Explorar otros caminos

Poco antes de consolidarse el fiasco de la investidura de Sánchez anunciaba Moncloa que daba por rotas las negociaciones, alegando que la propuesta de Podemos suponía crear dos Gobiernos, mientras el PSOE aseguraba que había ofrecido una vicepresidencia para Irene Montero y carteras en Sanidad, Vivienda e Igualdad, pero Podemos centraba su atención en el Ministerio de Trabajo. En efecto, tanto Sánchez como Iglesias, afanados en ganar la batalla del relato ante sus militantes y votantes, dinamitaban todos los puentes de la investidura y se acusaban mutuamente de forzar elecciones si no se vuelve a negociar antes del 23 de septiembre, por lo que, en tales condiciones, se esperaba una difícil investidura y, por supuesto, un gobierno imposible, aunque el PSOE se aferraba a un acuerdo «in extremis» en medio de filtraciones sobre las exigencias de Iglesias convencido de que Podemos debía «entrar en razón y rectificar».  Entretanto se publicaba que, según NCReport, el 62% de los votantes del PSOE no quería un gobierno de coalición y el 66´7% rechazaba que Irene Montero asumiera una vicepresidencia. Y al final ni investidura, ni gobierno de coalición, ni dos gobiernos en uno….sino el desgobierno. Sánchez, por segunda vez en su trayectoria y haciendo gala de su temerario comportamiento político, era desechado por el Congreso de los Diputados para ser investido Presidente al recibir 155 votos en contra, 124 a favor y 67 abstenciones, abriéndose así la cuenta atrás para unas posibles elecciones el diez de noviembre, mientras, tras su escandaloso fracaso, anunciaba nuevas negociaciones y pedía a PP, Cs y Podemos «explorar otros caminos» para «desbloquear la situación»…..en definitiva, que el resto de partidos se encargue de enderezar los entuertos que él mismo ha provocado a lo largo de su corto y pintoresco liderazgo político, conseguido de forma rocambolesca contra los órganos directivos del PSOE a base de atizar su famoso «no es no» a la investidura de Rajoy, contra quien, finalmente investido con la colaboración de buena parte del PSOE (frente a la que Sánchez arremetía para hacerse con el liderazgo socialista) planteaba una exitosa moción de censura (no constructiva y, por tanto, contraria a lo que plantea la Constitución), con el apoyo de populistas, secesionistas de izquierdas y derechas, nacionalistas y abertzales, que le aupaban a la Presidencia del Gobierno sin haber ganado jamás unas elecciones, sino todo lo contrario (con los peores resultados electorales de toda la historia del PSOE), hasta que, incapaz de aprobar unos Presupuestos (todavía están vigentes los que aprobó Rajoy) al ser rechazados por sus propios socios se vio obligado a convocar elecciones y desembocar en este segundo fiasco de investidura que jamás debiera haberse dado. Un curriculum político desolador e insólito que aboca a España a tremendas incertidumbres políticas, que es lo más relevante, pues lo menos relevante es determinar ahora si la culpa es de Sánchez o de Iglesias, del PSOE o de IUPodemos, elegido por él como socio preferente, de su mutua intransigencia negociadora, de su mutua ambición de poder o de su mutua incapacidad táctica para alcanzar acuerdos; lo trágico y preocupante es que, una vez más, la izquierda condena a España al desgobierno a causa de su falta de entendimiento, confundiendo sus líderes políticos el Hemiciclo parlamentario con una tribuna de un mitin cualquiera susceptible de soportar todo tipo de demagogias, acusaciones y despropósitos para alentar a sus seguidores en vez de apostar por la suficiente altura de miras de conformar un programa gubernamental, creíble y realizable, que mejore la vida de todos los ciudadanos en vez de plantearles de nuevo nuevas elecciones hasta que uno de ellos caiga derrotado estrepitosamente y el otro se lucre de tan grotesca victoria.

