Postureo, cinismo y demagogia

Pendientes de conformar un gobierno estable para España, varios gobiernos autonómicos y miles de gobiernos locales, nuestros políticos dan rienda suelta al postureo, al cinismo y a la demagogia para intentar con ello convencernos de que los pactos gubernamentales que pretenden es lo más conveniente y acertado, aunque para nada se corresponda con lo que dijeron y prometieron en la campaña electoral. Se trata de que aceptemos ahora, con el menor rechazo posible, aquellos pactos, algunos antinatura y otros incomprensibles, que en campaña dijeron que jamás harían, o la trasgresión de promesas, meramente electoralistas, que inspiraron nuestra decisión a la hora de votar, cuando su verdadera motivación es conseguir el poder, sea como sea, y, por tanto, arrebatárselo al contrincante político, ya sea dentro o fuera del mismo bloque ideológico en términos de izquierda-derecha, de radicalismo-moderación o de secesionismo-constitucionalismo. Mero postureo, cínico y demagógico, cuando sabemos que todo ello es hasta conseguir el objetivo de auparse al poder con quien sea, como sea y a costa de lo que sea, hasta que después, cuando haya que dar trigo en vez de predicar, las formas vuelvan de alguna forma a su cauce normal. Hasta entonces, lo pernicioso o bondadoso de las distintas opciones político-ideológicas será mero instrumento pragmático para denostar al contrincante, siendo factible que quienes descalifican opciones de extrema izquierda como socios no pongan reparos a opciones de extrema derecha y viceversa.

El intento de forjar pactos transversales tras las elecciones agrieta los dos bloques ideológicos, mientras el punto de mira se extiende a la futura investidura de Sánchez, sobre la que el CIS de Tezanos ofrece datos falsos en el resumen de su encuesta para favorecerle de forma descarada

Es más, hasta lo que pueda venderse como pernicioso en un territorio o lugar, puede venderse como bondadoso en el de al lado, y viceversa, por los mismos protagonistas del pacto. Y con estos ingredientes inasumibles y en pleno baile de concejales por errores del recuento, que el propio Gobierno reconoce aunque niega que sea masivo mientras pide explicaciones a las empresas encargadas (los más llamativos el cambio de manos de la alcaldía de Ibiza o de León, junto a otras localidades), el intento de forjar pactos transversales tras las elecciones agrieta los dos bloques ideológicos, mientras el punto de mira se extiende a la futura investidura de Sánchez, sobre la que el CIS de Tezanos ofrece datos falsos en el resumen de su encuesta para favorecerle de forma descarada, manifestando que la opción preferida de los españoles es un Gobierno en solitario, como el Presidente desea, cuando el sondeo señala que los encuestados quieren una coalición PSOE-Podemos, como quiere Iglesias, quien ahora manifiesta que «los ministerios es lo de menos» y le plantea un programa económico, que desvela en su intervención en el Círculo de Economía, basado en la prestación mínima de 600 euros, la semana laboral de 34 horas y más impuestos…..un órdago en toda regla a Sánchez, aunque da la sensación de ser mero postureo de cara a la investidura y a los acuerdos territoriales y locales en curso, ya que Podemos, que ha perdido 12´5 millones por su debacle electoral, no está en su mejor momento para andar con exigencias, siendo cierto, en todo caso, que los diputados con que cuenta en el Congreso, no han variado y siguen siendo los mismos que cuando Sánchez era más tolerante con el pretendido gobierno de coalición. Además, como parte del chalaneo negociador, otros socios de Sánchez en la moción de censura, como los secesionistas o el PNV, pretenden utilizar su apoyo a la investidura como monedas de cambio… ¿postureo, cinismo, demagogia?, ya veremos.

Bildu reclama Pamplona a cambio de entregar el Gobierno de Navarra al PSOE

En efecto, ERC, por boca del Vicepresidente de la Generalitat y pasada la marejada del veto a Iceta, le ofrece a Sánchez volver a Pedralbes y recuperar el diálogo con la mesa de partidos y con el inaceptable relator o mediador internacional, mientras la patronal catalana pide que Torra renuncie por escrito a saltarse la ley para que vuelvan las empresas y le reprochan la parálisis de la Generalitat sugiriéndole cambiar el rumbo tras evidenciar «la pérdida de poder económico» en Cataluña, pues «la única perspectiva no puede ser el deterioro». Por su parte el PNV exige a Sánchez que le entregue Navarra, aprovechando las negociaciones de pactos tras el 26-M para presionar al PSOE y que facilite que el Gobierno Foral sea de los batasunos si quiere sus votos para La Moncloa, mientras se conoce que el PSE negoció con ETA la unión del País Vasco y Navarra en época de Zapatero y que Josu Ternera fue el negociador con el zapaterismo de los beneficios a presos etarras, pues, según actas de ETA, el PSOE ofreció a la banda un estatuto único para País Vasco y Navarra, acabando dichas negociaciones con el inesperado atentado de la T-4 en Madrid en 2006. Y mientras José Javier Esparza, presidente de UPN, dice que «Sánchez tiene el 28% de los votos, yo el 36%; tengo la legitimidad para gobernar», Bildu reclama Pamplona a cambio de entregar el Gobierno de Navarra al PSOE, en tanto que Ferraz avala que la candidatura del partido en la Comunidad Foral intente ser elegida presidenta con la imprescindible abstención de la izquierda «abertzale», que pide negociar.

