Más de mil ingresos en Fontcalent durante el primer semestre del año

El sindicato ACAIP-UGT, sindicato mayoritario en prisiones, quiere poner en conocimiento de la sociedad la realidad que se vive en la prisión de Fontcalent frente a los datos oficiales de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. La semana pasada, a raíz de la muerte de un interno por la noche tras una pelea con su compañero de celda, desde ACAIP-UGT volvimos a denunciar el déficit de personal de la prisión de Alicante Cumplimiento, que impide la apertura de dos módulos residenciales más el módulo de aislamiento, que se mantienen cerrados desde hace más de dos años.

Esta circunstancia provoca que los profesionales del centro tengan que realizar una separación interior por criterio de espacio y no por criterio de idoneidad, tal y como obliga la Ley General Penitenciaria, por lo que los problemas de convivencia entre internos se incrementan, sumado a que ante comportamientos violentos o que alteren la normal convivencia en el centro, no se puede realizar un correcto aislamiento del problema al no existir un módulo destinado a este fin, y haber sido habilitada una galería en el módulo más poblado de la prisión, con la dificultad que esto conlleva de atender a este tipo de interno inadaptado y violento por parte de los trabajadores, al contar con tan solo 3 funcionarios, la mayoría de los días, y albergar este módulo a internos de vida normal, junto a internos conflictivos.

Los números facilitados por la Secretaría General, siendo ciertos no se corresponden con la realidad. Según datos oficiales del mes de febrero, el número de trabajadores del centro es de 322 funcionarios y 33 laborales. De estas plazas no están cubiertas por distintas circunstancias 57, de las
cuales el 72% son plazas de vigilancia. Esta relación de puestos de trabajo es anterior a que se añadieran al centro nuevas unidades como el Centro de Inserción Social que alberga a más de 120 internos y atiende a más de 80 internos telemáticos más los liberados condicionales de la provincia. También se ha creado el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas que el año pasado cerró más de 6000 expedientes y que no se ha dotado de personal nuevo siendo detraído personal de Fontcalent para atender este gran número de expedientes. Además, en julio se publicó en el BOE la apertura de la unidad dependiente de madres a la que tampoco se le ha dotado de personal.

Solo en el primer semestre de esta año 2019 se han registrado 1074 altas y 1124 bajas, esto supone un alto volumen de trabajo para todas las áreas y profesionales del centro

Para poder cubrir todas las necesidades y los nuevos puestos de trabajo dependientes del centro penitenciario, la dirección del mismo cifra que la relación de puestos de trabajo de funcionarios debe pasar de los 322 actuales a 413, lo que supone un incremento de plantilla de 91 trabajadores, que unidos al déficit actual de 57, elevan este a 148 trabajadores. Las cifras del centro Penitenciario de Fontcalent son muy llamativas. Solo en el primer semestre de esta año 2019 se han registrado 1074 altas y 1124 bajas, esto supone un alto volumen de trabajo para todas las áreas y profesionales del centro, ya que cada ingreso debe ser visto por médico, psicólogo, trabajador social y educador, más las tramitaciones de visitas, peculio, paquetes, seguridad, y gestión con los juzgados, ya que la mayoría de estos ingresos son presos preventivos y muchos su primer ingreso, lo que aumenta tanto la burocracia como la atención que hay que dispensarles. Como ejemplo, en el mismo periodo se han producido 1188 salidas a juicios y 603 salidas a hospital para distintas atenciones.

A su vez, el departamento de comunicaciones ha atendido a mas de 13.000 visitantes en este periodo. Un departamento que en el mejor de los casos está atendido por 4 trabajadores que deben identificar a todos estos visitantes, atenderles, recoger los paquetes que reciben los internos y tramitar las comunicaciones. Un departamento totalmente saturado, ya que la mayoría de estas visitan se concentran en tan solo los fines de semana. Los nuevos ingresos y visitantes generan un volumen de trabajo que contrasta con el de otros centros en los que la mayoría de los internos son penados y llegan con todos estos trámites realizados, pero curiosamente tienen asignado mayor número de funcionarios a estas áreas de los que tiene Fontcalent.

En caso de insuficiencia temporal de alojamiento o por indicación del médico o de los equipos de observación y tratamiento, se podrá recurrir a dependencias colectivas

Desde ACAIP-UGT queremos denunciar que la realidad de la prisión alicantina poco tiene que ver con la situación oficial, ya que esta se cuantificó para un centro que poco tiene que ver con el actual, por lo que es necesario por un lado una actualización de la Relación de Puestos de trabajo y por otro, que se dote al centro del personal necesario para atender los distintos departamentos de forma eficiente y con seguridad para internos y trabajadores. Nos parece alarmante, que la administración admita que incumple La Ley general penitenciaria que en su artículo 19.1 establece:

“Todos los internos se alojarán en celdas individuales. En caso de insuficiencia temporal de alojamiento o por indicación del médico o de los equipos de observación y tratamiento, se podrá recurrir a dependencias colectivas. En estos casos, los internos serán seleccionados adecuadamente”, y que alegue que tener la mayoría de las celdas dobladas es lo habitual y que la prisión no está sobrepoblada, así como que para sacar la ratio de trabajador/interno utilice los números totales de funcionarios sin tener en cuenta que en ese total están todos los profesionales y no solo los de vigilancia, es decir, personal sanitario, de gestión, de tratamiento, de personal, e incluso el personal directivo, ni que el servicio que se presta en prisiones es de 24 horas al día.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.