Quien mal anda…

Sin lugar a dudas a Pedro Sánchez se le podría aplicar (y, por el bien de España, ¡ojalá que yo me equivoque!) el dicho popular de «quien mal anda, mal acaba», pues su trayectoria política está plagada de ocurrencias y despropósitos, al igual que sucediera con Zapatero, su antecesor socialista, con quien, como ya sabemos, la fiesta acabó como acabó, tras despilfarrar el dinero público con demagógicas e inasumibles decisiones o resquebrajar la débil estructura territorial del Estado con promesas imposibles de cumplir a los nacionalismos, como aquella patética e irresponsable apuesta de apoyar en el Congreso todo lo que viniera del Parlament de Catalunya sin tener competencia alguna para poder hacerlo. En efecto, Pedro Sánchez, el «demócrata» que lleva sin comparecer en el Parlamento desde hace seis meses, mientras PP y Cs le piden que comparezca, entre otras cosas, por el bochornoso espectáculo del caso Open Armas (a cuya ONG propietaria del barco el Gobierno advierte de sanciones por el rescate en el Mediterráneo), ensimismado en su sobredimensionado ego, se comporta como si, en vez de ser Presidente de Gobierno en funciones y contar con un exiguo apoyo parlamentario de solo 123 escaños, tuviera una mayoría absoluta y pudiera decidir a su antojo en la toma de decisiones con amplio apoyo popular. Y además actúa sin tener en cuenta que el volumen de exportaciones españolas se hunde en plena guerra comercial (tal como le avisan las empresas, hartas de la falta de un Gobierno estable, culpando a la inestabilidad política de la parálisis de las ventas al exterior en el primer semestre del año); sin reparar en que, tal como apuntan los indicadores, se avecina una crisis económica internacional y hay que adoptar medidas sólidas con amplios apoyos parlamentarios para afrontarla; sin entender que, como Presidente, aunque sea en funciones, tiene la urgente responsabilidad de buscar aliados parlamentarios solventes para finiquitar lo antes posible este periodo de interinidad gubernamental, en el que, al parecer se siente tan a gusto; sin asumir que asuntos de Estado como la financiación de las CCAA o el desafío secesionista ya no pueden esperar más; o sin reconocer que, en definitiva, los amigachos que él mismo eligió para desalojar a Rajoy con su nefasto «no es no» (populistas, separatistas, radicales, antisistema…..todos ellos poco fiables y con ramalazos totalitarios), pueden aportarle a lo sumo (como sucediera en la moción de censura) una pírrica victoria en su investidura, pero no garantizarle la gobernabilidad sólida que el Estado Español requiere para afrontar los graves retos, internacionales y nacionales, planteados. Así las cosas, es patético ver, por ejemplo, que Podemos, ERC o Bildu, sus hipotéticos avalistas de su investidura, avivan las movilizaciones contra la cumbre del G-7, que se celebra en Biarritz, con el ex etarra Otegi, la prófuga Rovira y diputados de Podemos, protagonizando los actos de protesta, mientras casi 7.000 ertzainas, guardias y policías blindan la frontera y el Presidente en funciones estará en la cumbre avalando lo que sus «contrasocios» quieren destruir. Un desencuentro flagrante, otro más, entre Sánchez y sus socios preferidos que no sólo se manifiesta en no pocas políticas internas sino además en política internacional, pues, no en vano, sus «contrasocios», en quienes pone la esperanza de que le invistan (gobernar sería otra cosa más difícil todavía) hacen gala y presumen de su ideología antisistema (es decir, contra el sistema democrático occidental establecido) con diputados de Podemos y miembros de ERC y Bildu, imprescindibles para su investidura, participando en la «contracumbre», mientras él está obviamente al otro lado como Jefe de Gobierno de un Estado perteneciente a la UE.

