Actualidad Jorge Cremades Opinión

Necesidad y picardía

Al PSOE de Sánchez ya no le vale gobierno de coalición que valga, ni rebajado en sus pretensiones por parte de UPodemos

Si la necedad es la demostración de poca inteligencia (de ahí la necesidad de los necios de rectificar constantemente lo que hacen o dicen) y si la picardía es la habilidad para sacar provecho de ciertas situaciones (o para que no se vea o se sepa una cosa), podríamos calificar a Pedro Sánchez de necio y pícaro con sobresaliente, pues sus permanentes bandazos y rectificaciones, así como su descaro para sacar provecho de situaciones que él mismo provoca con sus incoherencias, así lo avalan. Baste referirnos a dos asuntos preocupantes y de rabiosa actualidad, como son la crisis del Open Arms y la necesidad de conformar un gobierno estable. En el caso Open Arms, Sánchez, después de alinearse al inicio con las tesis de la UE de dejar el barco a su suerte y practicar el silencio como respuesta (tan diferente del caso Aquarius con el que, sin que sirva de precedente, estrenó su mandato, para desistir luego de repetirlo), mientras el italiano Salvini se negaba a que atracara en cualquier puerto italiano, el Gobierno sanchista en funciones pasa a un enfrentamiento verbal contra Salvini a manos de la Vicepresidenta Calvo (el Presidente goza de vacaciones en Doñana), para continuar rectificando su postura oficial (sin duda alguna la migración es un problema global y debiera ser paliado desde toda la UE y no por unos u otros estados unilateralmente), y, tras autoproclamar a España partícipe voluntario, junto a otros cinco estados-miembros, del reparto de migrantes y acogerlos (ni palabra sobre el resto de Estados como si no fueran miembros del Club), una vez desembarcaran en Italia (el lugar más próximo al barco), prosigue sus bandazos ofreciendo finalmente el puerto español de Algeciras, el más saturado y el más lejano al barco, destino que rechaza su tripulación, ya que, tras dieciocho días de angustia y desesperación, ve inviable tan larga travesía, mientras Salvini, con el barco fondeado en la costa de Lampedusa manifiesta que «el que resiste, gana», hasta que, por fin, Sánchez, en otra nueva vuelta de rosca, da un nuevo bandazo y rectifica de nuevo ofreciendo los puertos de Mahón o Palma, tras el rechazo del de Algeciras por parte de la ONG. Y al final, la traca definitiva, la enésima rectificación de Sánchez, que decide enviar un buque de la Armada Española para escoltar al Open Arms hasta España, mientras la Justicia italiana ponía cierto orden en el caos y finiquitaba la crisis humanitaria, incautando el barco y desembarcando al casi centenar de migrantes que aún permanecían a bordo; entretanto, el buque de la Armada proseguía su periplo a ninguna parte. Sánchez, que en este asunto, como en tantos otros, había hecho gala de su manifiesta necedad, iniciaba ahora su picardía (quizá demasiado tarde) intentando aparecer como el bueno de la película, el generoso y el más humanitario gobernante de Europa. Vamos, como si nada de lo relatado hubiera sucedido. Atrás quedaba el choque Salvini-Sánchez, que ponía en evidencia a la UE y su ineficacia; las advertencias de la tripulación, desechando Algeciras porque «es insostenible y podemos vivir una tragedia», y reclamando atracar con urgencia en Italia;  las quejas de la Junta de Andalucía a los bandazos de Sánchez y de Moreno Bonilla concretamente acusándole de «deslealtad» y de despreciar Andalucía ya que ni tuvo la cortesía de comunicar la decisión de ofertar Algeciras a las instituciones andaluzas; la denuncia del Ayuntamiento gaditano de que no se les avisó de la propuesta inicial y criticando la «falta de respeto»; las acusaciones cruzadas entre Calvo y la ONG, diciendo la ministra que rechazaron el puerto de Malta y que ahora quieren trasladar a los  migrantes en avión a Madrid; y las declaraciones del alcalde de Lampedusa, Totó Martello, dejando bien claro de que «si yo llevara el barco, entraría en el puerto». Al final, actúa la Justicia, en este caso italiana, y pone fin a la crisis al dictar un fiscal el desembarco de los migrantes del Open Arms en Lampedusa, que tuvo lugar anoche, y la incautación del barco, mientras el barco de nuestra Armada viaja hacia Italia. La incompetencia de Sánchez se hacía visible una vez más.