No andan mucho mejor las cosas por Barcelona o Madrid, donde Ciudadanos tiene dilemas de envergadura. En Barcelona resulta que Valls, al que incomprensiblemente los naranjas se plegaron sumándose a su personal candidatura en vez de presentar su marca propia de partido, choca con Ciudadanos por ofrecer su apoyo a Colau (otra que tal baila como Carmena en Madrid), contradiciendo a la dirección del partido al disponerse a votar a la actual alcaldesa o al socialista Collboni, para que no se haga ERC con la alcaldía de la Ciudad Condal, lo que coloca a Valls al borde de la ruptura con Ciudadanos, donde piensan ahora que, al igual que hizo Carmena con Podemos, el hispano-francés prepara un nuevo partido de centro para Cataluña, generando una crisis en Ciudadanos de envergadura; y es que, como suele pasar con las candidaturas personalistas, supuestos salvadores de no se sabe bien qué, Rivera paga duramente sus bandazos al perder nada menos que 930.000 votos en Cataluña sólo en dieciocho meses, pues, tras ganar las autonómicas con Arrimadas al frente, la marcha de ésta a Madrid y la designación de Valls han lastrado severamente al partido en su bastión, perdiendo en poblaciones como Badalona, por ejemplo, el 90% de apoyos….y Valls, que no tiene problema para apoyar el populismo radical de izquierdas, se opone radicalmente a que los naranjas busquen apoyos en el populismo radical de derechas, es decir, en Vox. Y en Madrid, Errejón propone otorgar, con el beneplácito del PSOE, el Ayuntamiento a Villacís a cambio de que Gabilondo alcance la presidencia de la Comunidad de Madrid, mientras el PP, que tampoco quiere entregar el gobierno de Murcia a Rivera y sí le ofrecería Castilla y León, marca la línea roja en las negociaciones, cual es «todo menos ceder Madrid», en tanto que el candidato popular Martínez-Almeida responde a Errejón «que la izquierda no se ponga nerviosa» y «que se tranquilice».

Entretanto, la Fiscalía mantiene las penas para los líderes del «procés», reiterando que cometieron un delito de rebelión y solicitando penas que van desde los 16 a los 25 años de cárcel, mientras la Eurocámara niega la entrada  a Puigdemont y Comín, que protagonizan otro numerito al intentar acceder al Parlamento Europeo para acreditarse como eurodiputados e impedírselo la seguridad ya que el Parlamento justifica que no están validados en España; un portazo de Europa a los prófugos en toda regla, mientras el ex president fugado, experto en experiencias totalitarias, busca indecentemente estatus de refugiado para volver a España y recoger su acta, al extremo de que su entorno ya ha tanteado a las embajadas de Croacia y Eslovenia, que, por el momento, han declinado darle protección. Además, el fiscal, tras mantener la petición de penas en sus conclusiones finales del juicio, reclama que Torra no intente liberar a los presos y que, por tanto, no se les pueda conceder el tercer grado anticipadamente, como ha hecho la Generalitat con Oriol Pujol, a quien han liberado días después de ser condenado a pesar de que el juez revocara el insólito tercer grado, apelando la Generalitat a su competencia en Prisiones que, como otras muchas competencias, jamás debiera haberle transferido el Estado, pero que puede ser la fórmula para dejar libres a los totalitarios líderes del «procés» si son condenados y cumplen condena en cárceles catalanas, por más que el Ministerio Público crea que, como en el caso Oriol Pujol, la salida de prisión de forma «excepcional» decidida por el Govern sea irregular y la recurra. En fin, sorpresas de nuestro absurdo Estado de las Autonomías tal como está diseñado, que serían impensables en cualquier otro Estado, incluso en los de estructura Federal.