El superego de Sánchez está por encima de cualquier otra consideración y, por tanto, auto-reconociéndose como salvador de la patria, no negociará con Iglesias

Así las cosas, tras varios meses perdidos y sin negociación alguna para conformar un Gobierno (no ya sólo una investidura) solvente en España, todo apunta a que estamos abocados a nuevas elecciones, tras el rechazo por parte de Sánchez a la reciente oferta por parte de UPodemos de negociar un Gobierno de coalición, mientras cabe preguntarse si no hubiera sido más razonable asumir desde el principio la realidad y la responsabilidad de reconocer la incapacidad del candidato para conformar una mayoría parlamentaria, no ya sólo para ser investido, sino para un gobierno sólido de cara al futuro. Pero, ya ven, España y los españoles, pueden esperar…..el superego de Sánchez está por encima de cualquier otra consideración y, por tanto, auto-reconociéndose como salvador de la patria, no negociará con Iglesias hasta el final y descarta ahora una coalición, mientras el líder podemita promete a sus bases no aceptar un «trágala», sumando a sus socios (Podemos es un conglomerado de partidos) a la negociación con el Gobierno para evitar fisuras e intentar frenar la táctica de Ferraz, con lo que las confluencias podemitas (cada una de su padre y de su madre) negociarán unidas el desenlace final cada vez más cercano (los plazos se agotan). Por su parte, el PP, visto lo visto, apuesta ya por elecciones y activa su maquinaria, aspirando a reagrupar el voto conservador tras haber afianzado su poder territorial, mientras, según NCReport, a sólo un mes de la obligada disolución de las Cortes, la falta de acuerdo entre PSOE y Podemos penalizaría a una izquierda desmovilizada en las urnas con unos 800.000 votos menos que en las pasadas elecciones, una izquierda que mira de reojo el ejemplo político portugués. Y, como ya se trata de culpabilizar ante la ciudadanía de quien es el responsable de semejante situación de parálisis gubernamental para que lo castiguen en las urnas, en Moncloa subrayan que «no puede haber dos gobiernos en uno como en Italia» y que «Pablo Iglesias se enfrenta a un dilema y tiene la última palabra para evitar unas nuevas elecciones» (es decir, la «trágala» de un gobierno monocolor socialista), en tanto que Ábalos amenaza diciendo «espero que Iglesias no niegue tres veces a Sánchez» pues «el Presidente ha tenido muchas reuniones y contactos telefónicos con el líder de Podemos». ¿Cómo es posible que el PSOE de Sánchez se haya dado cuenta tan tarde de la calaña de los socios políticos preferentes que el Presidente ha elegido? Y, si es así, ¿qué hace pactando con ellos en algunas CCAA como en la de Navarra por ejemplo? Sólo cabe entenderlo aplicándole también a Sánchez el otro dicho popular de «dime con quién andas y te diré quién eres».

Entretanto la Generalitat de Cataluña lanza un pulso a Sánchez por la financiación, reclamándole 1.300 millones de la recaudación, entre otros impuestos, del 50% del IVA y el IRPF, con lo que el separatismo (otro de los socios de Sánchez de cara a una futura gobernabilidad) abre un nuevo frente contra el Gobierno en funciones llevando al Estado a los tribunales por no pagarle el adelanto a cuenta de 2019 y llamando al resto de Autonomías a rebelarse; y mientras Madrid y Galicia acusan a Sánchez de asfixiar sus cuentas por el bloqueo de la financiación autonómica, Hacienda se justifica alegando que está en funciones y no puede pagar los más de 7.000 millones que debe a las CCAA…..¿y quién es el responsable de estar tanto tiempo en funciones?. Sin comentarios. Por otro lado, las huelgas en tren y avión alteran el fin de vacaciones, pues los paros se extienden en Ryanair, Iberia, los aeropuertos y Renfe en lo poco que queda de agosto y primeros de septiembre….menos mal que por fin acabaron las vacaciones del Presidente y, tras la visita de Casado a Gran Canaria, en pleno infierno por los incendios, se digna visitar la isla, donde hace mutis por el foro y se niega a contestar a los periodistas sobre las cuestiones políticas (caso Open Armas, formación de gobierno…) más preocupantes durante su retiro vacacional, siendo criticado por el líder de la oposición por tamaña «frivolidad». Y mientras dos averías siembran el caos en la red ferroviaria catalana, la Embajada de EEUU alerta de la inseguridad en Barcelona, donde crece la alarma a la que se suman varios medios europeos, que advierten de la «ola de criminalidad» en las zonas más turísticas.

