Gobierno de consenso

El equipo económico de Rajoy pide un «gobierno de consenso», mientras, ante la imposibilidad de un gobierno monocolor, Sánchez e Iglesias siguen deshojando la margarita entre un «gobierno de coalición», que pide el líder podemita, o un «gobierno de cooperación», que pide el líder socialista sin saber exactamente de qué se trata, aunque se deduce que sería un camuflado gobierno monocolor sanchista con el apoyo generoso y desinteresado de quienes sean imprescindibles para auparlo y mantenerlo después. En efecto, ministros del ex presidente Rajoy avisan del riesgo de empujar a Sánchez a pactar con Podemos, aunque Casado y Aznar rechazan la abstención que facilitaría la investidura del socialista y manifiestan que «quien tenga que negociar, que negocie» al igual que fue capaz de negociar la moción de censura para desalojar a Rajoy. El caso es que, entre tantos tipos de posibles gobiernos, tenemos, de momento, un gobierno en funciones, surgido de la moción de censura destructiva (que no constructiva como dice la Constitución) al gobierno anterior, y que, acostumbrado a gobernar por decreto y abandonado por quienes le auparon al poder, sólo cuenta ahora, además de los insuficientes diputados socialistas, con el único respaldo del diputado del Partido Regionalista de Cantabria, es decir, del diputado del pintoresco Revilla, siendo incapaz, hoy por hoy, de conseguir ni siquiera el respaldo suficiente para que Sánchez sea investido como Presidente. Un gobierno «made in Sánchez» sin control parlamentario alguno con una Presidenta sanchista del Congreso, que dilata la constitución de las comisiones mientras nadie del Gobierno comparece ni para informar sobre las reuniones del Consejo Europeo, cuando el PSOE, con toda la razón, llevó en su día al Ejecutivo en funciones de Rajoy ante el Constitucional por eludir el control de la Cámara Baja. Un gobierno que, por fin, decide fijar fecha para la investidura, comunicándole desde Bruselas a la Presidenta del Congreso que será el día 22 de julio (largo me lo fiais), sin tener garantizado su éxito, aunque con la intención de seguir desgastando a Podemos, para conseguir veinte días más para recabar los apoyos que no ha conseguido desde que fuera propuesto por el Rey como candidato tras las pasadas elecciones, por lo que anuncia abrir otra ronda de contactos, a la que, por cierto, Rivera no piensa asistir ya que todo está hablado y no hay nada nuevo en el horizonte, mientras Podemos, a quien le sigue negando un «gobierno de coalición», le reitera su «no» por boca de su líder (aunque serán los 517.489 inscritos quienes avalarían ese «no» en vísperas de la investidura, por aquello de que deciden las bases podemitas), asumiendo así una votación «kamikaze» al rechazar la oferta de ese insólito «gobierno de cooperación» que se ha inventado el Presidente y que, según manifiesta, no piensa ofertar nada más. Y mientras Rivera declina reunirse otra vez con Sánchez, Casado cree que lo que busca el líder socialista es la convocatoria de nuevas elecciones, ya que Moncloa maneja encuestas que darían al PSOE hasta 145 diputados (la del CIS incluso le da mucho más), mientras este bloqueo político priva a las Comunidades Autónomas de 5.000 millones, por lo que Hacienda busca ya una solución para que éstas no se vean obligadas a aplicar recortes. Es la consecuencia lógica de la alta incompetencia e irresponsabilidad política instalada en España desde que, tras la ruptura del bipartidismo y la llegada de nuevos partidos que iban a regenerar la política, han descubierto que se puede gobernar (o desgobernar) de acuerdo a sus estrictos intereses personales, cómo sea y con quién sea, sin control parlamentario, prolongando los plazos, a base de decretazos y dilaciones innecesarias de gobiernos en funciones.

