Mujeres – PETIT COMITÉ

¿Por qué cada año somos las protagonistas de este día? ¿esta fecha que sigue siendo, al menos para mi, el símbolo de una sociedad que no avanza lo suficiente para que no tenga sentido? Y digo que no me gusta, lo digo alto y claro. No me gusta porque significa que sigo siendo diferente, significa que sigo siendo menos, que sigo teniendo que defenderme incluso de las propias mujeres que imbuidas de un machismo heredado critican a las “otras”, esas que , como algunas incluida yo, no seguimos los cánones establecidos. Hace poco me sumaba al club de unas grandes amigas, “las malas madres”, así, como suena. Y eso que soy madre, y de las muy plomo, muy pesada y muy madre. Pero lo que nunca he sido es del estereotipo de madre, de las que va a la salida del cole –con todos mis respetos para las que con heroicidad lo hacen…– y puedo dedicar o quiero mi tiempo a coser uniformes de flores para las fiestas de disfraces del día del colegio, o de las que se dedica a esas charlas interminables con el pediatra, cosa que admiro, o que tiene incluso tiempo para haber hecho un curso de parto cuando mi amor, Alex, fue a nacer. Seguimos siendo una sociedad donde nos “recuerdan” –¡qué desafortunado…!– que lo que llevamos dentro es una gran responsabilidad… ¿solo nuestra?… me molesta este día porque indica que tengo que seguir peleando por ser lo que ya soy, por que la sociedad acepte que tengo carácter, que no me callo, que salgo con quien quiero, que me visto como quiero, que me acuesto con quien quiero y que lo hago sin que nadie me quiera violar, o se crea en el derecho a hacerlo.  Porque sigo teniendo que aguantar que alguno diga, como le ha pasado a una crack de la cultura y una mujer diez, como pocas, que el gaitero Hevia la llame estúpida. Lo evidente es que Pilar Jurado no y no es precisamente estúpida, querido Hevia, porque a las pruebas me remito… pero lo grave es que siempre sea el insulto para denominar y denigrar a grandes mujeres en grandes puestos de responsabilidad. Eso cuando nosotras mismas las llamamos otra palabra mas grave, si, digo Puta, que es la que solemos poner de adjetivo a algunas que no soportamos que estén en sitios donde se merecen estar, y donde nadie y nunca, nadie también, se cuestionó que hubiese un hombre.

Hemos tenido que defendernos de todos los interrogantes que nadie comprende de la vida de una mujer distinta en una sociedad machista desde las propias mujeres y desde luego mucho en los hombres

Como tantas veces que hemos tenido que defendernos de todos los interrogantes que nadie comprende de la vida de una mujer distinta en una sociedad machista desde las propias mujeres y desde luego mucho en los hombres todavía. Pero eso sí…. no me gusta este día porque si Clara Campoamor levantase la cabeza, humillada como la tuvo entre tanta estupidez cultural, se daría de bruces con una sociedad que no es capaz tampoco de evitar lo contrario. No comparto, y lo digo alto y claro, que el feminismo, del que me considero militante activa con mi sola forma de vida, sea una forma de jorobar tampoco a los hombres. Soy madre de un hombrecito, maravillosa, ex mujer de otro, hija de otro, novia de otro y hermana de otro… como poco y amiga de cientos de otros… y ninguno me ha dado motivos por ahora para pensar que debo apartarlos de mi vida y no construir una sociedad mejor con ellos. Por eso, porque creo que este día debe acabar siendo el día de NOSOTROS, de todos, de la humanidad, de la libertad, la igualdad y el futuro, es por el que escribo estas líneas, por muy reincidentes que parezcan en mas de lo mismo… y por eso me enorgullezco de las mujeres que os nombro en este articulo, empezando por Pilar Jurado, siguiendo por la increíble Rosa Villacastín, que hoy tengo el honor de presentar para un premio  en el Aula de Mujeres del Colegio el Valle, encabezando una lista donde están Asunción Martínez, Paz Castelló, Irene Koch, María Isabel Moya… y acompañadas de otras grandes mujeres como Lola Peña o Begoña Méndez; sin olvidar a Ángela Nieto, lider de investigación del cáncer, Asunción Valdés, una de las máximas responsables de un gran grupo editorial como EPI en España, diseñadoras como Pura López o Sara Navarro, cocineras como María José San Román, juristas como Carmen Galipienso o tantas ejemplos de grandes mujeres que me rodean en una tierra donde ellas siempre han sentado las pautas de una sociedad distinta, incluso cuando hacerlo, con sus diferencias y vidas distintas, significaba ser señalada. Feliz día de las mujeres, pero ojo, feliz día de ese futuro alado de los hombres en una vida común.

 

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.