¿El capricho de un policía?

EXPTE. DENUNCIA XXXXX/19

EXCMO. SR. ALCALDE

Manuel Avilés con DNI TAL Y TAL, vecino de Alicante y cuyos datos constan de sobra en el padrón municipal pues  recibo a diario sobres de todos los partidos habidos y por haber para pidiendo su voto en las elecciones sin que yo le haya dado mi dirección a ninguno y pasándose por el forro todos los rollos de la protección de datos

EXPONE.

Que en el día de la fecha he sido denunciado en el expediente arriba referenciado por un agente  con rúbrica ilegible pero con la clave G4XX

La denuncia está correctamente formulada pues efectivamente mi coche estaba estacionado en zona de carga y descarga y yo no estaba descargando nada sino tomando café a 20 escasos metros en esa calle Pascual de la Mata donde han efectuado la denuncia.

En los escasos minutos que ha durado mi aparcamiento – tras  la denuncia- y en un radio de menos de 50 metros, he visto:

1.- Que el vehículo  W transporter A-XXXX-DM, estaba aparcado allí antes que yo, seguía aparcado cuando conseguí librar mi coche del arrastre de la grúa y continuaba horas después y nadie lo había denunciado estando tan mal aparcado como el mío. Este señor, me he tomado la molestia de aguardar un par de hosras, no descargaba nada aunque el vehículo tuviese letreros que podían inducir a pensar  en un transporte comercial. Estaba tan mal aparcado como yo pero no fue denunciado por el agente G4XX. ¿Existe algún tipo de bula para poder llevar a cabo este tipo de conductas? Tengo fotos del vehículo, aparcado justo delante de mi sin ser denunciado, pese a incurrir en el mismo artículo que tan bien cita el agente el 94.2 RGC.

2.- Justo enfrente de mi mal aparcamiento y a la misma hora, subido en la acera, a la puerta del Polideportivo de esa misma calle, hay aparcado un Toyota Avensis azul XXXXCZL. Peor aparcado que yo, sobre la acera y obstaculizando la puerta de un polideportivo. No hay tampoco denuncia para ese coche como me he ocupado de comprobar. Tengo foto. Vuelve a surgirme la duda de si existen  bulas para un comportamiento tan incívico como el mío infringiendo el 94.2 RGC.

3.- En ese mismo instante, 10 metros más adelante y en la otra puerta del mismo polideportivo, señalizada con el correspondiente vado y obstaculizando el mismo, aparcan una moto  Yamaha N Max XXXX – tengo foto- y un Ford escort  A-XXXX-CY – también tengo foto– y tampoco habían sido denunciados por el diligente agente G4XX.

4.- Diez metros más adelante, invadiendo el sentido contrario de la circulación, en un cruce de la calle Garbinet, en la puerta de un supermercado famoso, está aparcado y sin denunciar – tengo foto– el vehículo Peugeot color granate XXXXGNK. Es posible que su dueño esté comprando en el supermercado pero no sé si esa conducta es menos lesiva para el tráfico rodado o para la fluidez de las calles alicantinas, que tomar café a las 16, 46 horas o existe algún mandato que yo desconozca, que autorice a saltarse el principio de igualdad con base en el cual la ley hay que aplicarla a todos por igual.

5.- Vayamos diez metros más adelante en la misma calle, a 60 de donde se ha formulado la denuncia contra mí. Un Mercedes gris XXXXDDJ aparcar en la zona de carga y descarga de Correos y no descarga nada. También  tengo foto y tampoco está denunciado. Pensemos, no dudando lo más mínimo de la profesionalidad y el celo del agente G4XX, que el vehículo que hay delante, un fiat pequeño XXXXHBN, aunque sin logo de Correos, pertenece a esa entidad  pues lleva unas escaleras en el techo y es posible que sirva para el reparto –puede haber pensado el agente G4XXX-  aunque no estemos en Navidades Yy Papá Noel ande durmiendo en Laponia.

