España ¿un estado fallido?

Salvo que las distintas instituciones y poderes del Estado español tomen las riendas para reconducir lo antes posible la situación, podemos concluir que España está abocada a convertirse en un Estado fallido, si es que ya no lo es, cuando se trata de uno de los primeros Estados modernos europeos constituidos tras el ocaso de la Edad Media. El tiempo para remediarlo se agota, tal como demuestran, entre otras cosas, los últimos sucesos en Cataluña que, en la práctica, viene actuando a su aire y contra la legalidad española vigente, que todos los españoles (incluidos los catalanes) nos dimos en su día, y lo hace desde las propias instituciones catalanas cuyos poderes emanan de la Constitución, que quieren finiquitar definitivamente actuando al margen de ella. Es obvio que ningún Estado democrático soporta tamañas afrentas que conducen al suicidio institucional colectivo y al totalitarismo político más indecente. Sin embargo en España, tras la detención y posterior puesta en prisión de varios miembros de los CDR, acusados de presunto delito de terrorismo con fines secesionistas, el President Torra, quien debiera ser el primero en defender la ley y en respetar la separación de poderes del Estado, se pone de parte de los presuntos terroristas y carga en el Parlament contra la democracia española a la que quiere destruir, jactándose además de no retirar la pancarta del balcón de la Generalitat en favor de los procesados por los graves acontecimientos del 1-O, verdadero golpe de Estado institucional, mientras los secesionistas en el Parlament, extralimitándose en sus funciones y competencias, retoman la vía de la desobediencia y en un bronco pleno, en el que por denunciar que se ampare a los acusados de terrorismo es expulsado Carrizosa, el portavoz de Ciudadanos, principal partido de la oposición, aprueban, entre otras lindezas totalitarias, amparar a los acusados por terrorismo y exigir su puesta en libertad, expulsar a la Guardia Civil de Cataluña por «atemorizar a la ciudadanía y coartar la protesta» y avalar el uso de la «desobediencia civil e institucional» contra el Tribunal Supremo cuando éste está a punto de emitir la sentencia por el «procés», con lo que la insurrección se instala de nuevo impunemente en la Cámara Legislativa de Cataluña. Además, cuando por fin la dichosa pancarta en favor de los presos del 1-O es retirada por orden judicial del balcón de la Generalitat por parte de dos operarios, el totalitario Torra se burla de nuevo de la Justicia y coloca una nueva pancarta, en este caso, apelando a la libertad de expresión, cuando, como President de la Generalitat, él debiera haber sido el primero en cumplir la resolución del TSJC. Todo un desafío infame e intolerable al Estado de Derecho y, por tanto, a la Democracia, que esencialmente se ha de sustentar en el respeto a la Ley, democráticamente establecida, que nos hace a todos iguales, y en el acatamiento a las resoluciones de los tribunales de justicia, encargados de juzgar las conductas delictivas con todas las garantías procesales para los acusados como es el caso, así como en el estricto cumplimiento de las competencias encargadas a las distintas instituciones del Estado en sus diversos ámbitos territoriales o áreas de actuación encomendadas. Por muchísimas menos motivos, en cualquier otro Estado de Derecho, incluidos aquellos que tengan una estructura federal, gobernantes territoriales como Torra, ya estarían desde hace tiempo inhabilitados, cuando no procesados o presos, con arreglo a lo establecido en sus respectivas normas constitucionales….por ello se trata de Estados democráticos consolidados y no de Estados fallidos desde el punto de vista democrático.

Moncloa no ve motivos para aplicar el 155, asunto que casi con toda seguridad sería respaldado en Las Cortes, ya que, aunque lo agita ahora con fines electoralistas para captar votos moderados, no ve «condiciones» para su aplicación, mientras relativiza la grave apelación del Parlament a la «desobediencia civil e institucional»

