Ni pies, ni cabeza

Mientras el PSOE ordena dejar en pie toda su maquinaria electoral, pues Sánchez, aunque intentará lograr la investidura en septiembre, se prepara para una eventual convocatoria de elecciones, desde el PP y Ciudadanos le dejan bien claro que no facilitarán dicha investidura con una abstención, tal como le pide el Presidente en funciones, y menos aún desde que el PSN, para desalojar a Navarra Suma, ganadora de las elecciones autonómicas, haya pactado un gobierno navarro de coalición con Podemos, Izquierda Unida y Geroa Bai, con el respaldo activo de la necesaria abstención de Bildu a la investidura de la socialista Chivite. Es más, desde el PP, irónicamente, emplazan a Sánchez a que sea el PSOE quien se abstenga ante una hipotética investidura de Casado con el hipotético respaldo de Rivera que sumaría 125 escaños, más incluso de los que tiene el PSOE, para conformar un gobierno de coalición de centro-derecha y evitar, como argumenta Sánchez al pedirles a ellos que se abstengan, la convocatoria de nuevas elecciones. Es la ingeniosa respuesta del popular García Egea a las presiones desde Moncloa, pues, rotas las negociaciones para un gobierno de coalición PSOE-UPodemos de centro-izquierda, cabría matemáticamente la alternativa de otro gobierno de coalición PP-Ciudadanos de centro-derecha con la abstención del PSOE como fórmula para no ir de nuevo a elecciones. Pero obviamente Moncloa zanja este debate sobre una posible coalición alternativa de 125 escaños, frente a su no coalición y soledad socialista de 123, con el argumento de que «un Gobierno sin el PSOE no tiene ni pies ni cabeza», apelando a su condición de partido más votado y ganador en las elecciones. Al margen de la irónica propuesta alternativa de Casado, dirigida a desenmascarar los argumentos de Sánchez avalando la necesidad de que PP y Cs se abstengan para que él sea investido y no incurrir en la grave irresponsabilidad de repetir comicios o tener que depender de los secesionistas, lo que realmente no tiene ni pies ni cabeza es el conjunto de incoherencias y demagogias que, unos u otros, utilizan de cara a la ciudadanía, como si fuéramos idiotas, para hacer parecer sus respectivas posturas como las más sensatas, cuando la insensatez está instalada en el seno de sus respectivas organizaciones y defendida por la inmensa mayoría de una militancia ciega y fiel a sus amados líderes a quienes ni se atreven a plantear seriamente sus manifiestos errores y contradicciones, generando un desencanto social generalizado hacia la política y los políticos, al extremo de que, según el CIS, la preocupación de los españoles por la política marca un nuevo máximo histórico colocándose como segundo problema para los ciudadanos, sólo por detrás de la principal preocupación que sigue siendo el desempleo. Y es que cada partido es libre de pactar o no con quien le venga en gana para luego asumir las responsabilidades derivadas de su conducta, pero no tiene ni pies ni cabeza que se apele, para pactar o no, a la lista más votada cuando se acaba de bloquear la lista más votada, en Navarra por ejemplo; que se recurra a la inconveniencia de aislar a radicales y secesionistas cuando se pacta con ellos, en Cataluña o Euskadi; que se vete al líder de UPodemos o a nacionalistas para gobiernos de coalición cuando se conforman gobiernos de coalición con ellos, en la Comunidad Valenciana o en Baleares por ejemplo; que se hable de «gobiernos progresistas» de izquierdas avalados por partidos de derechas como PNV o JxCat, socios o enemigos cuando interesan; que se pongan mociones de censura para frenar la corrupción por parte de partidos con graves problemas de corrupción en sus propias filas y apoyadas por formaciones condenadas por corrupción, como los ex convergentes, por ejemplo;…. y así sucesivamente toda una lista interminable de conductas que obviamente no tienen ni pies ni cabeza, y que atentan gravemente contra la credibilidad en la política y en los políticos que la protagonizan.

