Sobrecualificación y mediocridad

España es un país de contrastes. Según el ranking de Mercer, Viena, la capital austríaca, es la ciudad con la mejor calidad de vida del mundo. De un total de 450 ciudades sujetas a evaluación, Barcelona se mantiene en el puesto 43 mientras que Madrid pasa del 49, en 2018, al puesto 46… no está mal. No se menciona a Alicante pero ⸻como alicantina atípica con corazón y costumbres nórdicas⸻ considero que mi ciudad de nacimiento es una de las mejores ⸻excepto durante los meses que dura nuestro insoportable verano tan apreciado por los que pasan frío la mayor parte del año⸻ para vivir. La gente que me rodea se queja ⸻en general⸻ del caos que es el tráfico y de la suciedad de sus calles. Lo de la suciedad es lamentable, las aceras, las calles, paredes, ciertos lugares representativos que son el principal reclamo para el turismo y el hedor que los acompaña ⸻el puerto, la explanada,  las playas más céntricas…⸻ y no se va a solucionar a vista de la obviedad de un simple paseo y lo que se contempla⸻ pero en cuanto a lo del tráfico discrepo ⸻el tráfico es un inconveniente en Madrid o Barcelona⸻ el problema en Alicante es la falta de aparcamiento de ciertas zonas ⸻no céntricas, precisamente⸻ y la arbitrariedad con que se trata el tema.

En general España es un país con buen clima ⸻sobre todo si lo comparamos con el norte de Europa a la cabeza, siempre, con ciudades como Suecia o Noruega ganadoras en calidad de vida⸻, con una gastronomía envidiable y una tradición vinícola que supera en calidad ⸻con creces⸻ a la de otros países siempre reconocidos en este aspecto. Un país de contrastes. Un país en el que jóvenes doblemente titulados y en posesión de un máster tan exclusivo como caro tienen que verse en la tesitura de aceptar una ofensiva oferta como becarios con ganancias que no superan los 500 euros o tener que marcharse a Francia o Alemania para recibir lo justo por sus esfuerzos de años.

A estas alturas me siento como una estafadora que se ha pasado 26 años predicando que el esfuerzo tiene recompensa y que la formación es fundamental

Un país de contrastes en el que ⸻mayoritariamente⸻ la empresa privada no valora el talento ni la preparación y experiencia de años de una persona sobrecualificada para el sistema ⸻sobre todo a partir de cierta edad⸻ pero los equipos de dirección y gerencia están formados por otras cuyo único mérito es ser un familiar o el enchufado de turno del propietario… A estas alturas me siento como una estafadora que se ha pasado 26 años predicando que el esfuerzo tiene recompensa y que la formación es fundamental…

La actualidad me supera día a día. Debe de ser que pertenezco a una generación que creció con ciertos valores muy claros ⸻que sabíamos la diferencia entre lo que estaba bien y lo que no, y que no debíamos hacernos fotos comprometidas y mucho menos compartirlas, sin que nadie nos explicase explícitamente que podía ser peligroso⸻ y por eso no entiendo el panorama político, social y económico que estamos padeciendo. Los años me han hecho perder la fe en la justicia ⸻honestamente, en casi todo⸻ pero hasta donde yo sé ⸻corríjame el que pueda⸻ en este país hacer donaciones es un derecho que permite ciertas desgravaciones fiscales siempre y cuando todo el capital proceda de fuentes limpias y lícitas. Es cierto que el sistema debería garantizar los recursos necesarios para la atención ⸻sanitaria, educacional…⸻ de los ciudadanos, pero no concibo el nivel de limitación mental que uno puede tener para criticar el que alguien ⸻siempre de manera legal⸻ decida destinar parte de sus ganancias ⸻una vez satisfechas sus obligaciones fiscales⸻ al bien de la mayoría en vez de comprarse el enésimo cochazo o un yate más grande.

Decididamente, un país de contrastes… inconcebibles pero ciertos… sobrecualificación y mediocridad, la brillantez de unos y la estupidez de otros.

Y sin embargo te quiero, como diría la canción.

Sonia Gonzálvez

 

2 thoughts on “Sobrecualificación y mediocridad

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.