Victoria agridulce; ahora a pactar

Tal como se esperaba según los sondeos, el PSOE de Sánchez ha conseguido la victoria en las europeas, y en las autonómicas y locales en casi todos los lugares, menos en los territorios con altas dosis de nacionalismo, como Cataluña y Euskadi, donde los ultranacionalistas se han hecho con la victoria. Por tanto, se trataba de ver no ya el triunfo sanchista, que todos daban por hecho ante la división del centro derecha como en las generales, sino el margen que dicho triunfo le daría para conformar gobiernos con IUPodemos (las mayorías absolutas son ya «rara avis»), lo que, en definitiva, supondría una victoria contundente o una victoria agridulce, como finalmente ha sido. En efecto, en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, convertidos en el máximo exponente de la disputa electoral y donde el centro izquierda se presentaba tan dividido como el centro derecha, el hundimiento de Podemos no llega para tener la gobernabilidad, lo que ensombrece, sin lugar a dudas, el éxito electoral del sanchismo. En definitiva, a efectos prácticos, el PSOE se impone en las elecciones pero las derechas, si quieren, ganan Madrid, así como otros territorios de tradición popular, con lo que España dice «no» a entregar todo el poder al sanchismo y a sus socios populistas; o, dicho de otra forma, el PSOE gana en las tres elecciones pero la debacle de Podemos le amarga el triunfo y le aleja de pactos con ellos para afianzar más poder territorial.

Ciudadanos sigue subiendo por más que no se hayan cumplido sus expectativa; Abascal pierde fuerza, aunque, partiendo de mínimos, obtiene resultados nada desdeñables; y Podemos se da un descomunal batacazo, que le deja sin poder de decisión

Con estos resultados Sánchez afianza su poder al revalidar una victoria sin paliativos, tras la conseguida recientemente en las generales; y Casado resiste gracias al regalo de Madrid y la recuperación de parte del voto perdido con Vox, evitando que Rivera le dé el «sorpasso», aunque Ciudadanos sigue subiendo por más que no se hayan cumplido sus expectativa; Abascal pierde fuerza, aunque, partiendo de mínimos, obtiene resultados nada desdeñables; y Podemos se da un descomunal batacazo, que le deja sin poder de decisión, al extremo de que donde han cosechado sonados triunfos, como en Cádiz y Zamora, ni siquiera se presentaban con la marca Podemos, pues Kichi en la ciudad andaluza lo hace como Adelante Andalucía reforzando la corriente Anticapitalista contraria a Iglesias, y Guarido en la ciudad castellana revalida la alcaldía con las siglas IU en vez de Podemos y lo consigue con mayoría absoluta. Así las cosas, de cara a la gobernabilidad de CCAA y Ayuntamientos toca pactar, sí o sí; y, obviamente, a modificar promesas de campaña electoral más o menos temerarias o inviables para intentar conseguir más votos….es decir, el manido «donde dije digo, digo Diego» con la esperanza de que, si no se cometen demasiadas barbaridades, los votantes hayamos olvidado las promesas falsas, los vetos inaceptables y los insultos innecesarios para, de nuevo, confiar en dichos partidos a la hora de ir de nuevo a las urnas. Ya de entrada, y cuando las obligadas negociaciones ni siquiera se han iniciado, Rivera pasa del «no» a Sánchez al «ya veremos», levantando el veto al líder socialista y a Vox al asegurar que Ciudadanos decidirá sus socios para alianzas en comunidades y municipios «caso por caso» para rentabilizar su condición de bisagra en el que le han situado los votantes; Sánchez se muestra más firme contra los secesionistas y enfría la coalición con Podemos, presionando a Ciudadanos, que crea una comisión de pactos sin líneas rojas, mientras Valls rompería con Rivera si llega a acuerdos con Vox, quien da por muerta la «vía andaluza» y exigirá sillones para pactar, en tanto que PP apuesta por gobiernos sin Abascal; y Podemos, a pesar de haber perdido nada menos que 75 diputados autonómicos, insiste en tener ministros aunque Ferraz enfría la coalición con Iglesias. La gobernabilidad de muchas CCAA y Ayuntamientos es bastante incierta…..y, quien sabe, si la de España también.