Tezanos agita el previsible 10-N y en su último sondeo del CIS otorga al PSOE el 41% en intención de voto, casi la mayoría absoluta

Entretanto, Iglesias insiste en la coalición pese a la presión interna por la vía portuguesa, mientras Cristina Narbona, Presidenta del PSOE, sostiene que la prioridad es evitar unas nuevas elecciones y diputados socialistas creen que Carmen Calvo boicoteó el pacto para no ceder Igualdad a Montero; además el sector duro de ERC quiso desautorizar a Rufián (ahora es el moderado y el más sensato de la película) para votar «no» a Sánchez en la investidura fallida. La realidad es que el horizonte electoral enturbia el calendario del fallo del procés, cuando el 16 de octubre se cumplen dos años de la prisión preventiva de los líderes independentistas y la decisión del Supremo, prevista para la tercera semana de septiembre, podría ahora coincidir con la disolución de las Cortes el día 23 y con un Gobierno en funciones. Por otro lado, conociendo el panorama, Tezanos agita el previsible 10-N y en su último sondeo del CIS otorga al PSOE el 41% en intención de voto, casi la mayoría absoluta, ya que es el único partido que sube sustancialmente, el resto de ellos baja y paga el pato Ciudadanos que bajaría hasta el 12´3% y se ve relegado por la mínima al cuarto lugar que tenía UPodemos; las reacciones no se han hecho esperar, destacando las de Echenique que ironiza al respecto manifestando que «según el CIS del PSOE, Sánchez no necesita negociar con nadie porque, si decide obligar a los españoles que vuelvan a votar, sacaría un 127% de los votos y sería elegido Rey de España, Presidente de la Comisión Europea, Papa de Roma y Emperador del Universo». Hasta que llegue semejante éxito de Sánchez, se da la circunstancia de que cuatro mujeres ocuparán por primera vez las principales portavocías del Congreso, pues la popular Álvarez de Toledo, acompañará en tales cometidos a la socialista Lastra, a Arrimadas de Ciudadanos y a Irene Montero de UP.

Y es que, sin llegar a las pretensiones de Sánchez que vaticina Echenique, una vez depurados los críticos en las direcciones del PSOE y de Podemos (aunque en este caso al ser un conglomerado de partidos Iglesias tenga que jugar al equilibrismo), le toca a Rivera y Casado hacer lo propio en sus respectivas formaciones. En efecto, Rivera amplía la cúpula de Ciudadanos para disputar al PP la alternativa a Sánchez y se blinda con una dirección «leal», cambiando su Ejecutiva con 22 incorporaciones, «gente leal al proyecto de Ciudadanos», entre ellas dos ex presidentes autonómicos del PP, y con el cese de dos miembros del sector crítico, que pidieron reconsiderar el «no» a Sánchez, conformando así un Comité Ejecutivo a medida. Y en efecto, Casado rediseña la cúpula del PP a su medida y sin cuotas de poder, conformando una nueva Ejecutiva de su absoluta confianza y sin corrientes, en la que Álvarez de Toledo, tras vencer las reticencias de algunos barones, será la portavoz del Congreso y Maroto lo será del Senado, por lo que deja la Secretaría de Organización, mientras el PSOE pedirá al municipio de Sotosalbos revocar el sospechoso empadronamiento que le hizo senador; el líder popular elige así un equipo a su medida, apostando por la moderación, para plantar cara a Sánchez y para hacer frente a los nacionalismos, incorporando al mismo, además de a Álvarez de Toledo, a Beltrán y Montesinos, con la pretensión de «refundir el centroderecha» y hacer guiños a Ciudadanos, rompiendo con la etapa de Rajoy y rodeándose de leales en la nueva dirección del partido, en la que la presidenta del partido en Navarra, Ana Beltrán, será la número tres.

Bildu manifiesta que hay que dar «sentido de normalidad» a los homenajes a los etarras y defiende cínicamente que el recibimiento al secuestrador de Ortega Lara fue una reunión de «familiares y amigos»