Al PSOE de Sánchez ya no le vale gobierno de coalición que valga, ni rebajado en sus pretensiones por parte de UPodemos

Y en el caso de acabar con el bloqueo político conformando un gobierno estable o echándose a un lado si es incapaz de ello, la congénita necedad y picardía de Sánchez no se queda atrás, pues desde su atalaya vacacional de Doñana (los asuntos de Estado pueden esperar) rechaza la última oferta de pacto enviada por Pablo Iglesias, su íntimo enemigo. Al final, entre uno y otro, así como entre los demás socios coyunturales de la moción de censura, la casa, es decir España, sigue sin barrer. En efecto, el PSOE de Sánchez responde a la oferta de UP que no es viable un gobierno de coalición, tras haber claudicado antes de las vacaciones a su deseo de un gobierno monocolor apoyado por los populistas y haber ofertado a cambio a Iglesias un gobierno de coalición, eso sí tras vetarlo para que él personalmente no entrara en el mismo, que se abortó al romper las negociaciones y prolongaba el bloqueo político en España. Ahora al PSOE de Sánchez ya no le vale gobierno de coalición que valga, ni, aunque como es el caso, rebajado en sus pretensiones por parte de UPodemos, rechazando tajantemente el documento presentado por Iglesias ya que, a diferencia del inicio del verano lo considera «inviable», tal como sostenía tras las elecciones en las que, crecido por ser el PSOE el partido más votado, ninguneaba cualquier pacto gubernamental con quien se hartaba de calificar como su «socio preferente» para formar un «gobierno progresista». Bandazo, tras bandazo, y vuelta caprichosa a la postura inicial de gobierno monocolor y no de coalición por inviable. Inmediatamente cabe preguntarse, por qué hace bien poco era viable un gobierno de coalición con UPodemos y ahora es inviable, mientras el PSOE pide otra fórmula que no sea la coalición. Los socialistas aducen para rechazar el documento populista de trabajo falta de confianza, grandes diferencias en asuntos de Estado y que «Iglesias ha hecho su último movimiento fuera de tiempo»; y el líder de Podemos reafirma su posición asegurando «no entregamos investiduras gratis», mientras señala que lo realmente «inviable» es pretender gobernar con sólo 123 escaños, más el prestado por el cántabro Revilla. Y es que, tras el necio Sánchez de apostar por algo y su contrario, reaparece el Sánchez pícaro y, tras el portazo del PSOE a otra oferta de Gobierno de coalición (Iglesias acepta ahora unos ministerios similares a los que ofreció Sánchez en la fallida investidura), se vislumbra su deseo de repetir elecciones, dado que las encuestas le conceden cierta subida de escaños, mientras busca apoyos para la investidura en los socios de Iglesias para que finalmente ceda ya que «casi la mitad del grupo parlamentario de Unidas Podemos no quiere elecciones» y «a Pablo Iglesias no le va a quedar otro remedio que aceptar que gobernemos en solitario»….. pues en Moncloa tienen claro que Galicia en Comú, En Comú Podem, IU y Equo, que tienen 17 de los 42 escaños populistas, son más proclives al pacto programático. Basta culpar a Iglesias del bloqueo y todo serán parabienes para Sánchez.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid echa a andar, con un polémico juez, Enrique López, como consejero, apartado de los casos Bárcenas y Gürtel