Desgraciadamente, ante tamaña afrenta democrática, la respuesta del Estado es manifiestamente mejorable, pues, de momento, mientras el juez dice que los CDR iban a «usar la violencia», el Gobierno de Sánchez se limita a anunciar que impugnará las resoluciones adoptadas en el Parlament y avisa a Torra de que no «consentirá» más ataques al Estatut y a la Constitución, reclamándole que cambie su actitud solidaria con los encarcelados por presunto terrorismo, mientras uno de los detenidos confiesa al juez que el President de la Generalitat conocía el plan y lo iba a facilitar, y mientras los letrados del Parlament advertían de la ilegalidad de los acuerdos que iban a tomar. Al parecer, los CDR preparaban una ola de explosiones para el 1-O y contemplaban dos fases: inutilizar la red telefónica y eléctrica y cortar vías y carreteras, mientras el juez apunta a vínculos de los arrestados con un histórico de Terra Lliure y les acusa de intentar lograr la independencia recurriendo a la violencia. ¿Cuántos ataques más a la Libertad y a la Constitución, que nos hemos dado, tenemos que soportar los ciudadanos para tener una respuesta contundente al golpismo por parte de nuestros gobernantes? De momento, Moncloa no ve motivos para aplicar el 155, asunto que casi con toda seguridad sería respaldado en Las Cortes, ya que, aunque lo agita ahora con fines electoralistas para captar votos moderados, no ve «condiciones» para su aplicación, mientras relativiza la grave apelación del Parlament a la «desobediencia civil e institucional», mientras los juristas, por su parte, ven ya motivos suficientes para su reactivación. Es más, se publica que Marlaska abroncó a la Guardia Civil tras detener a los CDR, reuniendo a los mandos de la operación para reprocharles que no le dieran todos los datos, y que Moncloa se quejó desde Nueva York de que Sánchez no supiera que había explosivos, cundo el Instituto Armado comunicó tres días antes que el operativo era «muy importante»…..e Interior ni explicó las detenciones y ni siquiera emitió una nota de prensa al respecto. Por otro lado la ley obliga a Conde-Pumpido, ahora magistrado del Tribunal Constitucional, a abstenerse en un caso en el que siendo Fiscal General opinó y ordenó en 2011 la acusación contra los asaltantes del Parlament y se mostró contrario a su absolución, cuando ahora valora pedir la absolución por dicho asedio, propuesta basada en un cambio por parte de Fiscalía que causa malestar en miembros del Tribunal Constitucional. No en vano la Guardia Civil sostiene que en Cataluña «ya es peor que el País Vasco», tras la aprobación por parte del Parlament de la moción para expulsarlos, mientras más de dos mil agentes ya han pedido el traslado y que se declare Zona Conflictiva, temiendo que con la inminente sentencia por el 1-O «se pase de los escraches a la violencia física». Entretanto el independentismo campa a sus anchas y se radicaliza ante dicha sentencia, mientras la detención de los CDR destapa la «Batasuna catalana», integrada por ocho entidades radicales como red de apoyo al secesionismo y al plan de Torra de proclamar la independencia tras el fallo del Supremo, pues bajo el lema «es hora de romper España» habla a diario con el prófugo Puigdemont para preparar otro golpe de Estado y busca retomar el liderazgo del soberanismo y acorralar a ERC. Y mientas el socialista Iceta considera «imprevisible» el comportamiento de Torra, Pere Aragonés, de ERC, dice que «no toleraremos que se nos criminalice», en tanto que PP y Cs exigen explicaciones al President catalán tras publicarse su complicidad con el plan para tomar el Parlament.

Y en medio de este putrefacto ambiente totalitario en Cataluña prosigue una precampaña electoral en toda España donde el protagonista inesperado es el autoproclamado candidato Errejón, quien, con su nueva marca Más País y en plena gresca con su ex amigo y ex socio político Pablo Iglesias, pugnando ambos por ser hegemónicos en el espectro político a la izquierda del PSOE, promete que su partido estará «al servicio de un Gobierno progresista», es decir, al servicio del Gobierno de Sánchez, aunque matiza que «nuestros escaños no serán gratis, pero servirán a un objetivo político» y añade que su nueva formación política surge para «acabar con el bloqueo» de Podemos, su principal contrincante electoral. Entretanto se conoce que el absentismo de Errejón impide la tramitación de 30 iniciativas de Más Madrid (la matriz del nuevo partido Más País a nivel nacional), rechazadas por la Asamblea de Madrid por no llevar su firma como portavoz, pues, aunque cobra 5.328 euros brutos mensuales, no ha asistido a varias reuniones de portavoces. No obstante, el envite de Errejón deja a Iglesias sin apoyos en varios territorios, agudizando la crisis de Unidas Podemos, al absorber sus cúpulas dirigentes y fragmentar la izquierda, con consecuencias imprevisibles, con lo que no extraña que Rocío Monasterio, la líder de Vox, sostenga que hoy por hoy «el político más atractivo es Errejón», mientras Iglesias se exhibe como víctima de lo que califica como «nueva operación de poder» y Podemos cierra filas con su líder, que consigue evitar la fuga de Adelante Andalucía, después de que la cúpula podemita de Murcia se pasara a Más Madrid, al igual que Equo y la Chunta Aragonesista, y Compromís hiciera lo propio en Valencia, prefiriendo a Errejón frente a Iglesias, quien sí cuenta con el apoyo de Colau. Y en medio de este enredo político, la famosa ex diputada Tania Sánchez, muñidora del destrozo de Izquierda Unida para pasarse a Podemos cuando se llevaba bien con Iglesias, y ahora verdadera «fontanera» en la sombra de Más País negociando las fugas de Podemos al partido de Errejón…..la venganza contra Iglesias está servida.