La Junta de Andalucía detectó un aumento anómalo de listeria hace un mes, aunque la alerta se activó hace quince días, habiendo sido hallado el foco en utensilios de la fábrica sevillana de La Mechá, que no ha sido inspeccionada en dos años

Por lo que respecta a otros asuntos cabe destacar que la cifra de inscritos en la Diada se hunde hasta niveles de 2013 (un pinchazo soberanista al caer un 25% pese al intento independentista de ligarla a la sentencia del procés); que Toledo se convierte en hogar asequible para ancianos de Madrid, pues muchos de ellos se mudan por los altos precios en la capital; que es detenido un individuo por grabar a 555 mujeres en el metro y subirlo a una red porno (ponía una mochila con cámara debajo de sus faldas); que una pareja es encarcelada en Caudete-Albacete por la muerte de sus dos bebés con solo cuatro meses de edad por graves traumatismos, pues aunque los servicios sociales vigilaron a los padres no detectaron malos tratos a sus hijos; que el viejo Real Madrid pincha, 1-1, en casa con el Valladolid mientras Zidane deja fuera a los nuevos fichajes; que Juan Carlos I ha sido operado de corazón con éxito, siendo su 17ª operación, implantándole tres bypass, en tanto que su hijo Felipe VI afirma «ha ido todo perfecto» y «está animado y dando tranquilidad»; y que la Junta de Andalucía detectó un aumento anómalo de listeria hace un mes, aunque la alerta se activó hace quince días, habiendo sido hallado el foco en utensilios de la fábrica sevillana de La Mechá, que no ha sido inspeccionada en dos años y donde, semanas antes del brote de listeria, se efectuaron obras en sus instalaciones sin licencia, apuntando la investigación a una «extensa» contaminación en dicha fábrica.

Y del exterior, destacar que EEUU permitirá la detención indefinida de menores (la medida entra en vigor en dos meses aunque se espera una batalla judicial para anularla, actualmente deben ser liberados a los 20 días); que la Fiscalía respalda al Open Arms frente a Italia y España, ahondando el informe fiscal de Agrigento en que el barco estaba obligado a socorrer a los inmigrantes y los países implicados a cooperar en el rescate; que Merkel emplaza a Johnson a evitar el Brexit duro y, tras reunirse con él, ve una solución en solo treinta días, aunque Macron le para los pies al premier británico advirtiéndole que el único acuerdo del Brexit es el que la UE negoció con May y no hay margen para modificarlo; que Italia inmoviliza al Open Arms al encontrar «anomalías graves» y la UE evita una crisis similar al repartir los migrantes del Ocean Viking; que el fuego en el Amazonas con incendios en 68 reservas protegidas enciende una crisis mundial, arremetiendo la comunidad internacional contra Bolsonaro por su deficiente gestión en el pulmón del Planeta; que el BCE prepara todo su arsenal para erradicar el riesgo a una nueva recesión económica y Alemania inyecta 19.000 millones para evitar una nueva crisis; y que Trump llega al G-7 tras dinamitar las relaciones con China y en una cumbre fracturada por la «guerra comercial» acusa a Pekín de «robo», eleva los aranceles a los productos chinos y ordena a las empresas norteamericanas que salgan del país asiático, respondiendo así a los nuevos aranceles de 75.000 millones impuestos por Pekín, mientras los bancos centrales se reúnen en Jackson Hole para intentar afrontar el riesgo de una recesión y Macron trata de apaciguar al mandatario norteamericano para salvar la cumbre de Biarritz y, horas antes de su inicio, Bruselas le amenazaba si gravaba el vino francés, al extremo de que Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, manifestaba que «si Trump impone aranceles al vino francés, responderemos»…..así andan los países más ricos del Planeta, ¡imagínense cómo andarán los más pobres!.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.