Con respecto a las elecciones municipales, aunque Interior admite errores en el recuento de votos que podrían alterar gobiernos locales, cabe destacar que Carmena pierde la Alcaldía de Madrid, que podría gobernar el PP si hay acuerdo del centro-derecha, incluido Vox, pero el PSOE no descarta apoyar a Villacís como alcaldesa, siendo la tercera más votada, al no sumar con Carmena la mayoría necesaria; que Maragall es el más votado en Barcelona frente a Colau, ganándole por la mínima y con empate de concejales, con lo que ERC desbanca a la marca populista, pero el PSC, tras el veto a Iceta, busca que los republicanos no gobiernen la ciudad; que el PNV gana en las capitales vascas; que Kichi en Cádiz, al margen de Podemos, retiene el bastión del «cambio» y Guarido, con la marca IU, consigue mayoría absoluta en Zamora, diciendo tras su triunfo que «no soy nadie para pedir la dimisión de Garzón, pero las cosas no se están haciendo bien»; que Ciudadanos logra 2.795 concejales frente a los 20.322 del PP, mientras el pinchazo de Valls lastra la marca en Barcelona (a diferencia de Podemos, que se ha estrellado donde usaba su marca, Ciudadanos sí usaba sus siglas y su logotipo, excepto en la capital catalana, cuyo experimento ha pinchado); y que Almeida, dando por hecho su investidura como alcalde madrileño, dice «revertiremos Madrid Central a la situación anterior», lo que divide a la derecha, y añade que «si se mantiene el acuerdo, lo razonable sería aprobar Madrid Nuevo Norte lo antes posible».

Rivera se abre a negociar con el PSOE en Castilla-León y Aragón, aunque Ciudadanos se abre a buscar acuerdos de gobierno con el PP como socio preferente, sobre todo en Madrid y Murcia, mientras Sánchez le presiona y afirma que no aceptará a EHBildu en Navarra

Con respecto a las autonómicas, donde los socialistas son la fuerza más votada en diez de las doce CCAA que celebraban elecciones, aunque ocho de ellas van a necesitar pactos entre partidos, el PP podría gobernar en principio en la Comunidad de Madrid, en Castilla y León, en Aragón y en Murcia si pacta con Ciudadanos y Vox, mientras el PSOE arrasa en Castilla-La Mancha y en Extremadura, siendo el más votado en Castilla-León, La Rioja, Canarias, Aragón y Asturias. No obstante Rivera se abre a negociar con el PSOE en Castilla-León y Aragón, aunque Ciudadanos se abre a buscar acuerdos de gobierno con el PP como socio preferente, sobre todo en Madrid y Murcia, mientras Sánchez le presiona y afirma que no aceptará a EHBildu en Navarra, donde ganó la coalición

Con respecto a las europeas, el PSOE barre sin lugar a dudas con un resultado inapelable: 20 eurodiputados para el PSOE, 12 para el PP, 7 para Ciudadanos, 6 para UPodemos, 3 para Vox, 3 para Ahora Repúblicas ERC-EHBildu-BNG, 2 para Junts de Puigdemont, y 1 para Ceus-PNV. Contundente victoria del PSOE en España para conformar una Eurocámara en la que a nivel global Los Verdes y los Liberales, que logran su mejor resultado y se convierten en la tercera fuerza, frenan el avance ultra en Europa, mientras Populares y Socialistas, que dejan de sumar mayoría absoluta, resisten en el Europarlamento pese al avance del populismo eurófobo que, al igual que la ultraderecha, quedan por debajo de sus expectativas. En efecto, Europa frena los extremos y el crecimiento de liberales y verdes frena el auge del populismo y la ultraderecha, que, no obstante, son los más votados en Italia y Francia, mientras en Alemania la CDU sigue como la mayor fuerza del PPE y en España lo consiguen los socialistas para el PSE. Así las cosas Macron y Sánchez escenifican la alianza de liberales-socialistas buscando un acuerdo para arrebatar a los populares el mando del Ejecutivo comunitario e impulsar una agenda más progresista, mientras el creciente interés por el medio ambiente impulsa a las opciones Verdes. España, que quiere tener un puesto de peso en la nueva legislatura europea, se convierte en pieza clave en el reparto de poder en Europa, y mientras Sánchez presiona para forzar a Rivera en clave nacional, reuniéndose en el Eliseo con Macron, éste pide vetar a Vox.

Entretanto, mientras Casado planta cara a Feijóo y Moreno, quienes le plantan cara a puerta cerrada, y se atribuye la «remontada», que ellos achacan al nuevo giro hacia el centro, Iglesias se desentiende del batacazo para preservar su liderazgo, a pesar de perder dos tercios de sus escaños autonómicos, mientras se constata que el fracaso de Carmena para repetir como alcaldesa se debe a la abstención en los distritos que la apoyaron hace cuatro años, como Vallecas, por ejemplo. Y mientras los barones del PP frenan que Álvarez de Toledo sea la portavoz parlamentaria en el Congreso, Ciudadanos pone duras condiciones para apoyar a los socialistas y pactar con los barones «disidentes» del sanchismo, pidiendo que apoyen la aplicación del 155. Por su parte Sánchez pide claramente a Iglesias que desista del Gobierno de coalición, instando a Podemos a reconsiderar sus exigencias a la vista de los resultados del 26-M y apostando por un Ejecutivo socialista con independientes, especulándose con que, si llega el caso, amagará con repetir elecciones generales como presión a Ciudadanos para que permita su investidura y abanderará el discurso de la estabilidad contra Casado y Rivera.

Los nacionalismos vasco y catalán reciben así las peores noticias del Tribunal de Estrasburgo, que avala la dispersión de presos etarras y rechaza las demandas de Puigdemont y compañía, desenmascarando el plan del secesionismo totalitario de denigrar a España

Y una buena noticia sin lugar a dudas. El Tribunal de Estrasburgo avala al Tribunal Constitucional español y da un verdadero varapalo al ilegal «procés» (¡qué se estaría diciendo en caso contrario!). En efecto, los jueces del Tribunal Europeo respaldan por unanimidad la suspensión del pleno en el Parlament sobre la secesión, inadmitiendo el recurso presentado por Puigdemont y Forcadell, junto a otros diputados secesionistas, con el argumento de que «suspender el 1-O era necesario en una sociedad democrática». Los nacionalismos vasco y catalán reciben así las peores noticias del Tribunal de Estrasburgo, que avala la dispersión de presos etarras y rechaza las demandas de Puigdemont y compañía, desenmascarando el plan del secesionismo totalitario de denigrar a España y poner en entredicho su sistema democrático y complicando los futuros recursos contra el juicio a los responsables del «procés» que acabará el próximo once de junio y en el que Fiscalía no rebaja el delito de rebelión, mostrando, por cierto, una serie de videos de aquellos lamentables días que avalan su carácter intimidatorio, organizado y con violencia física, por lo que los fiscales sostendrán hasta el final que el ilegal «procés» fue una rebelión violenta que convirtió el Parlament de Catalunya en una cámara legislativa ilegal.

En cuanto se refiere a otros asuntos cabe citar que cae una red de futbolistas por amañar partidos de Primera y Segunda (entre los 21 implicados en la trama de apuestas y amaño de partidos figuran el internacional Raúl Bravo, que lideraba el asunto, Borja Fernández y el presidente del Huesca); que el Banco de España urge a reformar las pensiones antes de que el sistema se convierta en insostenible; que una mujer se suicida tras viralizarse en su empresa un video sexual (al parecer un compañero con el que tuvo una relación lo difundió por despecho en un grupo de WhatsApp); que la muerte de un ciclista de Glovo destapa un mercado negro de repartidores; que los Franco dan por hecho que el TS parará la exhumación; que Fiat propone a Renault unirse para crear el tercer fabricante mundial; y que Don Juan Carlos anuncia por carta afectuosa a su hijo, el Rey Felipe, que se retira de la vida pública y deja toda su actividad institucional a partir del dos de junio, quinto aniversario de su abdicación, manifestando que «ha llegado el momento de pasar una nueva página de mi vida», una vida, sin duda, dedicada al servicio de España y de la democracia, y lo hace con «orgullo de padre, con mi lealtad siempre».

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.