Por su parte, a pesar del acuerdo del PSN con Bildu para que se abstenga en Navarra, el Gobierno de Sánchez decide llevar al Fiscal los homenajes a dos etarras este fin de semana, uno fue condenado por atentados mortales y el otro por el secuestro cruel de Ortega Lara. Es intolerable que se haga una fiesta en Oñate por Xabier Ugarte, el carcelero de Ortega Lara, en libertad tras cumplir su condena, siendo recibido en su pueblo, gobernado por Bildu, como un héroe y con una fiesta, mientras los aliados del PSOE en Navarra jaleaban al etarra tras salir de prisión, y Otegi avisaba de que con su abstención «van a decidir todo» en el futuro Gobierno de Chivite, en tanto que el 89% de las bases de los socialistas navarros, el PSN, con bastante desmemoria histórica, apoyaba el pacto que incluye a los nacionalistas y abertzales. ¿Se imaginan cualquier pueblo civilizado jaleando públicamente en sus calles la llegada tras salir de prisión de un yihadista por haber cometido atentados como por ejemplo el de Barcelona? Sería inimaginable, pues dicha conducta en una sociedad civilizada, libre y democrática no tiene ni pies ni cabeza. Y su permisividad, tampoco. Aquí en España, sí. Y mientras Bildu, con un descaro hipócrita, manifiesta que hay que dar «sentido de normalidad» a los homenajes a los etarras y defiende cínicamente que el recibimiento al secuestrador de Ortega Lara fue una reunión de «familiares y amigos», cuando se paseaba por todo el pueblo jaleado por buena parte de sus vecinos, el Presidente de UPN, Javier Esparza, manifiesta que «Sánchez ha pasado la línea de la dignidad al pactar con esta gente» y concluye «somos el muro de contención del independentismo vasco en Navarra; no vamos a ceder». Ya ven, hay muchas, pero muchas cosas, que no tienen ni pies ni cabeza….pero ahí están.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la muerte de cuatro jóvenes en un accidente en el que el conductor consumió alcohol y drogas pone en cuestión el modelo de ocio nocturno ya que el 53% de los fallecimientos tienen lugar entre las seis y las nueve de la mañana; que la Comunidad de Madrid dejó sin control 345 tarjetas de crédito;  que un equipo científico español inyecta células humanas en embriones de monos en China; que son detenidos cuatro individuos en El Escorial por drogar a seis menores y abusar de ellos; que la Justicia busca pruebas en TV3 de la financiación de Convergencia con el famoso 3%; que una serie de accidentes y denuncias revelan las carencias para tratar la salud mental en Andalucía, con las unidades psiquiátricas en grave precariedad; que se produce un «tamayazo» del PSOE en un pueblo de Castellón, pues el alcalde socialista de Vilavella logra el poder gracias a la «espantada» del portavoz del PP; que el Consejo Político desbloquea por unanimidad el mayor proyecto urbanístico de Europa, al dar luz verde a la Operación Chamartín, con lo que después de 26 años el Ayuntamiento de Madrid aprueba el Plan que, con una inversión de 7.000 millones en las dos próximas décadas creará más de 200.000 empleos; que Marlaska airea secretos oficiales del uso de fondos contra el 1-O y aprovecha la «operación kitchen» para desclasificar pagos a mossos confidentes, revelando gratificaciones hechas por el gobierno del PP para acceder a información sobre los planes de los secesionistas, aflorando pagos de 40.000 euros en dispositivos de contra-vigilancia a los mossos que espiaron a Jorge Fernández y enviando los datos al juzgado entremezclados con otros documentos sobre el espionaje a Luis Bárcenas; y que el juez imputa al BBVA por cohecho y corrupción en el «caso Villarejo» y la Audiencia rechaza la petición del banco de presentarse en la causa como perjudicado, aumentando la imputación la presión sobre el BBVA, la primera empresa privada investigada en España por el incumplimiento de su propio código de conducta por parte de sus directivos, pues el juez cree que el banco contrató a Villarejo en «beneficio» de su ex cúpula y Francisco González alega que se enteró al leer la prensa de ese vínculo de 14 años con el comisario, mientras el banco fulmina al responsable del cumplimiento del código ético.

La libra cae en picado por el temor en los mercados a la materialización irreparable de un Brexit a la brava

Y del exterior, destacar que Irán negocia salvar el pacto nuclear al margen de EEUU; que Pekín exige restaurar de inmediato el orden en Hong Kong considerando en riesgo la estabilidad en China; que Francia mantiene a Calviño en su lista de candidatos a dirigir el FMI; que la violencia y el desamparo castigan al colectivo LGTBI ruso; y que la UE afrontará un posible Brexit salvaje en plena transición interna ya que una más que probable salida de Reino Unido sin acuerdo y el relevo en la Comisión coincidirán en la fecha clave del 31 de octubre, mientras, de entrada, se genera pánico en las Bolsas, que se desploman, incluida la Española que sufre la mayor caída del año por el temor a que se materialice el desafío de Boris Johnson, mientras la libra cae en picado por el temor en los mercados a la materialización irreparable de un Brexit a la brava, y, mientras tanto, el Euribor está en mínimos ya que los estímulos del BCE hunden el interés de las hipotecas.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.