Mentiras peligrosas

Cuando se vierten mentiras reiterada y contundentemente sin que recíprocamente nadie las desmienta de forma reiterada y contundente en cada uno de los momentos en que se producen, se corre el riesgo de que dichas mentiras calen como verdades indiscutibles entre el común de los mortales y de que, convertidas en mentiras peligrosas, distorsionen la realidad de tal forma que para muchos sea casi imposible reconocerla y, por tanto, hacer muy complicado actuar sobre ella con sentido común para mejorarla de forma sensata y razonable. Son mentiras peligrosas, instaladas intencionadamente en la sociedad, sobre las que se construye un demagógico entramado ideológico-político para justificar cínicamente lo injustificable y así recabar el respaldo de buen número de ciudadanos que de buena fe asimilan semejantes falsedades como realidades indiscutidas e indiscutibles. Es lo que sucede, por ejemplo, en Cataluña, que jamás tuvo rango histórico de Estado independiente, pero que utilizan para justificar la pretendida secesión de España, donde ni cabe el derecho de autodeterminación, acotado para situaciones coloniales o, en todo caso, para poblaciones sometidas a regímenes dictatoriales, que no es el caso; ni cabe el manido e inexistente «derecho a decidir», ilimitado e infinito, cuando universalmente queda limitado en todas las democracias a las reglas de juego constitucionales establecidas, y los catalanes, como el resto de españoles, lo ejercieron obviamente en el referéndum para aprobar la Constitución y lo siguen ejerciendo en cada uno de los comicios generales, autonómicos o locales que periódicamente se convocan; ni existe un Estado represor, España, del que Cataluña forma parte desde hace siglos, donde se goza de grandes cotas de libertad y autogobierno, casi similares a los modelos de Estados Federales; ni existen presos políticos por sus ideas, sino políticos presos por haber cometido delitos de distinta índole y gravedad; ni una España que les roba, cuando los ladrones están precisamente entre los gobernantes que venden semejante embuste…. En definitiva, una serie de mentiras peligrosas, inculcadas a una parte de los catalanes y no a todo el pueblo (aunque los propagadores hablen en nombre del mismo en su totalidad), que finalmente están provocando la fractura de la sociedad catalana y de la convivencia en paz y libertad, como se ha evidenciado en estos pasados días con escenarios de guerrilla urbana en las calles de Barcelona, donde la violencia ha campado a sus anchas y el pillaje en las tiendas y los destrozos de todo tipo han sido moneda común durante toda una semana (y las que vendrán si no se pone remedio lo antes posible). Y todo ello sustentado en el rechazo a una sentencia del Tribunal Supremo, que los promotores de la barbarie consideran venganza en vez de justicia (otra mentira peligrosa), mientras ya hay partidos políticos que se plantean amnistías, indultos y desorbitados beneficios penitenciarios para los políticos presos que han cometido los graves delitos probados de sedición, malversación de caudales y desobediencia, cuando su obligación, como gobernantes y líderes sociales, debiera ser precisamente perseguir y denunciar a quienes en un Estado de Derecho Democrático cometen semejantes desmanes. Al final, si estas graves mentiras peligrosas se dejan en el tiempo sin contestación precisa y contundente se van desatando los fantasmas de la violencia totalitaria que finalmente es muy difícil reducir en una sociedad distorsionada que requiere grandes esfuerzos pedagógicos para entender de nuevo la realidad y salir de la entelequia de esa próspera República Catalana inexistente, en la que ni los propios promotores creen.