Los escrúpulos de Sánchez de no apechugar con las consecuencias de asociarse con Podemos y otros socios poco presentables desde el punto de vista democrático, cabe añadir los de Ciudadanos con Vox para conformar gobiernos de centroderecha mientras no quieren decantarse por gobiernos de centroizquierda

Lamentablemente, tanto a nivel central como a nivel territorial o local, se ha instalado este cinismo de no entender que para conseguir la gobernabilidad hay que contar con las mayorías necesarias y ello supone ceder y pactar con arreglo al peso específico de cada uno….o, en caso contrario, renunciar a la gobernabilidad apechugando con las consecuencias, si es que alguno de los imprescindibles socios te repugna de cara a la opinión pública. Y la consecuencia inmediata es el desmadre de gobernabilidad instalado a todos los niveles, mientras todos buscan el «sálvese quien pueda». En efecto, a los escrúpulos de Sánchez de no apechugar con las consecuencias de asociarse con Podemos y otros socios poco presentables desde el punto de vista democrático, cabe añadir los de Ciudadanos con Vox para conformar gobiernos de centroderecha mientras no quieren decantarse por gobiernos de centroizquierda (salvo en Castilla La Mancha), pretendiendo además, como hace Sánchez, culparles si no se consigue gobernar…. ¿Acaso pretenden obtener gratis su gobernanza cuando son imprescindibles para lograrlo? Es lo que sucede con la «guerra fría» entre Ciudadanos y Vox, mientras el PP necesita cerrar urgentemente el «sí» a sus candidatos para gobernar Madrid y Murcia….o simplemente dejar la gobernabilidad a los socialistas. Es lo que hay, y punto….todo lo demás es marear la perdiz. Pero como todos quieren gobernar y a su vez salir inmaculados de los costes de conseguirlo, el enredo es cada vez mayor. Vox, al igual que Podemos a Sánchez, mantiene su órdago y exige la firma de Ciudadanos para investir a Ayuso en Madrid, mientras al no obtenerla en Murcia impide el Gobierno del PP en la primera votación tras haber sido excluido del pacto PP-Ciudadanos, insuficiente para tener la necesaria mayoría….. A esperar toca en Murcia lo que pase en la segunda votación, mientras en Madrid ya se plantea un insólito pleno de investidura, que será el próximo día 10, sin propuestas de candidatos, en tanto que la otra opción, la de centroizquierda, tan complicada como la del centroderecha, espera impaciente su turno… o nuevas elecciones, ¡quién sabe!.

Por su parte, la justicia europea deja fuera de la Eurocámara a Puigdemont y Comín, al rechazar el Tribunal de Luxemburgo las peticiones del expresidente de la Generalitat y del exconsejero, fugados a Bélgica, para ser reconocidos como eurodiputados y, por tanto, no podrán tomar posesión de sus escaños, mientras, además el Tribunal Constitucional avala la aplicación del 155 como medida excepcional. Y ante sendos varapalos al secesionismo totalitario, Puigdemont, que esperaba muy cerca de Estrasburgo, pero en zona alemana, y había convocado a cientos de manifestantes, llevados desde Cataluña, a protestar ante el Parlamento Europeo, decide, tras sondear si Francia le detendría si entraba en su territorio, dejar tirados de forma cobarde y ruin a sus adeptos y no se presenta a la convocatoria esperando acontecimientos en la zona alemana y, sin cruzar el puente por miedo a ser detenido, se vuelve a Bélgica, su preferido e incomprensible refugio.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Calvo, la Ministra en funciones de Sánchez, redobla la presión contra El Vaticano tras el choque diplomático por Franco a causa de las declaraciones del nuncio criticando al Gobierno por haber «resucitado a Franco», lo que considera una «injerencia» y por ello reclama a la Iglesias que nombre negociadores para revisar los privilegios fiscales del Concordato; que Casado planea relevar a la portavoz de Génova que propuso a Feijóo y prepara cambios en el partido para potenciar el papel de Maroto, Gamarra y Beltrán; que la dirección de Vox sitúa al juez Serrano fuera del partido; que el Rey Felipe recupera la imagen de la Corona y logra el apoyo de los españoles, pues, según SigmaDos, los votantes de todas las edades y todos los partidos, salvo Podemos, aprueban sus cinco años de reinado; que España gana a Alemania, 2-1, y consigue el Europeo de futbol sub-21, con lo que la selección logra su quinto título continental; que el ex consejero delegado del BBVA Ángel Cano y varios cargos actuales son imputados por el «caso Villarejo»; que el fiscal sólo ve abuso y no agresión en la denuncia de violación grupal a una menor ebria en Manresa; que tres informes vinculan la última ola de calor, provocando el junio más cálido jamás registrado, con el cambio climático; y que la creación de empleo se ralentiza en el peor junio desde 2014, aunque España registra un record de afiliaciones a la Seguridad Social, con 19´5 millones, pero nueve de cada diez nuevos contratos son temporales, sin que nada se haga al respecto.

