Unas preguntas incómodas

A estas alturas de la película, cuando diariamente te dan el tostón por mil sitios, cuando te prometen el oro y el moro a cambio de tu voto, cuando tantos “buscasillones” andan dejándose la piel prometiendo chollos, aunque realmente lo que ellos buscan es el suyo, en esta situación socio-política-vital donde está uno bien de verdad, es en compañía de Don Biblio alejado del mundanal ruido – vean mi artículo de la semana pasada “Acariciando libros”, que ha batido records de lectura y comentarios-. Don Biblio vigila y da vida, las 24 horas del día, todos los días del año, a la Biblioteca Desantes que este catedrático bibliópata, ha instalado en el Colegio de  Notarios en la calle Bailén 25. Ahí se detiene el tiempo y uno puede disfrutar con Gütemberg y su primera Biblia impresa en el siglo XV, con Cicerón, un desastre como individuo pero un jurista y un orador que no ha sido superado, con los Papas y con los Inquisidores que eran –como los políticos actuales- personas movidas por su permanencia en el chollo y muy poco pendientes de las necesidades materiales o espirituales de sus coetáneos. Puede uno extasiarse –porque Don Biblio te facilita los textos- con el Discurso Preliminar de la Enciclopedia, el que escribió Diderot, o con los textos de Marco Fabio Quintiliano, un español de cuando España aun no existía, de Calahorra y también eminente jurista y retórico aunque un poco menos que Cicerón.

Pasar una tarde o un día entero, atendido por Don Biblio y siguiendo sus indicaciones sabias, es un placer reservado a los escogidos por los dioses más antiguos, pero…, a nuestro pesar la vida no se detiene y tenemos que soportar esta campaña eterna en la que las bobadas, la incultura, las mentiras, las provocaciones y el teatro de vanidades más zafio, que no llega ni a la categoría de gilipollez, campan a sus anchas en tertulias y telediarios con un par de cojones, con la cara como el cemento  y sin cortarse un pelo. Ahí vienen al pelo mis preguntas incómodas para tantos como se pelean por los sillones con un lema que no dicen en público pero susurran entre ellos, compinchados, en privado: la caridad bien entendida empieza por uno mismo. O sea, vamos a pillar el sillón, vamos a asegurarnos el momio durante la próxima legislatura íntegra y luego ya veremos si el sol sale por Antequera.

¿Es imprescindible meter en las listas a un predicador, un torero, un famosillo de tertulias, una rubia de bote, una morena teñida, un pelirrojo panocho, un analfabeto funcional o un militar jubiladísimo con bigotillo de la Cruzada  para ampliar el espectro de  votantes?

¿Existe alguna tesis doctoral –psicología clínica, psicoanálisis argentino, genética mendeliana o similar- que explique que un padre puede ser un futbolista genial –pongamos a Cruyff por ejemplo- un político genial –pongamos a Suárez por ejemplo- o un relojero genial –pongamos a mi padre por ejemplo- y el hijo ser un tuercebotas imposible en la misma disciplina?

Si la definición jurídica de aborto lo tipifica como interrupción del embarazo ¿Es posible llamar aborto a la muerte causada voluntariamente de un recién nacido, o sea, fuera ya del vientre de la madre? ¿Esto pasa en Nueva York, en Pernambuco, en las islas Chimbambas o en la mente obtusa de algún candidato que se va de la lengua con un calentón electoralista?

¿Es un contrasentido decir que en Nueva York se permite el aborto después del nacimiento? ¿Es posible un círculo cuadrado? ¿Es posible hablar de un neandertal  cortando la cabeza a sus niños como hecho empírico? ¿Había allí observadores de la derecha para dar fe de los infanticidios? ¿En qué excavación han detectado tales conductas? ¿Hay vestigios de esos asesinatos rituales en la excavaciones de Orce, donde los primeros pobladores de Europa?