Torra pide ahora cínicamente un diálogo con Sánchez, quien exige para iniciarlo que el President condene firme y contundentemente la violencia

Pero en este escenario de demagógico irrealismo político-institucional no todos juegan a desenmascarar las mentiras, sino que incluso utilizan algunas verdades para cínicamente distorsionarlas con el objetivo de apoyar sus intereses partidarios, como es el caso de Pablo Iglesias cuando afirma que la sentencia del «procés» no soluciona el «conflicto de fondo», pues aunque lleva razón Iglesias, no está el Supremo para resolver el conflicto catalán, pues simplemente debe entender de los delitos que, en este caso, cometen los líderes del «procés» y con arreglo a la Ley condenarlos por ello, como así ha sido, por lo que desacreditar al Supremo por incapacidad de lo que no es su cometido, es otra manera de manipulación para defender, en este caso, el falso «derecho a decidir» su destino los catalanes mediante un ilegal referéndum, como defiende, junto a los secesionistas, Unidas Podemos y sus marcas territoriales. Y mientras Torra pide ahora cínicamente un diálogo con Sánchez, quien (seguramente escarmentado del tiempo perdido con aquel diálogo de besugos con el secesionismo) exige para iniciarlo que el President condene firme y contundentemente la violencia, Iceta exige al catalán que antes de hablar con el Presidente pacte con los partidos catalanes, cuando el único pacto democrático ha de ser sobre la base de una previa renuncia expresa y clara a actuar al margen de la ley y, menos aún, desde las instituciones democráticas. Torra, por su parte, comunica a los presos que tramitará su salida carcelaria tras el 10-N, tal como la consellera de Justicia, de ERC, le trasladó a los siete presos de Lledoners durante una reunión de dos horas el pasado sábado, en tanto que Junqueras y el resto de condenados se mostraron «contentos» con la sentencia del Supremo por sedición, conocedores de que los Servicios Penitenciarios de Catalunya, transferidos absurdamente a la Generalitat, pueden forzar la excarcelación usando la vía ya utilizada con Oriol Pujol, quien, condenado por corrupción, campa a sus anchas sin haber pisado apenas la cárcel. Por su parte Rivera desembarca en la Plaza de Sant Jaume, donde convoca una concentración y, rodeado de banderas españolas, pide al Gobierno de Sánchez que aplique el 155, asegurando que quiere ser presidente «para meter en la cárcel a los que intentan romper nuestro país», mientras Santi Vila, el ex conseller condenado a una multa que se bajó del burro del 1-O a tiempo, sostiene que «se constata que Torra no es un político, es un activista», en tanto que Moncloa fía todo a ERC (ahora el secesionismo bueno) y Carmen Calvo mantiene un canal abierto con el Vicepresident Pere Aragonés, quien, como Torra, manifiesta que «es el momento de hablar».

Y en este juego perverso de falsedades, verdades a medias y ambigüedades calculadas (las elecciones generales están a punto de celebrarse) Sánchez respalda a la policía en Barcelona, visitando a los agentes heridos, aplaude la moderación de las fuerzas de seguridad y alerta de una crisis larga, mientras esquiva a la prensa y es abucheado en los hospitales, donde acude fuertemente escoltado, cuando su Gobierno, por boca entre otros del Ministro Marlaska, reduce los graves sucesos de Cataluña a un «problema de orden público», lo que, en todo caso, no avala que acudiera con un miembro de su seguridad empuñando un subfusil y que baja la ventanilla cuando un grupo de independentistas le increpan al salir del hospital barcelonés de Sant Pau. Sánchez sufre así en directo la tensión separatista, mientras la Policía critica su parálisis y se queja de la falta de medios, que Marlaska niega, y Casado y Rivera exigen que se impida a Torra excarcelar a los presos del 1-O por hechos gravísimos y piden que el Gobierno recupere la competencia de las prisiones catalanas. Y es que la única medida excepcional que se ha tomado frente a los disturbios en Cataluña es el maletín antibalas que portaba visiblemente uno de los escoltas del Presidente, pues Moncloa para su visita a Barcelona planteó «la peor de las hipótesis», cosa que no hizo ante la violencia callejera que se avecinaba, minimizada desde el Gobierno de forma incomprensible. Por otro lado, Moncloa impide a Casado, que también visitaba Barcelona, entrar en la Delegación del Gobierno en la capital y, mientras Sánchez planta a Torra, Lastra, la portavoz del PSOE en el Congreso, llama a su homólogo Rufián, el portavoz de ERC convertido ahora en pacificador confeso, por indicación del Presidente para «analizar la situación en Cataluña y su posible evolución» que, en todo caso, sólo tiene un camino: la vuelta del nacionalismo independentista a la cordura constitucionalista.