Dos mujeres conservadoras al frente de las principales instituciones europeas, mientras los «hooligans» del Brexit montaban un espectáculo en la Eurocámara burlándose del himno de la UE, pues, en efecto, los eurodiputados del Partido del Brexit de Nigel Farage dieron la espalda a sus compañeros mientras sonaba el himno

Y del exterior, mientras Trump es el primer líder norteamericano en pisar suelo norcoreano al reunirse con Kim Jong-un en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, cabe destacar dos asuntos: las revueltas en Hong-Kong y el desenlace del reparto de poder en la UE. En efecto, la oposición de Hong Kong lanza su mayor desafío contra Pekín, rebelándose la ex colonia británica para pedir más libertad en el 22 aniversario de su devolución a Pekín, provocando graves enfrentamientos entre Policía y manifestantes que asaltaron el Parlamento al grito de «somos chinos, no militantes del Partido Comunista» para exigir más democracia y la retirada definitiva de la Ley de Extradición, hasta ser desalojados por la Policía entre fuertes cargas, mientras Pekín exige a Hong Kong restablecer cuanto antes el orden social, calificando el asalto al Parlamento de «desafío sin ambages». Y, en cuanto al segundo asunto, destacar que por fin se ha hecho el reparto de poderes en la UE, aunque en principio Italia y los países del Este frenaban el pacto, provocando dicho bloqueo una prolongación inédita de la Cumbre, y la presión sobre Merkel complicaba dicho reparto de poder europeo, al resistirse los líderes populares a ceder la Comisión a los socialistas tras haber ganado las elecciones; los conservadores europeos se rebelaban contra la alemana y rechazaban que el socialista holandés Timmermans, candidato de Sánchez, presidiera la Comisión, encallando la Cumbre de forma alarmante al dejarla sola en la defensa del pacto con Francia y España; pero tras duras y largas negociaciones se consigue llegar a un acuerdo, por el que la alemana conservadora Úrsula von der Leyen, Ministra de Defensa de Alemania, presidirá el Ejecutivo Europeo, la conservadora francesa Christine Lagarde presidirá el Banco Central Europeo y Pepe Borrell será el próximo Alto Representante de la Política Exterior; un acuerdo que Sánchez ha vendido en España como un gran éxito de nuestro país por volver a tener relevancia en Europa, aunque, otros consideran que, en realidad, Merkel ha sometido a la pinza Macron-Sánchez y que el Eje franco-alemán es quien copa el Gobierno Europeo tras hacer fracasar la opción del socialista Timmermans, la opción de Sánchez, aunque finalmente Borrell quede como premio por las renuncias a las pretensiones iniciales del Gobierno de España; dos mujeres conservadoras al frente de las principales instituciones europeas, mientras los «hooligans» del Brexit montaban un espectáculo en la Eurocámara burlándose del himno de la UE, pues, en efecto, los eurodiputados del Partido del Brexit de Nigel Farage dieron la espalda a sus compañeros mientras sonaba el himno, desatendiendo las recomendaciones del Presidente saliente de la Cámara, Antonio Tajani, que apelaba a «una cuestión de respeto»…….y es que los radicalismos populistas, ya sean de izquierdas, derechas, nacionalistas o secesionistas son hijos de la misma madre, el totalitarismo político.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.