El 10-N habrá una fuerte subida del PP, caída del PSOE y Podemos y desplome de Ciudadanos, y Más País irrumpiría en el Congreso con nueve escaños

Entretanto, mientras se conoce que el PSOE contrató la publicidad de campaña en agosto con la agencia Kitchen cuando Sánchez renegaba públicamente de las elecciones (con lo que se evidencia que su objetivo verdadero era convocar nuevos comicios), el Presidente en funciones, ya en precampaña, se transforma ante una veintena de dirigentes de Wall Street en candidato «pro-busines», prometiendo ante Blackstone y otros poderosos inversores que será «friendly» (amistoso) sólo veinte días después de anunciar aquí en España 370 medidas para disparar el gasto, y les ofrece una reforma laboral pactada con los empresarios. Mientras, tanto el malestar de los ciudadanos con los políticos sube a máximos (según el CIS, que catapulta a Sánchez electoralmente de forma vertiginosa, el 43´5% de encuestados considera que los políticos son uno de los tres principales problemas) y crece la desafección hacia los partidos), y, según GAD3, el 10-N habrá una fuerte subida del PP, caída del PSOE y Podemos y desplome de Ciudadanos, y Más País irrumpiría en el Congreso con nueve escaños; los resultados serían: PSOE 27´2% de votos y 121 diputados (dos menos que los actuales), PP 21´4% y 97 (treinta y uno más), UPodemos 12´4% y 34 (ocho menos), Ciudadanos 11´3% y 32 (veinticinco menos), Vox 9´6% y 21 (tres menos), y Más País 5´2% y 9, mientras el resto de partidos quedarían prácticamente con los escaños que hoy tienen……de darse este resultado ni siquiera la actual opción de conformar mayoría PSOE-Ciudadanos sería posible, ni la de PSOE-UPodemos-Más País, si es que estos enemigos íntimos quisieran pactar. Y el secesionismo totalitario a sus anchas.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Rivera cesa a su «número dos» en Euskadi por pactar con el PP crear un Vascos Suman; que Juan José Cortés no repetirá como «uno» por Huelva, Casado mantendrá a Edurne Uriarte y coloca a su jefe de gabinete; que el alquiler se dispara y ya se come el 40% del salario; que la Comisión Europea recrimina a España la parálisis educativa, poniendo entre las urgencias, el presupuesto, el abandono y la interinidad; que Manuel Cruz también plagió en su premiado libro «Amo, luego existo» copiando conceptos filosóficos y otros pasajes de tres reconocidos autores; que las apuestas se extienden entre los menores en España, pues, según un estudio, el 2% de adolescentes tiene problemas con el juego; que Carmena gastó 4´3 millones en una radio municipal con 457 oyentes; que, según un estudio, el 20% de la clase media sufre para llegar a fin de mes y un tercio es incapaz de afrontar un gasto imprevisto; y que el Gobierno ultima la exhumación de Franco para el 21 de octubre, una medida estrella para la campaña, y quiere que sea en lunes, aprovechando que El Valle está cerrado al público para que se haga con «sigilo», mientras el juez de lo Contencioso tendrá que acatar la sentencia del Supremo y dar vía libre a la obra, y, por su parte, Francisco Franco, nieto del dictador, manifiesta que «humillar a los muertos es de cobardes» añadiendo que «la actitud de la Iglesia nos ha producido una gran decepción».

Y del exterior, destacar que a los 86 años de edad muere Jacques Chirac, el ex presidente francés de la vieja escuela y un verdadero animal político de la V República francesa; que los océanos subirán hasta 84 centímetros para finales de siglo; que la resistencia alemana a la política expansiva de Draghi provoca tensión en el BCE; que la protesta del clima trasciende a los jóvenes y llena las calles en muchas ciudades del mundo; que Berlín compra 6.000 pisos para rebajar los precios de los alquileres; que Afganistán vota en las presidenciales bajo las bombas desafiando a los talibanes, lo que, según la Junta Electoral es todo un «éxito»; y que los documentos revelan que Trump presionó al líder ucraniano contra Biden, con lo que la transcripción de la conversación da más pólvora a los demócratas y refuerza la vía del «impeachment», que ya convulsiona la campaña de EEUU, al dejar claro que Trump pidió espiar a los Biden, utilizando su poder para influir en las elecciones, mientras el informe de un confidente desvela que habría usado su cargo para pedir la interferencia de países extranjeros.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.