El sedicioso Jordi Sánchez, ex presidente de ANC y condenado por el Supremo, manifiesta: «el procés no fue un engaño, Felipe VI no habría hablado»

Pero no parece éste el propósito de los secesionistas a tenor de sus declaraciones. El sedicioso Jordi Sánchez, ex presidente de ANC y condenado por el Supremo, manifiesta: «el procés no fue un engaño, Felipe VI no habría hablado», «espero que, cuando se me aplique el reglamento penitenciario, no exista una campaña contra los profesionales de las prisiones en Cataluña», «yo sé que algunos nos quieren ver cumpliendo íntegramente las penas en prisión, es la España de la venganza y el odio fruto de la incapacidad de diálogo» (mentiras y más mentiras, una detrás de otra). Y mientras el domicilio y el despacho de Gonzalo Boye, el abogado de Puigdemont, es registrado por la Policía Nacional al ser imputado por lavar dinero del narcotraficante Miñanco (Dios los cría y ellos se juntan) y se intensifica el adoctrinamiento nacionalista en las escuelas con cientos de protestas y movilizaciones contra la sentencia del Supremo como trabajo escolar, los secesionistas desafían las advertencias del Constitucional al registrar JxCat, ERC y CUP (aquí no hay secesionistas buenos y malos, todos coinciden) una propuesta en el Parlament reafirmándose en el inexistente derecho de autodeterminación, en la condena a la sentencia del Supremo y denunciando cínicamente las «coacciones de los poderes del Estado», en tanto que la Generalitat rehúye acusar a los detenidos por los graves disturbios. Y es que, crecidos ante los titubeos del Gobierno de España, el secesionismo en su conjunto, tanto los buenos como los malos, desafían al TC pidiendo, además de lo anterior que el Parlament repruebe a la Monarquía y reivindique la inexistente soberanía del pueblo de Cataluña para decidir su futuro, dejando claro Junqueras que «el indulto se lo pueden meter por donde les quepa…es un orgullo estar aquí por poner las urnas» (nueva mentira, es por delinquir), mientras Torra amenaza con «llegaremos hasta donde el pueblo quiera….siempre al lado del derecho de autodeterminación» (doble mentira, buena parte del pueblo no le apoya y el soberano pueblo español, menos aún, y el derecho de autodeterminación no es aplicable a Cataluña según la ONU), en tanto que Torrent añade «no permitiremos que la censura entre en el Parlament….si hay consecuencias judiciales las asumiremos» (nueva mentira, aplicar la ley en un Estado de Derecho no es censura, sino la garantía de que todos somos iguales ante ella). Por su parte Iceta, mientras el separatismo desafía al TC y al Estado de Derecho, elogia que la sentencia permita liberar pronto a los presos del 1-O y sostiene que la negativa del Supremo a limitar el tercer grado «abre caminos» a la negociación (en ese caso, mejor que les hubieran absuelto, como pedía el independentismo para dejar todos los caminos abiertos….pero no a la negociación sino al totalitarismo). Y mientras Casado anuncia que irá a la marcha de Societat Civil en Barcelona, el TC, ante el nuevo desafío, esperará a que Sánchez mueva ficha al respecto, pues, según fuentes del Alto Tribunal «quien decide cuando se pone en marcha la máquina es el Gobierno».

