Vía andaluza o vía navarra

El tradicional bipartidismo, protagonizado por el PSOE y el PP, ha degenerado en un cínico bipartidismo de dos bloques ideológicos, los llamados centro-derecha y centro-izquierda, integrando cada uno de ellos a varios partidos mal avenidos entre ellos mismos, cuyos líderes y cúpulas de poder sólo buscan consolidar su estatus como sea y a costa de lo que sea en vez de pactar proyectos asumibles respectivamente desde una óptica moderada de derechas o izquierdas que, asumidos por los integrantes del bloque en cuestión, sean capaces de resolver los problemas de la ciudadanía en vez de crearle nuevos problemas e incertidumbres. En efecto, tanto en el bloque llamado de centro-derecha o conservador (integrado por PP, Ciudadanos, VOX y algunos nacionalismos moderados de derecha, como UPN o CC), que abarca desde la extrema derecha a los liberales, como en bloque llamado de centro-izquierda o progresista (integrado por PSOE, UPodemos, IU y todo el abanico de nacionalismos radicales de izquierdas como ERC, Compromís, Bildu….o incluso de derechas como PNV o JxCat), que abarca desde la extrema izquierda hasta la socialdemocracia….en ambos bloques los desencuentros entre sus miembros son tan lógicos como comprensibles, dados los evidentes abismos ideológicos reales entre sus respectivos integrantes, al extremo de que los partidos mayoritarios, PP y PSOE, tienen que buscar cínicos malabarismos para intentar hacer creíbles sus respectivos proyectos moderados de gobernabilidad sin que se note el grado de radicalismo de algunos de sus socios de bloque menos presentables desde el punto de vista democrático, y, sabiendo que son imprescindibles para conformar las necesarias mayorías, les ningunean públicamente y les niegan como apestados, cuando privadamente les buscan para el obligado apoyo que de ellos necesitan, ya que son incapaces, en ambos bloques, de descartar públicamente y en serio las opciones más extremistas e impresentables democráticamente hablando para pactar entre ellos proyectos moderados no contaminados por radicalismos que, sin duda, serían ampliamente respaldados por la inmensa mayoría de los ciudadanos. Así las cosas, este pernicioso bipartidismo imperfecto, cínicamente estructurado en dos falsos bloques, con las excepciones de Castilla La Mancha, donde el pacto PSOE-Ciudadanos rompe el bipartidismo bloquista, y de la Comunidad Valenciana, donde, no sin dificultades se asume el pacto del bloque de izquierdas sin reparo alguno a ningún socio, nos ofrece a los votantes dos vías irreales de gobierno: la Vía andaluza de derechas, ninguneando a Vox, y la Vía navarra de izquierdas, ninguneando a Bildu, cuando ambos partidos ninguneados (junto a otros como ERC, JxCat….) son imprescindibles para conformar las mayorías de gobierno en cada bloque. Dos cínicas fórmulas que pretenden sencillamente que parezca lo que no es, para dar una imagen falsa de puritanismo político de los partidos claramente constitucionalistas, empeñados en aparecer como inmaculados, pero incapaces de conformar entre ellos acuerdos de gobernabilidad aislando a los totalitarismos, cuando en realidad dejan la estabilidad gubernamental en manos de quienes dicen repudiar por estar en las antípodas ideológicas en términos democráticos, por lo que éstos, obviamente, pretenden hacer valer, ante sus votantes y ante la opinión pública en general, el papel que desempeñan en tan repudiable juego y exigen su cuota de poder y su reconocimiento público por formar parte del cínico planteamiento que hacen los constitucionalistas para conseguir gobernar las instituciones del Estado….un diabólico proceder que, en definitiva, retrasa innecesariamente la conformación de gobiernos autonómicos y el de España, extendiendo por doquier el descrédito y la desconfianza en la política y deteriorando la democracia de forma alarmante.

Este sondeo de Tezanos, lo cierto es que Sánchez presiona a Podemos con este CIS servido en bandeja para que le apoye en la investidura y a su vez renuncie al gobierno de coalición que le solicita Iglesias, aunque ahora le ofrece al líder podemita que nombre ministros de su agrado pero, eso sí, independientes y no militantes de Podemos

No en vano, según el CIS, el malestar con los políticos alcanza su máximo desde 1985, elevándose la preocupación ciudadana con los representantes públicos (tantos y tan bien pagados) tras las elecciones, mientras ellos siguen protagonizando espectáculos bochornosos poniendo en evidencia su incapacidad e ineficacia manifiestas. Un CIS, por cierto, que, a tres semanas de la investidura de Sánchez, da el 39´5% de votos al PSOE, con lo que no dependería ya de Podemos, y que coloca como segundo a Ciudadanos con un 15% (imaginen lo que sacarían los demás), ya que todos los partidos, menos los socialistas, bajarían si se repitieran elecciones y PP y Vox se desplomarían; un CIS de Tezanos que no valora que el 92% de los encuestados dice que votaría lo mismo que el 28-A y que el dato de recuerdo de voto del PSOE es irreal; un CIS que sitúa la abstención en un 9´7% pese a que el 28-A fue de un 28´2% y la participación más alta se registró en 1982 con un 79´97%, con lo que con una participación del 90´3% el entusiasmo ciudadano con Sánchez rebasaría al del famoso «por el cambio» de Felipe González. Creíble o no este sondeo de Tezanos, lo cierto es que Sánchez presiona a Podemos con este CIS servido en bandeja para que le apoye en la investidura y a su vez renuncie al gobierno de coalición que le solicita Iglesias, aunque ahora le ofrece al líder podemita que nombre ministros de su agrado pero, eso sí, independientes y no militantes de Podemos, solicitando además la abstención de PP y Ciudadanos para que su gobierno no dependa de secesionistas, aunque, por si acaso, cree que pedir la abstención a ERC no es depender del separatismo; por su parte la derecha vasca más tradicional, el PNV, apoyaría un pacto de izquierdas progresista de PSOE-Podemos en función del programa que presenten. ¿Alguien entiende algo? Entretanto, la UE avisa al Gobierno en funciones de Sánchez de que agota su periodo de gracia, y el Eurogrupo evaluará mañana la situación económica del país en medio de esta incertidumbre política, pues no en vano el bloqueo político cuesta ya a España unos trece millones, en tanto que España sigue en vilo de nuevo, ya que desde que se disolvieron las Cortes en marzo sólo se ha celebrado el pleno de constitución, mientras sigue el chorreón de sueldos de diputados, indemnizaciones y otros gastos para tan mínimo trabajo y la parálisis del país o unas nuevas elecciones no salen gratis.

No obstante, Sánchez no tiene problema alguno en consolidar definitivamente la Vía navarra pactando con Podemos (que tanto le repugna a nivel nacional) y con los nacionalistas; en definitiva, un pacto programático con Geroa Bai, Podemos e IU para lograr la investidura de la socialista Chivite, que se quedó a ocho escaños de Navarra Suma (coalición de UPN, PP y Ciudadanos), con la colaboradora abstención de Bildu; una clara elección en Navarra por los nacionalistas vascos, los populistas y los abertzales con un programa que, obviamente, impone más euskera o lengua vasca en Navarra, ataques a la educación pública concertada y guiños a los presos de ETA. Y mientras Bildu, aunque sólo sea por postureo, les avisa que su abstención será «imprescindible» para aplicarlo, Sánchez no tiene reparo alguno en suscribir un documento pactado con Uxue Barcos, impulsora de la anexión de Navarra al País Vasco, y con Podemos, que serviría como ensayo de su propia investidura con vascos y catalanes a nivel nacional. Por su parte Enrique Maya, alcalde de Pamplona, manifiesta que «es indignante que el PSN nos trate igual a Bildu que a Navarra Suma» (la coalición que le presentó como candidato), mientras los «socios» de la Vía navarra llaman a reventar el chupinazo de San Fermín, pues Bildu, determinante en la investidura de la socialista Chivite y en el futuro gobierno de Navarra, organiza una marcha coincidente con el chupinazo, con los abertzales pretendiendo desplegar una ikurriña (la bandera vasca, que no navarra) en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona y desafiar así a su nuevo alcalde no secesionista. Paradójicamente, mientras los vascos aplauden al buque-escuela de la Armada Española (las entradas agotadas y mucho público en la llegada al País Vasco del Juan Sebastián Elcano al salir de Guecho con destino a Guetaría en el V aniversario de la primera vuelta al mundo) los dirigentes de Bildu y Geroa Bai, socios del PSN, intentan de manera violenta imponer la ikurriña en San Fermín (una concejal de Navarra Suma acusa a un edil proetarra de lanzar patadas  e intentar morderle por oponerse a la bandera vasca), aunque la ikurriña por fin no ondea en el Ayuntamiento de Pamplona en los Sanfermines por primera vez en 42 años, pero ETA preside en las fiestas pamplonicas el brindis por sus presos con el citado boicot en el chupinazo por más que la policía impida que los socios de Sánchez cuelguen una ikurriña en el Ayuntamiento.

En el llamado bloque de la derecha pretenden, sin éxito, reeditar la Vía andaluza en Murcia y Madrid, ya que Vox, generoso en Andalucía con PP y Ciudadanos, enfanga los pactos y pide a Ciudadanos «que deje de lamer el culo a Macron» y llama «sinvergüenza» a Rivera en vísperas de la votación en Murcia

Por su parte, en el llamado bloque de la derecha pretenden, sin éxito, reeditar la Vía andaluza en Murcia y Madrid, ya que Vox, generoso en Andalucía con PP y Ciudadanos, enfanga los pactos y pide a Ciudadanos «que deje de lamer el culo a Macron» y llama «sinvergüenza» a Rivera en vísperas de la votación en Murcia, llevando su pulso hasta el final al impedir la investidura del candidato popular, y aumentando así la presión en la Comunidad de Madrid, donde sigue sin firmarse un acuerdo. En efecto, el choque Vox-Ciudadanos impide de momento que la derecha gobierne en Murcia al votar los de Abascal en contra de la investidura del «popular» López Miras, aunque dando a entender que lo apoyaría en breve, mientras exige negociar lo mismo que reclama para apoyar a Díaz Ayuso en Madrid, es decir, un «programa único» suscrito por los tres partidos PP, Cs y Vox. Así, aunque Ciudadanos en Murcia aceptó por primera vez sentarse durante cinco horas con Vox, al final no hubo acuerdo y el ala dura de Vox bloqueó el acuerdo murciano pese a que Abascal pactó con el PP abstenerse, pues Espinosa de los Monteros encabezó desde Madrid el boicot a la investidura pactada, por más que García Egea telefoneara al Secretario General de Vox para desbloquear la negociación ya que se había acordado un documento «a tres» que leería el líder regional antes de votar a favor. Abascal había confirmado la abstención en Murcia diez minutos antes del pleno, tal como aseguran PP y Ciudadanos, en medio de reuniones cruzadas Casado-Abascal y Villegas-Espinosa de los Monteros. Abascal, el día de las negociaciones entre Vox, PP y Cs para las investiduras, había dicho claramente «Iván, cógele el teléfono a Teodoro, que tiene una oferta», cuando los líderes de Vox y PP intentaban salvar las conversaciones, mientras crecía el recelo entre los negociadores directos….Pero, nada de nada. Ahora Vox advierte de que lo sucedido en Murcia volverá a ocurrir en Madrid, mientras Aguado, portavoz de Cs en la Comunidad Madrileña, sostiene que «no negociar con Vox es inamovible», asegurando que no hay problema en que los de Abascal «firmen nuestro pacto con el PP», partido que pedirá un gesto verbal de Ciudadanos a Vox para salvar » in extremis» los acuerdos de gobernabilidad, intentando evitar que la exigencia de un documento firmado por los tres bloquee Madrid y Murcia definitivamente, y proponiendo que baste con un compromiso público de respetar los acuerdos alcanzados con Abascal y evitar así nuevas elecciones.

Ya ven, no le falta razón a Manuela Carmena, ex alcaldesa de Madrid, cuando dice que «la sociedad española es mucho mejor que los políticos» (supongo que ella se incluye entre estos) y no extraña que la apelación al odio y al desencuentro provoque escraches intolerables como el sufrido por los representantes de Ciudadanos durante la manifestación del Orgullo en Madrid, cuando activistas del colectivo LGTBI trataron de impedir el paso de la pancarta de Ciudadanos, a cuyos miembros increparon al grito de «con Vox no se pacta» y a los que llegaron a arrojar agua, al extremo de que, finalmente, tuvieron que ser escoltados por la policía en medio de una gran tensión. El apoderamiento del movimiento LGTBI por parte del bloque izquierdista es evidente y, ya ven, los homosexuales que ideológicamente militen en partidos del bloque de la derecha que se hagan heterosexuales, que se pasen a partidos de la izquierda o sencillamente que vivan clandestinos como si no existieran…..las mismas estrategias del franquismo. No obstante, Arrimadas, ante el indecente acoso sufrido en persona, asegura que «no hay ni una sola fiesta por la libertad» a la que su partido, Ciudadanos, vaya a dejar de ir pese a que algunos quieran verlos «fuera» como ha sucedido en Madrid. La intolerancia de algunos activistas del movimiento LGTBI, no denunciada taxativamente por dicho movimiento, es el peor de los ejemplos para quienes, supuestamente de forma transversal, defienden la libertad y la no discriminación de nadie… lo que pone en evidencia el posicionamiento político-ideológico del mismo como grupo de poder dentro del sistema, un lobby más de los muchos que existen.

Entretanto en el repudiable mundo de las corrupciones, cabe citar que la juez detiene al Jefe de la UCO en Algeciras e investiga si cobró de los narcos; que Villarejo contó con quince vehículos para espiar a Sacyr por orden del BBVA, acreditando la investigación el uso de estos vehículos y cinco motos para vigilar al «grupo hostil»; y que abogados de ex cargos del PSOE andaluz respaldan a la juez que frena sistemáticamente el caso de los ERE, mientras la Fiscalía Anticorrupción denuncia a la juez del caso, Núñez Bolaños, sustituta de la jueza Alaya, pidiendo la intervención del CGPJ por una «falta grave o muy grave» al desatender y retrasar injustificadamente el mayor caso de corrupción del PSOE andaluz, perjudicando la causa por «desatención y retraso injustificado en su tramitación».

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el TS aprecia diez violaciones a la víctima de «La Manada», pues en 98 segundos de grabaciones se constata que «llegaron a agredirla sexualmente hasta en diez ocasiones en un minuto» y que «obraron con pleno conocimiento»; que el TC anula el cálculo de las pensiones de los empleados por horas, considerándolo el sistema discriminatorio y perjudicial más para las mujeres que son la mayoría en desempeñar empleos a tiempo parcial; que la lucha policial contra el «top manta» cayó en Madrid un 21% con Carmena; que el cese obligado del general Sanz, al expirar su mandato sin que haya sustituto, deja al CNI en la interinidad; que el 30% de los universitarios sigue en el paro a los cuatro años de graduarse, mientras uno de cada tres tiene un empleo de baja cualificación; que muere a los 90 años de edad Arturo Fernández, el eterno galán español; que un juez reactiva el Madrid Central para evitar que se dispare la contaminación, sosteniendo la medida cautelar que la moratoria a las multas, dictada por Almeida, permite la entrada «sin control alguno» a los vehículos; que el Constitucional desbarata la estrategia de PP y Cs en Cataluña, sentenciando que la aplicación del 155, que defiende la derecha, es un «remedio excepcional y subsidiario» que debe aprobarse con un «límite temporal» frente a quienes defienden un 155 mucho más duro; y que España se quejará ante Londres por interceptar un petrolero con destino a Siria cerca de Gibraltar en aguas españolas, tal como había pedido EEUU a Reino Unido en vez de a España, con lo que el Gobierno en funciones de España tolera dicha interceptación mientras estudia su queja a Londres.

Mientras los sondeos pronostican un fracaso del amigo de Pablo Iglesias, Tsipras, cuya popularidad se desplomó con la gestión de la crisis y se esfumó la ilusión griega vendida demagógicamente por Syriza que ofrecía el paraíso griego arremetiendo contra la UE y contra el sistema democrático capitalista para regocijo de su homólogo español

En cuanto se refiere a asuntos del exterior cabe destacar que arranca la carrera por la sucesión en la cúpula del FMI tras el nombramiento de Lagarde como Presidenta del BCE; que explota el volcán Strómboli en la isla de su mismo nombre, al sur de Italia, provocando al menos la muerte de un senderista y la evacuación de decenas de habitantes; que Trump exhibe su poderío militar en la fiesta del 4 de julio, usando la Fiesta Nacional para hacer campaña; que el viraje de Macron dio el poder en la UE a los conservadores, mientras el socialista italiano David María Sassoni, crítico con el Gobierno populista de Italia, es elegido Presidente del Parlamento Europeo, en tanto que los grupos europeístas aíslan a Le Pen y Salvini en la Eurocámara y no ocuparán ningún cargo relevante; que la ONU certifica el sadismo de la dictadura chavista, el régimen que encandiló a los dirigentes de Podemos, pues en un documentado informe de Bachelet se constata el horror sufrido con torturas, muertos por falta de medicinas, comida por sexo en las cárceles venezolanas y «un éxodo sin precedentes»; que en un bombardeo a un centro de refugiados libio en Tayura, cerca de Trípoli, atribuido a las tropas del mariscal Hafter, mueren más de cincuenta inmigrantes, y los supervivientes dicen que además «disparaban a quienes huían de las bombas»; que crece el misterio en torno al submarino ruso incendiado en el mar de Barents en que murieron catorce marineros, sin que se conozca qué tipo de misión llevaba una tripulación que incluía siete capitanes de alto rango, mientras Moscú declara el accidente naval como alto secreto; y que hoy se disputan elecciones en Grecia mientras los sondeos pronostican un fracaso del amigo de Pablo Iglesias, Tsipras, cuya popularidad se desplomó con la gestión de la crisis y se esfumó la ilusión griega vendida demagógicamente por Syriza que ofrecía el paraíso griego arremetiendo contra la UE y contra el sistema democrático capitalista para regocijo de su homólogo español, Podemos, en aquellos tiempos en pleno ascenso con idénticas demagogias populistas, que, finalmente, ha empobrecido a los griegos……y eso que, contra sus promesas, tuvieron que plegarse a las exigencias de la UE.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.