Demoscópicas y cacareando

Las encuestas demoscópicas de hoy, son las profecías de ayer. La única diferencia es que aquellas predecían, a siglos o milenios vista, grandes males, diversos finales del mundo y la llegada de un mesías salvador (nunca era “salvadora”, a excepción de los hindúes), y éstas de hoy en día pronostican resultados electorales, a meses vista como mucho, pero se equivocan más que bíblicos y musulmanes, o el prerrenacentista Nostradamus, pues al fin y al cabo unos obedecían a la religión hebrea y continuadores de tablas de la ley, cruces y medias lunas, o a Catalina de Medici, mientras, las empresas comercializadoras de hoy, responden a los deseos de quién-quiénes las encargan previo pago.

Difícilmente van a salir resultados adversos a un periódico, televisión o radio con línea editorial marcadamente de un signo, pongamos centro-izquierda, y viceversa si el medio de comunicación es de centro-derecha. El maquillaje de datos cuando no escandaloso corrimiento porcentual, resulta sólo apto para lectores afines al corolario de la empresa que publica mayormente intenciones, casi nunca convicciones finales. En política saben bien que el mando de la caja tonta, el ratón que recorre la pantalla informática o las monedas que se depositan en un kiosco, responden a una ideología e intención previas. Hay trampa en el cartón de línea para bingo. Lo cual no obsta para que el televidente, oyente o lector más decisorio que indeciso, pueda variar el fiel de su privativa balanza, según actuaciones, shows o fragantes meteduras de pata en esta recta final.

Ciudadanos ha demostrado la bisoñez de su juvenil equipo, fichando a viejas glorias que comparten una alineación con graves carencias en política internacional

El panorama es desolador con el pasado. Pablo Casado acaba de eliminar todo cuanto suene a Rajoy, incluidos/as los no pringados en casos como Gürtel, con nuestro más cercano Brugal, que, y, por cierto, a lo que parece los señores/as magistrados no quieren echar leña, y menos gasolina, al fuego preelectoral. Ciudadanos ha demostrado la bisoñez de su juvenil equipo, fichando a viejas glorias que comparten una alineación con graves carencias en política internacional, Hacienda o Bruselas. Otro tanto el PSOE, donde Pedro Sánchez dejó coja de una patada en las listas a Susana Díaz, y ya veremos qué pasa con nuestro propio president Ximo Puig, otrora adversario, como la andaluza, del chulapón madrileño. Y es que no hay nada peor para la vida que alguien que haya resucitado, por aquello de las estadísticas sobre los poquísimos que vuelven al mundo.

El voto a Vox es el más oculto porque a la gente le avergüenza decir lo que piensa, y más aún encuestador

Compromís se nos queda en la minoría valencianoparlante y un pelín progresista, pero poco más porque una cosa es el bilingüismo, y otra muy otra, cualquier semejanza con Catalunya y el pollo que tienen armado contra un Estado, que aquí sí es creíble. Quedan los podemitas, con la vuelta de “Él”, y pinta de Rasputín poco aseado, después del divorcio con el pincelín de Errejón unido en segundas nupcias con su abuela política, Carmena. Los comunistas se han quedado para los libros de historia, y las mareas ya no son tan navegables como cuando había que recoger el chapapote de la crisis económica. Me he dejado para lo último a Vox, porque es el ¡ay mamá que me toca Roque! ¡Roque tócame! Los perredistas somos los primeros en advertir que no se debe hablar de esta fachendosa formación, pero los últimos en callarnos cuando tenemos que comentar cualquiera de sus butades sobre la pata atada a la cama, la negritud que viene a quitarnos el trabajo o el país de los pistolones a lo Pancho Villa. Creo que este voto es el más oculto porque a la gente le avergüenza decir lo que piensa, y más aún encuestador.

Por tanto, nos vamos a divertir con la telenovela de las encuestas, pero, y más en esta ocasión, seré descreído cuando no descojonado, porque no sabemos siquiera cuántos españoles pueden quedarse en casa después de haber mandado a la mierda al gallinero.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.