Entretanto, ante la  proximidad de la celebración de elecciones generales, se publican las últimas encuestas, por si alguien quiere pulsar si el camino elegido es el adecuado o no. Según GAD3, Casado recorta frente a un Sánchez que ya acusa el caos separatista, pues el PSOE se estanca mientras el PP supera los cien escaños y Ciudadanos se muestra incapaz de frenar su caída; los resultados serían: PSOE 28´7% de votos y 123 escaños, los que tiene ahora; PP 23% y 102, 36 más; Vox 11´9% y 33, 9 más; UPodemos 11´2% y 31, 11 menos; Ciudadanos 8´3% y 18, 39 menos; y Más País 3´7% y se estrena con 4 escaños. Según un Tracking electoral, Sánchez sigue cayendo y Vox saca partido de la sentencia del procés; los resultados serían: PSOE 27% y 121 diputados, PP 21% y 97, Vox 11´5% y 36, UPodemos 12´5% y 32, Ciudadanos 9´6% y 19, ERC 4´2% y 16, Mñas Pañis 4´6% y 7, PNV 1´7% y 7, JxCat 1´5% y 4, y Otros 6´4% y 11. Y según NCReport, Sánchez cae por debajo del 28-A en la «semana trágica» de Barcelona, al bajar de los 123 escaños que tiene, mientras el PP sube 39 escaños pero el bloque de la derecha no sumaría mayoría ante el desplome de Ciudadanos; los resultados serían: PSOE 27´2% y entre 120-122 escaños, PP 22´8% y 104-105, UPodemos 12´7% y 34-36, Vox 10´6% y 24-26, Ciudadanos 9´8% y 22-24, y Más País 4´1% y 4-6. El PP ante los sondeos y el cambio de tendencia en este último mes sostiene que «o ganamos o el precio del desbloqueo será muy alto» y descarta una coalición y la abstención técnica si llega a los cien escaños.

La UE reprende a España por el déficit e insta a un ajuste de 6.600 millones, un varapalo y bronca por carta de Bruselas a Moncloa por disparar el gasto, avisándole de que hay un desvío de más de 6.500 millones

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que las asesinadas por violencia machista ya superan las de todo 2018; que el PSOE ofrece un interés record del 2´5% TAE a quien le preste dinero para el 10-N; que un centenar de geriátricos madrileños han sido sancionados entre 2014 y 2018; que Cruz, Presidente del Senado, ganó los premios Espasa y Anagrama incumpliendo sus bases, pues, pese a que los trabajos debían ser inéditos incluyó en los libros galardonados capítulos ya publicados; que la deuda de la Seguridad Social se dispara un 47% en un año; que mañana jueves serán exhumados los restos de Franco ante 22 familiares, obligados a pasar por un detector, el traslado costará un máximo de 63.000 euros y la lápida ira a un almacén secreto; que los Reyes acuden a la entronización del emperador de Japón en un ambiente de gran cordialidad, mientras su siguiente viaje a Cuba genera recelos entre Moncloa y Zarzuela; que los expertos piden el fin del anonimato de los donantes de esperma y óvulos, recomendando el Comité de Bioética al Gobierno que los hijos puedan saber la identidad de sus padres biológicos; y que La UE reprende a España por el déficit e insta a un ajuste de 6.600 millones, un varapalo y bronca por carta de Bruselas a Moncloa por disparar el gasto, avisándole de que hay un desvío de más de 6.500 millones en las cuentas y que «no cumplen el ajuste exigido»…..o toca recaudar más, subiendo los impuestos, o gastar menos, recortando los gastos previstos.

Y del exterior destacar que Chile despliega a los militares ante las violentas protestas sumiendo el país en una grave crisis con los peores disturbios y saqueos desde la llegada de la democracia hace 30 años; que el Partido Liberal gana las elecciones en Canadá, otorgando un segundo mandato a Justin Trudeau, aunque pierde la mayoría absoluta y tendrá que buscar apoyos; que una nueva técnica para modificar el ADN abre la puerta a curar enfermedades; y que Johnson intenta forzar una votación sobre su Brexit pactado con la UE, pero Bercow, «Mr Speaker», en pleno pulso con él veta en el Parlamento el nuevo acuerdo, por lo que lo tramitará por la vía lenta, abocando a Johnson a pedir una prórroga al impedir que el Brexit culmine el 31 de octubre, con lo que todo dependería ahora de que la UE concediera o no otro aplazamiento de la salida, mientras Johnson plantea elecciones tras fracasar sus planes y retira la Ley del acuerdo con Europa, llevando al Reino Unido a «urnas antes de Navidad» y que el pueblo británico decida.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.