Monas y monas… – PETIT COMITÉ

La vida de una mona viene a ser como la suerte de un cofrade, ese momento estelar en el que el huevo simboliza una nueva vida –no olvidemos que es el símbolo más ancestral del alma en su propia imagen desde los antiguos templos del cristianismo ancestral– o  esa increíble situación, casi levitante o incluso de tránsito físico a espiritual que supone una tarde de sacar un paso de los más bellos –y a la vez pesados– de una ciudad como Alicante. Es increíble como a la vez que han crecido los cientos y miles de cofrades, haciendo una de las más bellas Semana Santas que conozco, la tradición de salir a comer la mona ha seguido viva, y muy viva, en la vida social de esta tierra. El lunes de pascua, tras la Resurrección del próximo domingo –este finde– es ese día en que valencianos, alicantinos, catalanes, mallorquines y alguno más de esta franja Mediterránea de la cultura, nos plantamos una excursión de amigos al campo –bueno, lo de campo puede ser playa o directamente excursión al chalet del colega o familia cercana…– y tenemos un gran pretexto para hacer una genial paella, disfrutar de unos bocatas o bien de una barbacoa que siempre termina con el juego del huevo y la mona.

Niños, y no tan niños, se agolpan entre los Capirotes de algunas Cofradías para susurrar y pedir el clásico caramelo al publico entre los cirios y las velas, olor a incienso y mucha magia de imágenes de Salcillo, Cristos de Gitanos, Magdalenas, Vírgenes y cirios…

Desde pequeña recuerdo ese ruidito gracioso de la compañera de turno del cole estampándote, a hurtadillas, la mona en la frente. La verdad es que jorobaba bastante, pero bueno, digamos que te encomendabas a Dios o a la Fortuna y la Paciencia para no hacer lo propio, pero con más ganas.  Ese era el juego de las tardes del Cole en estas fechas y creo que sigue siendo una tradición bella, una de esas que no quiero perder. Como tampoco los huevos de chocolate, los conejitos de Pascua,  los dulces de buñuelo o los caramelos de piruleta de los pasos de Semana Santa. Niños, y no tan niños, se agolpan entre los Capirotes de algunas Cofradías para susurrar y pedir el clásico caramelo al público entre los cirios y las velas, olor a incienso y mucha magia de imágenes de Salcillo, Cristos de Gitanos, Magdalenas, Vírgenes y cirios… una de las imágenes que más me gusta de la iconografía española en la Historia de nuestra cultura. Por eso no termino de entender como hay un señor que tras pasar quince años en este país, siendo parte de nuestro sistema educativo y con nuestro máximo apoyo, con la tolerancia que esta nueva Europa , gracias a Dios, les profesa y con una sociedad de gran laicismo…

Las vírgenes y el cristianismo, antaño, además de ser una religión difícil y en tiempos opresiva, también fue la viva imagen de la Revolución cuando Cristo nació y murió

Como, realmente, ha querido poder acabar con esto volando por los aires a cuantos estuviesen en Sevilla disfrutando de sus tradiciones sin molestar a nadie –es más, generando cultura, historia y riqueza…– Esto me tiene “loca” y me demuestra que algo mal estamos interpretando o haciendo para que lejos de conseguir una sociedad de convivencia y de educación contemporánea, siga habiendo una sarta de “tarugos” ancestrales capaces de querer atentar contra algo tan nimio en su devenir filosófico sobre la maldita y coñazo Yihad. Como tampoco termino de entender, es más, lo abomino y repulso, que otros señores, bajo el supuesto de defensa de una sociedad revolucionaria, o alguna que no tiene bien puesto el norte en la brújula mental (mi madre decía que posiblemente lo tenía colocado en otro sitio más bajo…), insulten, traten de jorobar, increpen o incluso persigan y hostiguen a otros que quieren disfrutar de su tradición en un Estado libre de Derecho, Historia y voluntades como es España, y máxime Europa. Cuanto menos, les debería decir que la Mona, precisamente, viene de Mounna o Munna, y que es un obsequio de origen moruno de tierras medievales. Que el huevo es un símbolo de alma y vida desde el Bronce. Que las vírgenes y el cristianismo, antaño, además de ser una religión difícil y en tiempos opresiva, también fue la viva imagen de la Revolución cuando Cristo nació y murió, o cuando entre los Romanos había que vivir y rezar bajo el suelo, en catacumbas que bien les recomiendo visiten para ampliar ese torpe y mastuerzo horizonte intelectual.

Siento que hay cosas que siguen mereciendo la pena, cosas inexplicables, alquimias de los sueños y la Historia que no quiero perder

Les pido que sepan que hoy esta Mona de Pascua es símbolo de renacimiento, de concordia y de celebración. Y que, sobre todo, algunos, yo la primera, empiezo, con lo sumamente anticlerical que he sido, a querer defender que no estaría mal cuidar mis tradiciones sin perjuicio de adoptar las que mejor sumen de otros a las mías de paso… pero sin renunciar a que mi Mediterráneo latino, romano, luego mezcla de moriscos, mozárabes, cristianos, ortodoxos, judíos y algún sajón o vándalo y alano suelto –los bárbaros también hicieron de las suyas “bajando al Moro…”– es mío, y quiero que siga siéndolo. Con todo lo que conlleve y con su gastronomía, sus colores, sus olores y sus puestas en escena. Quiero seguir celebrando, y pienso, la Navidad, Todos los Santos, las Hogueras, las Fallas, la Cuaresma, el Carnaval por supuestísimo…, y esta Semana tan bonita que huele a cirio, incienso, vela y mucha música solemne que recoge almas y las hace transitar durante un instante a otro planeta y otro momento, el de la vida misma, incluso en la calle de enfrente de toda la vida. Por un instante, entre esos cientos de luces de las velas, perdidas por los mantos de la Virgen, entre la caída de sus manos recogiendo a Jesús, siento que hay cosas que siguen mereciendo la pena, cosas inexplicables, alquimias de los sueños y la Historia que no quiero perder.

Feliz Finde, y que nunca jamás dejemos de soñar con esos panecillos que alicatan el corazón.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.