El Rey prevé dar tiempo a los partidos y tras recibir en Moncloa a Meritxel Batet para confirmarle oficialmente lo acaecido en el Congreso respecto a la investidura, decide no abrir otra inútil ronda de contactos, ni proponer A otro candidato a Presidente hasta que las formaciones políticas «lleven a cabo las actuaciones que consideren convenientes» y propongan una candidatura seria

Sí, pues, al nuevo planteamiento del PSOE de «explorar nuevos caminos» aunque me temo que entre ellos no figura la sustitución de los liderazgos claramente incompetentes, que debieran dar un paso al lado para posibilitar una regeneración política seria y asumible por toda la ciudadanía, que así debiera exigirlo en las urnas allá donde se den estas nefastas circunstancias ya sea en el ámbito de la izquierda o de la derecha. Y me lo temo ya que mientras el PSOE sostiene que apurará los plazos con el argumento de que «no llamaremos a Podemos ni hoy ni mañana, hace falta un tiempo de enfriamiento» (como si no hubiera habido tiempo de razonar y enfriar los ánimos desde hace tres meses en que se celebraron las elecciones), Sánchez, tras la fallida investidura, se lanza a desgastar al vetado Iglesias con el argumento de que «ya se está arrepintiendo», mientras éste trata de retener su liderazgo interno, cuestionado por algunos como Alberto Garzón, de IU, que piden a Iglesias que contemple apoyar a Sánchez sólo con un gobierno programático al dar el Gobierno por cerrada la vía de un gobierno de coalición con Podemos. Por su parte el Rey, con muy buen criterio, prevé dar tiempo a los partidos, que ya activan su modo campaña ante un posible 10-N, y tras recibir en Moncloa a Meritxel Batet para confirmarle oficialmente lo acaecido en el Congreso respecto a la investidura, decide no abrir otra inútil ronda de contactos, ni proponer otro candidato a Presidente hasta que las formaciones políticas «lleven a cabo las actuaciones que consideren convenientes» y propongan una candidatura seria que tenga asegurada la investidura. Entretanto, mientras Calvo entierra la coalición con Podemos y pone toda la presión en el PP y Ciudadanos, Casado y Rivera descartan una abstención, no sin algunos problemas a nivel interno respectivamente; Casado blindará el «no» al PSOE en la Junta Directiva Nacional, pues Feijóo aseguró que el partido estudiaría una oferta «sincera» de los socialistas; y Rivera, que dejó ya en campaña electoral bien claro su «no» a Sánchez, sufre una permanente fuga de militantes destacados, el último el economista De la Torre que deja Cs con una carta al líder diciéndole «te has quedado en un extremo», en tanto que el ex dirigente del partido naranja, Toni Roldán, manifiesta que «Rivera se equivoca, no sé cuál es su proyecto de país».

Así están las cosas de cara a un posible 10-N, mientras se espera un septiembre negro con la sentencia del «procés» que presumiblemente cerraría el apoyo de ERC a una investidura de Sánchez por más que hoy el pintoresco Rufián esté jugando a que el líder socialista sea investido. Entretanto se van publicando pistas del proceso de la negociación fallida para la investidura y de cómo La Moncloa trató de «acabar» con Pablo Iglesias, pues, mientras Lastra anunciaba «Maritxel dice que Podemos pide receso», Sánchez respondía «no, no», en medio de contactos, llamadas y reuniones de dirigentes del PSOE y Podemos, enemigos íntimos donde los haya, que desembocaron inevitablemente en un gigantesco fracaso. Y mientras Echenique, el «negociador» podemita (con permiso del mediador Rufián), ratifica que desde la fallida investidura «Sánchez e Iglesias no han vuelto a hablar» y cuenta que Calvo les puso excusas «de todos los colores», en el pueblo de Irene Montero dicen «queremos mucho a la niña, pero no está para vicepresidenta». Es obvio, Sánchez, como cualquier otro líder político, es libre para elegir socios gubernamentales y, una vez elegidos, apechugar con las consecuencias derivadas….pero no es presentable que, una vez elegidos, acertada o equivocadamente, arremeta contra ellos, los descalifique y además pretenda culpar de los fracasos a los demás.