El Secretario General del PP, dice que «Vox no puede ser como los nacionalistas y condicionar gobiernos desde la minoría»

Y mientras Sánchez centra en la Economía del futuro su discurso en Cataluña, evitando hablar del «procés» ante los empresarios, a quienes intenta tranquilizar sobre los impuestos, García-Page, el Presidente de Castilla La Mancha, manifiesta que «los separatistas deben perder la esperanza esta legislatura» y que «o los independentistas se pliegan a Sánchez o será implacable con ellos» ya que «la unidad de España está vinculada al ADN del PSOE, que es la igualdad», añadiendo que «la investidura en el Congreso no está tan a tiro como parecía el 28-A», lo que, teniendo en cuenta la composición de la Cámara Baja, no está exento de razón ya que, aunque con algo más de holgura para el sanchismo todo apunta a una repetición del indeseable gobierno surgido tras la moción de censura a Rajoy….y los nacionalistas y secesionistas no están dispuestos a dar apoyos a cambio de nada. Por su parte García Egea, Secretario General del PP, dice que «Vox no puede ser como los nacionalistas y condicionar gobiernos desde la minoría», mientras defiende su gestión y señala que el problema del PP no ha sido perder el centro ya que «eso nada tiene que ver con la corrupción o la gestión de la crisis». Y todo ello cuando los críticos de Podemos quieren forzar un Vistalegre-3 en medio de una cascada de dimisiones tras el batacazo electoral, al extremo de que Podemos-Andalucía solicita el divorcio con Iglesias y se pone al frente de la rebelión territorial, iniciando un proceso de refundación para tener autonomía total, mientras los fiscales acusan a la juez de dormir los ERE del PSOE, denunciando la «pasividad evidente» de la magistrada María Núñez, que ignora los avisos de Anticorrupción y sigue archivando piezas del caso.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que Casado no descarta a Álvarez de Toledo como portavoz y en el partido consideran que «la decisión es sólo suya»; que amañar el partido Huesca-Nastic en 2018 costó 200.000 euros; que Huawei sigue adelante con su plan del 5G en España pese al veto de EEUU; que Rajoy reconoce en privado que debió gestionar más «ordenadamente» su salida, pues «se nos fue de las manos la situación», concluyéndose en el partido que «el PNV nos traicionó pero Rajoy falló por miedo a la guerra entre Soraya y Cospedal»; que la precariedad empuja a médicos de Andalucía a emigrar; que el Supremo prevé paralizar la exhumación, por lo que el nicho para Franco tendrá que esperar; que el ex novio de Verónica, la mujer que se suicidó en Madrid tras la difusión de un video sexual y que se investiga como  un caso de acoso, se entrega a la policía y, tras declarar, queda en libertad; que el Ejército español se amplía por primera vez en democracia, pues el Gobierno rompe una tendencia de décadas y autoriza un aumento de 7.000 militares hasta 2024; que Economía creará un foro con las autonomías para la unidad de mercado; que arranca la Feria del Libro en el Retiro, inaugurada por la reina Letizia, donde se espera superar los 2´2 millones de visitas y los 8´2 millones en ventas del año pasado; que el Liverpool consigue su sexta Champions al derrotar en el Metropolitano al Tottenham por 0-2, con un Madrid en el que casi 100.000 seguidores ingleses invaden la ciudad; que muere en accidente de tráfico el futbolista José Antonio Reyes, conmocionando no sólo a Sevilla sino a toda España y al mundo del fútbol; y que se celebra en Sevilla el desfile de las Fuerzas Armadas presidido por el Rey Felipe, «por España, lo que más nos une», rindiéndose homenaje a los 186 militares muertos en misiones internacionales durante 30 años.

Trump amenaza con asfixiar a Méjico con fuertes aranceles por la inmigración; que Israel subasta bienes donados por la UE requisados por el Ejército a los palestinos

Y del exterior, destacar que el fiscal Mueller refuerza el «impeachment» contra Trump al no exculparle de la trama rusa; que el rey mejicano del acero, Alonso Ancira, dueño de la mayor siderurgia del país y que estaba en busca y captura por presuntos sobornos a políticos mejicanos, es apresado en el aeropuerto de Palma en una operación relacionada con el «caso Odebrecht»; que Trump amenaza con asfixiar a Méjico con fuertes aranceles por la inmigración; que Israel subasta bienes donados por la UE requisados por el Ejército a los palestinos, tratándose de material de construcción de una escuela que fue demolida; que se hunde en el Danubio a su paso por Budapest un barco que transportaba a turistas surcoreanos, dejando un trágico balance de siete muertos y veintiún desaparecidos; que el joven Marcus Ball puede tumbar al veterano Boris Johnson por sus mentiras sobre el Brexit; y que, mientras Caracas admite una caída del PIB del 52% y una inflación del 130.000%, alguien del círculo de Maduro le traiciona y difunde la censurada entrevista que le hizo el periodista Jorge Ramos en Univisión, donde un chulesco Presidente, con trazas de matón de barrio, amenaza al periodista diciéndole «te vas a tragar con Coca Cola tu provocación» al preguntarle éste por los presos políticos venezolanos…. en fin, un ejemplo paradigmático del matonismo que caracteriza a los políticos totalitarios.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.