Y mientras Sánchez no habla con Casado desde la investidura fallida, el bloqueo político se prolonga y es un hecho inapelable, con la agravante de que con su manifiesta necedad es posible en el futuro cualquier cosa y la contraria. Casado, que admite que necesita la coalición con Cs para llegar a Moncloa, apuesta por su parte por una alianza puntual en la que cada partido mantenga sus siglas y su programa, mientras acusa a Sánchez de no hacer su trabajo y le insta a comparecer en el Congreso, mientras arropa la toma de posesión de Ayuso fijando Madrid como ariete contra los socialistas. En efecto, el Gobierno de la Comunidad de Madrid echa a andar, con un polémico juez, Enrique López, como consejero, apartado de los casos Bárcenas y Gürtel, por su cercanía al PP, con un Lasquetty que deja el equipo de Casado para fichar por Ayuso en la consejería de Hacienda y con María Eugenia Carballedo en Presidencia, mientras la Presidenta expresa su deseo de que Madrid siga siendo el «faro de España». Entretanto, La Rioja se suma a las cinco CCAA donde sí hay coalición PSOE-Podemos…ya ven la coalición es buena y viable salvo si es con Sánchez personalmente: ya tendrá tiempo de sacar su vena pícara y culpar a los demás de sus propios errores y bandazos.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la banca española se deja un 15% de su valor en Bolsa desde enero y los tipos negativos en Europa lastran ya su beneficio; que la deuda pública marca un récord tras su mayor alza en tres años, pulverizando su anterior record tras dispararse un 40% la de la Seguridad Social; que Andalucía se unirá a Madrid con una bajada de impuestos generalizada y ya prepara recortes en el IRPF y en los impuestos de la vivienda y suprimirá Patrimonio; que tras cinco años de investigación no se vislumbra un final próximo sobre el patrimonio de los Pujol, mientras la edad del ex president es su mejor defensa para no ir a la cárcel; que el supervisor de los contratos públicos está inoperante por falta de medios; que Aena estudia ya como llevar el AVE a Barajas y encarga un análisis que incluye también a Uber y Cabify; que ha sido detenida la pareja de la cirujana asesinada en el barrio madrileño de Tetuán; que Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor, habla de la excarcelación tras 26 años del etarra Caride Simón, y manifiesta «no le daría la mano porque esa mano ha causado mucho dolor»; que otro fuego asola Gran Canarias, el mayor incendio de España en seis años, obligando a evacuar a 9.000 vecinos y arrasando más de 10.000 hectáreas, afectando incluso al Parque Natural de Tamadaba; y que un brote de listeria sin precedentes afecta ya a más de cien personas en Andalucía especialmente, pero también en Extremadura y otras zonas con algún caso aislado… la bacteria ha llegado a través del consumo de carne mechada, afectando especialmente a embarazadas y ancianos.

En medio de la crisis del Open Arms, Giuseppe Conte, primer ministro italiano, dimite y arremete contra Salvini, su díscolo ministro de Interior, a quien culpa de llevar a Italia al caos económico

Y del exterior, destacar que Boris Johnson presiona a la UE con un fin abrupto de la libre circulación; que EEUU negocia una salida para Maduro con su «número dos»; que la debilidad de Berlín inquieta a Europa, haciendo Alemania saltar las alarmas sobre una recesión, mientras el Bundesbank prevé otro trimestre de contracción, por lo que las potencias se preparan con medidas de estímulo en tanto que la parálisis económica y política lastran el final de la era Merkel; y que, en medio de la crisis del Open Arms, Giuseppe Conte, primer ministro italiano, dimite y arremete contra Salvini, su díscolo ministro de Interior, a quien culpa de llevar a Italia al caos económico, tachándole de «irresponsable», mientras el Presidente Mattarella ya abre los contactos para formar otro gobierno y evitar nuevas elecciones.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: