De aquí a la eternidad – PETIT COMITÉ

Corrían los años cincuenta y un espectacular Burt Lancaster retozaba esplendoroso por las arenas de playas increíbles con una Deborah Kerr de “quitar el hipo”. En aquellos años la vida transcurría con otros ritmos, las calles de Madrid, esa Gran Via maravillosa de centenario, era un ir y venir de parejas por las tardes, cogidas del brazo con esos vestidos increíbles digno de la (por entonces fantástica) revista CHICAS, y los vuelos de Balenciaga o de Dior como inspiración de esa pose tan genial de la época. Hoy modelos como Carmen Dell’Orefice eran entonces ya los grandes mitos de la moda mundial y divas como Ava Gadner rondaban por el Chicote con los toreros y galanes de moda, Dominguín entre ellos el mas grande por belleza y genio. Y mi madre, mi queridísima Asunción, conocía a mi padre, al final de esa década paseando tras la Universitaria Complutense hacia esa tienda de LOEWE que era como el escaparate de los pasteles de Rosellini, una joya donde suspirar un día por el bolso de tu vida. Ella, que ha sido un referente de muchas cosas y de una belleza de joven incalculable, siempre recordaba esa Gran Vía y los cristales de la firma de marroquinería junto a la de Mariquita Pérez y Suarez, joyas de suspiro sin duda también de toda una vida.

Siento que la moda ha dado una vuelta transversal para ser, de nuevo, el recogido de los sesenta, la “rebeca” de los finales 50’s, el Kelly de toda una vida pero con bandolera de actitud rotundamente urbana y lo ha mezclado bien con la revolución beatnik, la iconoclasta actitud de Iggy Pop o los Sex Pistols

Hoy, tras su desaparición, en tiempos distintos, muy distintos, siento que la moda ha dado una vuelta transversal para ser, de nuevo, el recogido de los sesenta, la “rebeca” de los finales 50’s, el Kelly de toda una vida pero con bandolera de actitud rotundamente urbana y lo ha mezclado bien con la revolución beatnik, la iconoclasta actitud de Iggy Pop o los Sex Pistols, y ha devuelto a la vida una rebeldía clásica, una suerte de señoritas bien con toque de perversa irredención que nos fascina, más que nunca… dadaísmo se mezcla con pop , clasicismo con decó y beat o los palacios y sus salones deambulan entre los barracones y fabricas de cemento mas underground, en una mística que, por ejemplo, ha entendido siempre el genial alicantino JUAN VIDAL y ahora la firma argentina internacional SENTEZ y su creadora Claudia Epszteyn. Este año pienso acompañar como siempre al genial creador ION FIZ en su vuelta a MBFWM de la mano de PASARELA L’OREAL “POR QUE TU LO VALES” y celebrar  20 años de Moda con ellos de la mano. Sin duda sus dos icónicos looks serán únicos en ese desfile, como es su mujer, UNICA Y ELEGANTE. Y lo haré con un bolso fantástico de la que auguro desde ya, será la firma icónica de España en meses y en toda Europa en nada. Esas bandoleras flúor, ese dibujo sobre una piel espectacular “tatuada” con dibujos gráficos y óptica blanco y negro, los detalles de las flores decó en  color sobre el grafismo, el juego de tonos, el clasicismo más hit revolucionado para todas las mujeres del planeta, donde coexistiremos en el espacio SENTEZ próximo en Madrid sin problemas, es el FUTURO sin duda del bolso. Ese elemento que nos encanta a todas y donde CABE DE TODO sin duda, porque TODO nos es NECESARIO con nuestra vida a cuestas…. ESA VIDA que me recuerda que sigues estando alado, de la mano, MAMA, para enseñarme cada día todavía lo que es bonito, bueno y sobre todo para verte en la mirada de mi padre, y seguir creyendo que la familia fue, es y será el motor de nuestras vidas.

FELIZ FINDE, con la MODA A CUESTAS para los próximos días… pero sin olvidarnos de vivir, amar, sonreír y tratar de ser almas reales.

Foto Ugo Camera

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.