Patética soledad de Sánchez

Por fin, tras demasiado tiempo con el Congreso de los Diputados cerrado e inservible (emulando en la práctica el cierre de la Cámara de los Comunes británica por parte de Boris Johnson, pero sin declaración oficial), la Cámara Baja española se pone en marcha para celebrar un pleno sobre inmigración, eso sí, con Carmen Calvo como protagonista, pues Sánchez, aunque presente en la sesión, había eludido comparecer dejándole el marrón a su fiel vicepresidenta en funciones. Y, visto lo visto, sucedió lo que se esperaba: la evidencia de una patética soledad de Sánchez y de su Gobierno en funciones, lo que pone en riesgo cualquier posibilidad de eludir nuevas elecciones ya que, en tales circunstancias, su candidatura a ser investido Presidente se hace cada vez más difícil. En efecto, el pleno sobre inmigración se convierte en una crítica general por unas razones u otras contra un Gobierno que, en este como en otros asuntos, se caracteriza por sus bandazos y rectificaciones permanentes según conviene en cada momento lo que, al final, descontenta a tirios y troyanos, pues no hay nada peor que carecer de una política concreta y sostenible, pese a quien pese, lo que obliga a moverse en la indefinición y la imprevisión permanente. Y es que la política migratoria del sanchismo no convence ni a sus socios, ni a sus oponentes, con lo que Carmen Calvo sale vapuleada en una tardía comparecencia parlamentaria que no quiso protagonizar su jefe Pedro Sánchez. Entre otras cosas, María Carvalho de ERC le avisaba de que «negar un puerto para desembarcar gente que ha arriesgado su vida no es sólo miserable, sino ilegal»; Abascal de Vox le aclaraba que «este caso no es nuevo sino un capítulo más de la avalancha migratoria, una que todos ustedes promocionaron, con las consecuencias para nuestra seguridad y nuestra soberanía»; Baldoví de Compromís le reprochaba que «tuvieron rapidez y decisión con el Aquarius, justo lo contrario de lo que han hecho con el Open Arms»; Santiago Romero de UP-IU le exigía que «no se le ocurra abrir un expediente sancionador por salvar más de 160 vidas, sería una infamia»; Noelia Vera de UP le decía «coincido con Arrimadas por una vez en la vida, lo único ilegal en todo este asunto es dejar morir a personas en el mar» pues «de una fuerza progresista se espera que defienda los derechos humanos»; Arrimadas de Cs se lamentaba de que «no tenemos ni idea de cuál es la política de inmigración del Gobierno de España, porque ustedes son un recopilatorio de improvisaciones» y «nadie conoce su política de inmigración, son un recopilatorio de bandazos»; y Álvarez de Toledo del PP remataba con «le exijo que deje de agravar el problema de la inmigración, su política es inflamable, sanchismo y salvinismo son las dos caras de la misma moneda» y «ustedes, como Salvini, usan la inmigración para buscar rédito electoral». Sólo una cierta comprensión por parte del derechista PNV, socio cada vez más fiel del sanchismo, dejaba de sintonizar con este unánime vapuleo, mientras Carmen Calvo, por su parte, intentaba salir de semejante atolladero, diciendo que «con lo de la broma de Calvini han llegado ustedes muy lejos», en tanto que el portavoz socialista Simancas evidenciaba su fractura con Podemos (que había salvado a Sánchez en la Diputación Permanente de acudir a dar explicaciones) acusándoles de que «no son ustedes de fiar», en tanto que la portavoz podemita Noelia Vera se justificaba con que «ya está bien de poner la otra mejilla». Una patética soledad parlamentaria de Sánchez que, salvo algún misterioso cambio de última hora, provocaría la inminente convocatoria de nuevas elecciones.

Unos doscientos subsaharianos intentaban saltar la valla de Ceuta, consiguiéndolo 153 migrantes, justo cuando llegaban los quince del Open Arms al puerto de San Roque

Entretanto Iglesias intenta presionar a Sánchez al aceptar ahora la propuesta de julio, mientras el presidente, cómodo en su soledad (que tanto criticaba a la de Rajoy), pide «generosidad» (que tanto negaba a su antecesor popular) a todos para evitar elecciones. Y mientras Carmen Calvo afirmaba que las llegadas por mar se han reducido un 43% gracias a las ayudas a los países de origen y el PSOE preparaba un plan de 300 medidas para la investidura por arte de magia, unos doscientos subsaharianos intentaban saltar la valla de Ceuta, consiguiéndolo 153 migrantes, justo cuando llegaban los quince del Open Arms al puerto de San Roque, mientras los guardias civiles alertaban de que Ceuta y Melilla sufrirán las consecuencias de la errática política del Gobierno y se practicaban algunas devoluciones en grúa a Marruecos «en caliente» y en la misma valla, dándose la paradoja de que Moncloa, por un lado, recibía con una mano a los migrantes del Open Arms, quienes pedían en su totalidad asilo político en España, y, por otro lado, tal recibimiento a bombo y platillo, incluso por las autoridades, quedaba ensombrecido por el masivo asalto, uno más, a la valla de Ceuta, mientras agentes de la Guardia Civil rechazan la nueva propuesta del Gobierno argumentando que «no hay alternativas a las concertinas» y lamentándose de que en este último asalto, saldado con la entrada de los citados 153 inmigrante, éstos «usaron piedras y pinchos».