Entretanto, la Cámara de Comercio de Barcelona excluye el castellano o español de sus comunicaciones (insólito en cualquier país del mundo que su lengua oficial mayoritaria sea excluida y atacada por organismos públicos), mientras, según el CIS catalán, el apoyo a la independencia cae al nivel más bajo desde antes del 1-O, pues el 48´3% es contrario a la secesión y el 44% es favorable.  Y mientras la socialista Armengol enchufa como asesor al hijo del Presidente del Parlament Balear, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sube el sueldo 900 euros más al mes alegando la «gran carga de trabajo», en tanto que el PSOE se encomienda a Bildu para gobernar Navarra, pues la socialista Chivite llega a un acuerdo (aquí sí) con Podemos, Izquierda Unida y Geroa Bai, a la que cederá toda la política del euskera, aunque para la investidura necesitará la abstención de los «abertzales». De nuevo Sánchez, o sus caciques territoriales, una vez más han elegido compañeros de viaje, en este caso, para desbancar al partido más votado (en este caso la coalición Navarra Suma entre UPN, PP, Cs), prefiriendo el PSN aliarse con Geroa Bai y Podemos, con la colaboración imprescindible de Bildu que, a cambio de abstenerse para hacer presidenta a Chivite, logra convertirse en «interlocutor prioritario», revelando su pacto con el PSOE al comunicar por carta a sus militantes que hay «compromisos de relación constante» con el futuro Ejecutivo navarro, mientras las lógicas críticas de semejante estrategia obligan al PSN a negar cualquier acuerdo con los custodios de ETA y responsabilizar a sus socios de los contactos con los abertzales para formar gobierno. Y de nuevo Sánchez tiene la osadía de pedir la abstención a PP y Ciudadanos para ser investido con el argumento de facilitar que la lista más votada pueda gobernar, intentando culparles de que, en caso contrario, el Gobierno tendría que recurrir al apoyo de los secesionistas, o a la repetición de elecciones, mientras Lorena Roldán, líder de Ciudadanos en Cataluña, manifiesta que «PSOE y Sánchez han abandonado el espíritu constitucional». Por su parte, PP, Ciudadanos y Vox votan finalmente la investidura del candidato popular en Murcia, aunque por ahora siguen sin acuerdo en Madrid, donde Vox exige recortes en las leyes LGTBI para pactar.

La Comisión propone crear una Agencia Europea Antiblanqueo, calculando Bruselas que la actividad ilícita mueve 200.000 millones de euros; que Marsha Berger, matemática de la NASA, dice que «el calentamiento es un problema más inmediato que la caída de un asteroide»

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que la suspensión de Madrid Central desató la denuncia cintra España; que investigan si Villarejo sobornó al ex jefe de seguridad del BBVA; que el frustrado fichaje del Santander admite que grababa a Ana Botín, alegando Marcel Orcel que lo hizo en «legítima defensa» y la entidad lo descalifica; que cae en Barajas el guardia del canal Discovery Max por ayudar a pasar 200 kilos de cocaína; que España encabeza la lucha mundial para eliminar la hepatitis C; que la tasa de paro baja al 13% pero el mercado laboral empieza a enfriarse; que Competencia impulsa una bajada del 15% en el gas y del 3% en la luz; que Borja, quien no irá a prisión tras salir en defensa de una mujer, darle dos puñetazos a su agresor y éste fallecer, manifiesta con toda razón «yo no soy un héroe, pero mucho menos un criminal»; y que un hombre con dos condenas por violencia machista mata a su hijo de once años en Murcia y luego se suicida, había acosado a su ex esposa y quebrantado la orden de alejamiento, pero David, «el cartagenero» consumó su venganza asesinando a puñaladas a su propio hijo durante una visita porque no aceptaba la separación de su madre, aunque la Guardia Civil había alertado del riesgo para el niño de que su padre pudiera quedarse con él….¡fue mucho peor aún!.

En cuanto al exterior se refiere cabe destacar que la Comisión propone crear una Agencia Europea Antiblanqueo, calculando Bruselas que la actividad ilícita mueve 200.000 millones de euros; que Marsha Berger, matemática de la NASA, dice que «el calentamiento es un problema más inmediato que la caída de un asteroide»; que el peor naufragio del año en Libia deja al menos 150 inmigrantes fallecidos; que una ola de calor de enorme intensidad golpea Europa, incluida España, por la que Alemania y Bélgica superan sus máximos históricos y París llega a alcanzar los 42º de temperatura; que EEUU sanciona a los hijastros de Maduro por lucrarse con ayudas para alimentos; que el colombiano Egan Bernal con 22 años de edad gana el Tour de Francia, convirtiéndose en el primer ciclista de su país que lo consigue; y que Boris Johnson, designado ya Premier británico, pone rumbo al Brexit duro «cueste lo que cueste» y anuncia «dejaremos la UE el 31 de octubre sin peros que valgan», mientras Bruselas rechaza su órdago y él acelera sus planes para un «no acuerdo» en su primer gabinete de halcones.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.