Alicante rinde homenaje a Miguel Ángel Blanco y a las víctimas del terrorismo en el 22 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, asiste junto al resto de la Corporación Municipal al acto en homenaje al edil popular asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco. Rotonda Gran vía con Alonso Cano, Foto; Ayuntamiento de Alicante/Ernesto Caparrós

La Corporación municipal del Ayuntamiento de Alicante, con el alcalde Luis Barcala a la cabeza, han ofrecido un homenaje a la memoria del concejal de Ermua asesinado por ETA hoy hace 22 años, Miguel Ángel Blanco, y a todas las víctimas del terrorismo, a los pies de la escultura levantada en su memoria en el año 2005 situada en la Gran Vía, a la altura del cruce con Alonso Cano. Al acto ha asistido Victoria Eugenia Viadur, viuda de Alberto López Jauregui, asesinado por la banda terrorista hace 27 años en Bilbao, y que desde entonces vive en Alicante donde tiene ahora a toda su familia.

Los ediles y los representantes de víctimas del terrorismo han depositado claveles blancos a los pies del monumento dedicado a la memoria de Miguel Ángel Blanco después de unas palabras en su recuerdo tanto del Alcalde, como de la representante de las víctimas, y han guardado un minuto de silencio. En el acto han participado además todos los portavoces de los grupos políticos municipales, que han llegado acompañados por otros de sus ediles.

El alcalde ha pedido que no se olvide a las víctimas y ha agradecido la presencia de Victoria Eugenia Viadur, viuda de Alberto López Jauregui asesinado por ETA en Bilbao hace 27 años, que vive desde entonces en Alicante

Luis Barcala ha destacado la figura de Miguel Ángel Blanco, que fue asesinado tal día como hoy hace 22 años, después de un secuestro y un asesinato con cuenta atrás que causó una gran conmoción en toda la sociedad española. Este atentado, tal y como ha subrayado tanto el alcalde como Victoria Viadur, «significó un antes y un después en la lucha contra ETA ya que la sociedad entera se puso en la piel de las víctimas del terrorismo».

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, asiste junto al resto de la Corporación Municipal al acto en homenaje al edil popular asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco. Rotonda Gran vía con Alonso Cano, Foto; Ayuntamiento de Alicante/Ernesto Caparrós

Barcala ha señalado que Miguel Ángel Blanco «es un símbolo de tantas víctimas y españoles que murieron por defender la libertad y la convivencia pacífica entre todos». El alcalde ha comentado que tanto ETA como sus herederos -muchos de los cuales hoy ocupan escaños en las instituciones- siguen sin pedir perdón y por eso tenemos que seguir recordando a las víctimas, luchando por defender la libertad y la convivencia, porque sin pedir perdón se le da valor a los verdugos».

Los asistentes han depositado claveles blancos a los pies del monumento y han guardado un minuto de silencio en memoria del concejal de Ermua y de todas las víctimas del terrorismo

Por su parte Victoria Viadur ha evocado la figura del concejal de Ermua asesinado por ETA y ha recordado lo que representó su muerte, «la enorme injusticia que hemos vivido todas las víctimas». «Aquellos días son parte de la memoria colectiva que dio lugar a lo que se llamó el Espíritu de Ermua, nació una nueva conciencia a favor de las víctimas del terrorismo y sentimos entonces que no estábamos solas», ha añadido. «Si algo nos enseñó la muerte es que la libertad hay que cuidarla», ha añadido Viadur para terminar afirmando que «nuestra causa está por encima de los partidos».

SECUESTRO Y ASESINATO DE MIGUEL ÁNGEL BLANCO:

El 1 de julio de 1997, el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara fue liberado por la Guardia Civil, tras pasar 532 días en un zulo de la localidad de Mondragón, siendo detenidos los cuatro terroristas que lo mantenían secuestrado.

El 2 de julio, a las 15:30 horas, cuando Miguel Ángel Blanco bajaba del tren para acudir a su lugar de trabajo, la empresa Eman Consulting, Irantzu Gallastegui, «Nora», abordó al concejal y lo introdujo en un vehículo oscuro que estaba estacionado en la calle Ardanza. A las 18:30 horas, los etarras pidieron el acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco, en un comunicado que fue reproducido en la emisora de radio Egin Irratia, diciendo que si antes de las 16 horas del sábado, día 12, el Gobierno, presidido por José María Aznar, no llevaba a cabo el acercamiento de los presos, ejecutarían a Blanco.

El 12 de julio, los terroristas Francisco Javier García Gaztelu, alias «Txapote», Irantzu Gallastegui Sodupe, «Nora», y José Luis Geresta Mujika, «Oker» o «Ttotto» lo introdujeron en el maletero de un vehículo y lo llevaron a un descampado de la localidad de Lasarte-Oria, en Guipúzcoa. Gaztelu, viendo que sus exigencias no se habían cumplido, le disparó dos veces en la cabeza a las 16:50, mientras Mujika le forzaba a ponerse de rodillas con las manos atadas a la espalda. Blanco no murió en el acto. Dos hombres que caminaban por el campo en Azokaba descubrieron poco después a Blanco aún con vida. Fue trasladado a la Residencia Sanitaria de Nuestra Señora de Aránzazu, pero no se pudo hacer nada por su vida. Miguel Ángel Blanco falleció a las 5:00 horas del 13 de julio de 1997.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.