pedir perdón a los ciudadanos por semejante felonía ahora demostrada en los tribunales, y, menos aún, que, a pesar de las condenas, desde el PSOE se siga apostando públicamente por la «honorabilidad» de Chaves y Griñán, principales responsables por acción u omisión de tamaño desaguisado.

Pero es lo que hay, el PSOE defiende el pacto de Sánchez con UP, aunque teme a ERC, y, al igual que Iglesias, Sánchez somete a sus bases el acuerdo para un gobierno de coalición con preguntas tendenciosas y difusas que sólo pueden dar lugar a un «sí» ya que hurtan el control sobre los términos del acuerdo, al preguntarles sólo «si apoyan un gobierno progresista» sin explicarles qué Ejecutivo y qué programa pactará con Iglesias (es difícil que un militante socialista diga «no» a tan escueta pregunta, sobre todo si además por carta les dice «somos la esperanza progresista frente a la ultraderecha»); en realidad Sánchez e Iglesias lo que reclaman a la militancia es un cheque en blanco para después achacarle las responsabilidades que puedan derivarse, mientras dirigentes socialistas temen quedar prisioneros de ERC en la legislatura e Iglesias evita rendir cuentas ante sus barones o baronesas como Kichi y Teresa Rodríguez de Adelante Andalucía que, desmarcándose una vez más de su líder, reaccionan sobre las condenas de los ERE manifiestando «esto es asqueroso». Entretanto Iglesias, que se siente vencedor en el último pulso con Sánchez, pacta no interferir en el diálogo de Sánchez con Esquerra y éste garantizará competencias de gobierno para Iglesias con UPodemos asumiendo en exclusiva sus áreas de gobierno y sin compartir con el PSOE la gestión de ningún ministerio, mientras las confluencias reclaman cuotas de poder en el Ejecutivo al líder morado. Por su parte Feijóo, liderando la crítica interna en la Ejecutiva del PP e instando a tender la mano al PSOE, advierte a Casado de que «no podemos estar contentos, nos faltan cinco millones de votos», mientras Casado rehúye el debate sobre el pacto y lleva bastantes días sin responder a ninguna pregunta, en tanto que Aznar marca la línea en Génova contra la abstención que propone el líder gallego para favorecer un gobierno de Sánchez.

Torra desacata al tribunal al no reconocer su autoridad para juzgarle por falta, según él, de imparcialidad y afirmando «sí, desobedecí»

Por otra parte el juicio a Torra abre el camino al adelanto de las catalanas pues una posible inhabilitación del President dejaría en funciones a Aragonés de ERC hasta que hubiera nuevo Govern. Y es que Torra, erre que erre, se muestra desafiante ante el juez y admite desobediencia, negando la autoridad de la Junta Electoral y asegurando que sólo el Parlament puede censurarle (vamos, como si ya estuviera gobernando un Estado independiente de corte autoritaria), convirtiendo el juicio por incumplir la orden de retirar los lazos amarillos en un mitin político y afirmando que habla «en nombre de todo el pueblo catalán» y que nadie puede censurarle. Torra desacata al tribunal al no reconocer su autoridad para juzgarle por falta, según él, de imparcialidad y afirmando «sí, desobedecí» añade que desoyó la orden de la Junta Electoral porque era «ilegal». Ya ven, él dice lo que es legal o ilegal y quien tiene autoridad o no para censurarle. Este es el personaje que dirige la Generalitat de Cataluña, para, tras el juicio, convocar la mesa de partidos mientras el PSC, que tuvo la iniciativa de crearla, recela ahora de sus objetivos y le pide que los concrete antes de la convocatoria, en tanto que PP, Ciudadanos y la CUP se han negado a participar en las sesiones anteriores. Por su parte la patronal catalana acusa al Govern de irresponsable, mientras el president planta a los empresarios catalanes que le piden «abandonar la radicalidad» y cuidar la Economía. Y mientras tanto, PNV y PSE permiten a los ayuntamientos vascos dirigirse sólo en euskera a los ciudadanos, lo que puede dar lugar a que cualquier español, vasco o no, tenga que llevar traductor cuando tanto él como el funcionario que le atienda hablan perfectamente el castellano.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la inversión extranjera en España se lo piensa por el temor a la coalición socialcomunista, dejando en suspenso las operaciones de fondos internacionales y las grandes fortunas mediando trasladarse a Portugal si la presión fiscal aumenta; que el informe encargado por el BBVA exculpa a su cúpula actual y cierra los expedientes internos a sus altos cargos en el «caso Villarejo», mientras Francisco González sólo admite ante el juez «conductas irregulares individuales» en el Banco y Florentino Pérez se persona como acusación en la pieza del espionaje en Iberdrola; que la Audiencia avala ahora entregar al jefe chavista fugado tras ser liberado y Vox vincula la huida con el pacto PSOE-Podemos; que el juez procesa a Ignacio González por el «caso Lezo»; que Rubiales desata otro incendio en la selección al recuperar a Luis Enrique; que un fiscal anticorrupción de Baleares grabó durante un año a sus compañeros; que Bruselas advierte a España del excesivo gasto en pensiones, pide no ligarlas al IPC y exige que España use todo ingreso extra para reducir deuda; que España mantiene sin documentos a casi 10.000 menores inmigrantes tutelados, cuando las CCAA están obligadas a tramitar la residencia, pero el 79% no la tiene; y que se publica el testamento de Franco por el que la sociedad de gananciales con su mujer acumulaba 29.500.315 pesetas, es decir, 1´8 millones de euros actuales, dejando a la «libre determinación» de sus herederas Carmen Polo y Carmen Franco todo «lo relativo al entierro y funeral», entre los detalles, el Pazo de Meirás y las tierras que compró suponían más de la mitad de su patrimonio, en sus cuentas tenía 1.000.890 pesetas, lego 1´4 millones de pesetas en acciones de doce grandes empresas y en la escritura de partición se incluyen, además, cuatro cuentas, tres en oficinas bancarias de Oviedo y una de Madrid, con ese millón de pesetas.

Y del exterior destacar que Bolivia da impunidad a los militares para reprimir las revueltas tras la fuga de Morales; que comienza la batalla por el control de la UE, Macron sacude el tablero y pone en guardia a Berlín en su intento de marcar la agenda de la era post Brexit y post Merkel; que Irán detiene a mil personas en la protesta por el carburante; que la Amazonia sufre con Bolsonaro la mayor deforestación en diez años; que EEUU afirma que las colonias israelíes en Cisjordania no son ilegales; y que Jens Stoltenberg, secretario general de la NATO, afirma que «si debilitamos la OTAN también se dividirá Europa»

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.