“Yesterday”: Todos necesitamos iconos

Nacemos, vivimos y morimos. Pero durante ese periodo de vida existe algo tan fundamental como innecesario, se trata de nuestros ídolos. Nos hacen sonreír, temblar, llorar, o lo que sea. No sé sabe por qué, pero nos hacen la vida más fácil. La última película de Danny Boyle gira en torno a Los Beatles. Ese grupo que revolucionó al mundo entero. El director que emergió con la gran “Trainspotting” vuelve este año con un homenaje precioso hacia uno de los grupos que para él, cien por cien seguro, es fruto de inspiración en su vida y su obra.

Es una obra que gracias a la música de Los Beatles, la historia surrealista y la manera de contarla hace que el público salga feliz de la sala

“Yesterday” parte de la base argumental genial en la que el espectador tiene que imaginar qué sería el mundo si hoy en día no existiese ningún tipo de recuerdo en el mundo entero sobre Los Beatles. La idea es de lo más original, y da gusto ir al cine a ver algo diferente, acostumbrados, por desgracia, a remakes, cine de superhéroes y demás cine sin ningún tipo de pretensión creativa más allá de generar dinero. Danny Boyle se estrena como director de comediqa romántica, con un grandísimo guión de Richard Curtis, que firmó “Cuatro bodas y un funeral”, “Notting Hill” o “Love Actually”. La mezcla de ambos genera una simbiosis perfecta entre forma y fondo. Es una obra que gracias a la música de Los Beatles, la historia surrealista y la manera de contarla hace que el público salga feliz de la sala.

La única moraleja que aporta el film, pese a la construcción comercial que inevitablemente está compuesto, es que el mundo necesita personas que hagan creer al resto que esto que llamamos vida sirve para algo

Los actores principales (Himesh Patel y Lily James), tanto él como ella, están impecables en su papel de ejercer la pareja perfecta imperfecta. Sus personajes son tan comunes como la vida misma. Pese a ser una obra liviana aporta una gran reflexión sobre la actualidad y las redes sociales. Plantea una pregunta muy interesante: ¿Serían los Beatles populares hoy en día con las redes sociales? Y no sólo eso, ¿Es una obra de arte apreciada sin el favor del éxito? La única moraleja que aporta el film, pese a la construcción comercial que inevitablemente está compuesto, es que el mundo necesita personas (Los Beatles) que hagan creer al resto que esto que llamamos vida sirve para algo.

Viva John, Paul, George y Ringo. Porque gracias a ellos existe muchísima gente mucho más feliz simplemente por adorarles.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.