Si Lacalle –gran hallazgo económico de Casado- es ministro de economía y baja las pensiones como predica ¿Nos darán a los jubilados un sitio gratis para pedir limosna entre Maisonnave, Alfonso el Sabio, Gadea y Plaza de los Luceros? ¿Nos pondrán comedores sociales o tendremos que volver a la leche en polvo y el queso de los americanos? –Advierto: estamos acostumbrados-. No nos vamos a morir tan fácil como defiende Cristine Lagarde –también de derechas-  para equilibrar los presupuestos de la Seguridad cuya caja encontraron con 67 mil millones y han dejado en los huesos, según mis noticias – rectifíquenme si digo incongruencias-.

¿Una vez identificado como hombre de bien adonde hay que ir a por el revolver. Hay que comprarlo o lo entregan ellos?

La igualdad ante la ley que la Constitución proclama válida para todos ¿Es más efectiva y eficaz llamándose Oriol Pujol? ¿Si con negociaciones prohibidas, prevaricaciones, cohechos y otras triquiñuelas me llevo más de 380 mil pavos por la jeta, me darán también a mi el tercer grado en dos meses? ¿Podemos organizar un master sobre la rentabilidad de llevárselo crudo? ¿Podemos mezclarlo con un master en derecho penitenciario explicando modos y formas de lograr terceros grados instantáneos?¿Se quejan de ello quienes dieron un tercer grado supersónico al discípulo de Aguirre, el llamado Carromero, condenado en Cuba por homicidio imprudente? ¿Se puede escribir un tratado sobre reinserción social urgente con estas salidas fulgurantes? Me tiene intrigado el asunto de las pistolas. El otro día en una clase en la Universidad hice la pregunta clave: ¿Qué es un hombre de bien? No se ponían de acuerdo. Blanco, heterosexual, con documentación en regla… Se formó un buen batiburrillo. ¿Podría Abascal o alguno de sus conmilitones aclarar ese concepto? ¿Una vez identificado como hombre de bien adonde hay que ir a por el revolver. Hay que comprarlo o lo entregan ellos?

¿Es imprescindible ser legionario – o haberlo sido, por ejemplo mi padre que se pegó tres años en Larache- para participar en los mítines y reuniones de determinado partido? Lo digo porque,  en sus actos, oigo reiteradamente el himno “Soy el novio de la muerte”. ¿Vale también el himno de artillería, que es donde hemos hecho la mili algunos? ¿Todos los que cantan ese himno en los mítines se han pegado dieciséis  meses sirviendo gratis a la patria? Lo digo porque….  A ver si vamos a estar predicando una cosa y luego vamos a haber sido objetores, que tendría cojones la historia.

¿Aportar un listado de los libros leídos, o los artículos escritos,  en el último mes es un mérito o una agravante?¿Cuando, después de una comida opípara, le queda a uno un cierto sabor a trapo en el gaznate, porque el marisco, la carne de ternera retinta y otras exquisiteces se las  ha comido de gorra, eso es un buen síntoma y queda uno como un político prometedor o son estrecheces de conciencia?

¿Si fundo un partido político, del color que sea, y me pegó un fracaso del tipo Titanic en su primera singladura, puedo después fichar por Ciudadanos y ser cabeza de lista de algo? ¿Admitirían a Don Biblio como segundo de la lista que yo encabezara? ¿Aportar un listado de los libros leídos, o los artículos escritos,  en el último mes es un mérito o una agravante?¿Cuando, después de una comida opípara, le queda a uno un cierto sabor a trapo en el gaznate, porque el marisco, la carne de ternera retinta y otras exquisiteces se las  ha comido de gorra, eso es un buen síntoma y queda uno como un político prometedor o son estrecheces de conciencia que te convierte en una mente escrupulosa y te inhabilitan?

Vuelvo a las pistolas. En mi etapa de interrogador de etarras – lo digo ahora que todavía algunos intentan rentabilizar esa historia con la banda extinta y criando malvas- unos cuantos de aquella organización mafiosilla me pusieron la proa para darme matarile en cuanto pudieran. Tuve escolta policial unos años y hasta me hicieron llevar pistola. ¿La puedo recuperar si me dan la acreditación de hombre de bien? ¿Tengo que pagarla o es gratis? ¿Me pueden tipificar como víctima y meterme en alguna lista, entendido como mejora de la jubilación?

P.D. Señor ¡llévame pronto pero no antes de ver el batacazo electoral que se van a pegar unos que yo me sé pero me niego a identificar.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.