Por otro lado, según los expertos, la «pelea» entre Sánchez e Iglesias le cuesta a España (es decir, a todos nosotros) 3.600 millones, pues la parálisis por la falta de Gobierno restará hasta tres décimas el crecimiento en España y además avisan de que Cataluña (el otro problemón de narices) «no sólo no suma, sino que puede estar comenzando a restar». Y mientras los españoles pierden poder adquisitivo desde 2017 con treinta meses de caída, los pactos autonómicos disparan el número de nuevas consejerías, ya que los consejeros han aumentado en diez de las catorce nuevos gobiernos, tres se quedan como estaban y sólo Andalucía ha reducido dos (Madrid, con más de seis millones de habitantes y la Comunidad de Navarra, con 650.000, pasan de tener nueve a trece), apareciendo pintorescos departamentos que se encargan, entre otros, del «Paisaje», de la «Arquitectura Bioclimática» o de las «Relaciones Ciudadanas»……y es que, aunque la economía se tambaleé, la mamandurria a costa del erario público para contentar a las clientelas de los partidos goza cada vez de mejor salud. Mientras tanto, los barones del PP avisan de que los servicios básicos peligran por la asfixia del Gobierno y presionan a Sánchez con la financiación, eternamente pendiente, reclamándole 4.000 millones y afeándole que se escude en su interinidad para no pagar a las CCAA, en tanto que le reclaman que convoque una reunión del Consejo de Política Fiscal….. por su parte, otros barones socialistas, como, por ejemplo, Puig en la Comunidad Valenciana, exigen a Sánchez, a instancias de sus socios de gobierno autonómico de coalición, que llegue pronto a acuerdos con Iglesias no vaya a ser que finalmente se acabe el chollo para todos.

El oro que Solbes vendió en su día «por no ser rentable» valdría hoy un 131% más de lo que se cobró por su venta

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la presidenta de Madrid marca como prioridad la educación concertada; que las denuncias por acoso sexual en el trabajo se reducen a la mitad este año; que se desata una rebelión en el PSOE canario por marginar a una consejera embarazada; que la histórica caída del Euribor abarata en 117 euros la hipoteca media; que el TC lleva cuatro años y un mes para decidir sobre la prisión permanente revisable; que el oro que Solbes vendió en su día «por no ser rentable» valdría hoy un 131% más de lo que se cobró por su venta, al avalar dos meses antes del estallido de la crisis la venta del 32% de las reservas del Banco de España; y que tres mujeres abortan por listeriosis en pocas horas, mientras 23 embarazadas permanecen hospitalizadas a causa de la bacteria y la empresa Magrudis es finalmente clausurada y precintada por el Ayuntamiento de Sevilla, quince días después de darse la alerta.

Y del exterior, destacar que el «número dos» de las FARC anuncia su vuelta a las armas, un verdadero golpe al proceso de paz en Colombia, y el Presidente Duque dice que «son una banda de narcoterroristas con el apoyo de Maduro»; que una matanza en un local nocturno del Estado mejicano de Veracruz deja al menos 26 muertos; que Macri intenta evitar el colapso económico de Argentina, acechada por el fantasma de una nueva quiebra, mientras el Banco Central ordena un control de divisas limitado y el opositor Alberto Fernández asegura que el país está «en suspensión de pagos virtual»; que los especialistas piden vacunar del sarampión ente los 40 y 50 años ya que, según la OMS, la enfermedad regresa a cuatro países europeos donde se creía erradicada; y que se consolida un acuerdo en Italia para un Gobierno de coalición entre el M5E y el PD, pues la izquierda italiana pacta formar gobierno con el actual presidente Conte a la cabeza mientras su díscolo ministro, Salvini, se queda fuera del Ejecutivo y sin nuevas elecciones como pretendía, poniendo así fin a la crisis italiana en sólo veinte días. Pero la noticia estrella, la más preocupante, está, sin duda en Reino Unido después de que el primer ministro, Johnson, haya suspendido el Parlamento británico como maniobra por sorpresa contra la oposición, quitándole tiempo a la Cámara de los Comunes para que pueda obstaculizar una salida salvaje de la UE sin acuerdo alguno y metiendo en la guerra contra la Unión a la mismísima reina de Inglaterra, que le autoriza a cerrar Westminster durante cinco semanas, una maniobra que le deja las manos libres para ejecutar su plan; este «golpe» al parlamentarismo enciende la calle y a la oposición parlamentaria británica, que llama a salir a la calle, mientras la libra sufre una fuerte caída y los inversores prevén más turbulencias financieras; entretanto, decenas de miles de personas salen a la calle contra esta maniobra antidemocrática, se recoge un millón y medio de firmas para exigir a Johnson una rápida rectificación y se interponen recursos jurídicos contra este «golpe», que Mr Speaker considera «un escándalo» intolerable, mientras Boris Johnson dice que si no hay Brexit no habrá perdón para los políticos y cada vez son más los que exigen la convocatoria de un nuevo referéndum para quedarse dentro de la UE.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.