6.- Se amontonan las infracciones y yo sigo fotografiándolas. En la esquina de la calle, en una isleta que protege el cruce, en la parada del autobús 6, aparca un Opel Corsa azul, cuya matrícula me tapa un bolardo y que tampoco había sido denunciado. Las paradas de autobús, por lo visto, también tienen bula para el agente G4XX.

7.- No he querido  seguir mi inspección callejera porque he querido limitarla a los cinco minutos siguientes a mi denuncia y a un radio de 50 metros pues el agente G4XX tendrá mucho terreno para actuar, velando siempre por la seguridad ciudadana y del tráfico, y puede haber sido requerido para mil y una urgencias mucho más importantes que las que protagonizan ciudadanos incívicos como yo que desprecian las señales de carga y descarga. No obstante en mi huida del sitio, tras haber librado el coche de la grúa por los pelos, veo aún un vehículo Renault Kangoo  XXXX CVD que obstruye la salida de un garaje público, aparcado en el vado. Tampoco había sido denunciado.

He aquí el sentido de mi recurso que más que recurso es una pregunta. ¿Por qué se me denuncia solo a mi cuando hay muchos más ciudadanos con sus correspondientes vehículos en el mismo sitio y a la misma hora infringiendo el mismo artículo 94.2 del RGC? ¿Vulnera esta decisión administrativa, que sin duda lo es, el principio constitucional de igualdad?

Conduzco diariamente moto y coche por la ciudad de Alicante. Conozco pocas – y conozco muchas en España y fuera de ella- con un tráfico tan desastre. Por eso me extraña que en la ciudad de la doble fila, de las motos que se saltan los semáforos y alguna otra tropelía que callo, el agente G4XX esté tan pendiente de mí y tan poco pendiente de los otros. Le hago, Sr. Alcalde ahora que estamos en elecciones y los políticos andan buscando soluciones imaginativas,  el siguiente ofrecimiento para alegrar mi vejez y dar fluidez a las neuronas en mi jubilación: pónganme una cámara en mi casco de motero y, sin cobrar, trabajaré ocho horas diarias durante un mes, entregándole diariamente la grabación de tantas barrabasadas como observo por las calles alicantinas, sin reproche administrativo ni penal de ningún tipo. Entendamos que sustituyo los noventa euros de la sanción por un trabajo en beneficio de la comunidad, que es una pena que ahora se estila mucho.

Dejo para otro artículo-recurso el atentado ecológico gravísimo perpetrado en la plaz de los juzgados alicantinos, en la que tres árboles frondosos y extraordinarios, plantados cuando la cárcel fue abandonada en mayo de 1982, han sido liquidados vilmente – ¿imprudencia de los reformadores de la plaza? Podemos hablar de eso cuando quiera que he visto el desaguisado desde el minuto uno, no olvide que los jubilados parásitos somos expertos en vigilar obras-.

Me estoy pensando –es otra posibilidad- , desocupado y ocioso como soy, acudir al Tribunal Constitucional, por la multa vulneradora del principio de igualdad para que sea él quien resuelva las dudas que planteo. Me estoy planteando también votarlo a V.E. como alcalde para que sea testigo en primera línea de la resolución, aunque jamás haya votado a su partido ni nunca se me hubiera pasado por la cabeza que podría hacerlo.

Atentamente.

Alicante a 16 de mayo de 2019

One thought on “¿El capricho de un policía?

  1. Pero usted lo dice con toda normalidad que ha estacionado el coche en una zona reservada para carga y descarga? y que los que necesiten utilizarla para ello no puedan? Y dejen los furgones mal DONDE ÑUEDAN CON EL STRES DEL TIEMPO DE TRABAJO y además pudieran ser denunciados??y eso para tomarse usted un café?Hoy le han denunciado a usted, al rato a otro, luego a otro, mañana a otro y ya está….no justifique lo injustificable
    Osea que ai el policía hubiera denunciado a los 7u 8 que cita, usted hoy dormiría mejor no?? Ahhh claro claro…. es un caprichoso….

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.