Actualidad

«Ho tornarem a fer»

Esta vez, los políticos que según el CIS en nuestra Comunidad Valenciana son el tercer-principal problema para los naturales, no lo pueden "volver a hacer".

Tiempos caóticos. Malos para la lírica, peores para el seny. Vivimos en el más gilipollas de los egoísmos, ya no antipatrióticos, sino e incluso antieuropeos. Resulta que todo un president de la Generalitat, como el vesánico Quim Torra, más aspirante a Companys que a Maciá, acaba de pedir a su odiado y en nada respetado Gobierno de la nación española, que destituya al general de la Guardia Civil en Barcelona, por haber mitineado en el día festivo de su cuerpo armado que la Benemérita lo volvería a hacer -«Ho tornarem a fer»-, refiriéndose al terrorismo de cualquier intensidad, y a los desmanes públicos que excedan al democrático amparo de la Constitución. Idéntica expresión y en exacto idioma, a los que el propio Torra utilizó unos días antes en su última asonada contra Madrid capital del Reino. Desconozco si la hipotética República de Catalunya es Deu, y Quimet su profeta. Pero lo que sí atisbo es que el tsunami político -anunciado por los independentistas- se está volviendo a poner marinero en esta España que en menos de 100 años tuvo tres guerras civiles: tres.

Algunos, sobre todo aquellos poco interesados por la historia, me llamarán «agorero», «tremendista», «excesivo», pero basta repasar los manuales sobre nuestro pasado inmediato para encontrar artículos en prensa suficientemente similares al que ahora redacto. No sería demasiado complejo realizar una tesis doctoral sobre similitudes y desemejanzas entre soflamas desde la Constitución de Cádiz al golpe de Estado de los africanistas en 1936, y el presente inmediato: carlistas e isabelinos, conservadores y liberales, socialistas y la CEDA, incluso anarquistas y comunistas que en Barcelona acabaron a tiros.

Parece inconcebible que los putos huesos de un dictador adquieran un protagonismo superior al paro, al ahorro que ralentiza el consumo, o a un Brexit donde esta provincia de Alicante tiene bastante que perder

La momia de Franco, Generalísimo él por la gracia de no sé quién, se está descojonando como en aquella película de la Transición: «No se os puede dejar solos», mientras espera su traslado sintiéndose tan viva como el brazo incorrupto de Santa Teresa que siempre le acompañaba como el mejor y más suertudo afiche para mantenerlo en el poder cuando el resto del mundo iba en sentido contrario. Parece inconcebible que, en la rayana campaña electoral, los putos huesos de un dictador, si es que ya no son ceniza, adquieran un protagonismo superior al paro, al ahorro que ralentiza el consumo, o a un Brexit donde esta provincia de Alicante tiene bastante que perder. Desde luego, los demócratas, jodidos por el estúpido e inútil mito de Sísifo electoral, «lo volveremos a hacer»: votaremos. Pero esta vez, los políticos que según el CIS en nuestra Comunidad Valenciana son el tercer-principal problema para los naturales, no lo pueden «volver a hacer». No deben consentir que el Tutankamón del Valle de los Caídos, aunque en su nuevo domicilio de El Pardo de Mingorrubio, se ría -él que era tampoco risueño- de su ineficacia e ineficiencia.

A lo que parece, los más sensatos están virando del insulto agrio y despectivo, hacia el consenso de lo irremediable. Que gobierne quien más diputados saque o, como mal menor, una coalición honesta, sea de izquierdas, derechas o mediopensionistas, cuando menos en el Consejo de Ministros. Las listas al Congreso de Diputados por Alicante son calcadas a las anteriores. ¿Volveremos a votar lo mismo? ¿»Ho tornarem a fer»?, ¿o somos unos volubles incoherentes a los que la voluntad colectiva les muda por días?

Auguran los oráculos demoscópicos que los resultados no variarán mucho, incluso los últimos vaticinios nos resitúan en más de lo mismo. O los políticos cumplen esta vez, o los falsos visionarios que aseguran el fin de la democracia liberal pueden acabar convenciendo a las masas, como ya pasó con Hitler y Mussolini.

 Desgraciadamente en la Historia ha habido mucha marcha atrás.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: