La hora de la verdad jurídica

Manipulan los resultados sobre intención de voto en unas hipotéticas generales que, a diferencia de otros sondeos de empresas privadas, sitúan al PSOE a gran distancia del PP al que coloca en cuarto lugar.

Los políticos presos —que no presos políticos— del «procés» han sido trasladados de las cárceles catalanas a cárceles madrileñas, pues el Tribunal Supremo inicia el juicio, señalando para el próximo día doce la primera de las sesiones, con el propósito de esclarecer los graves delitos imputados a los líderes independentistas responsables del presunto ataque al Estado de Derecho español. Por tanto llega la hora de la verdad jurídica, que, como en otros juicios, no siempre se corresponde con la realidad percibida por los ciudadanos, pues los delitos que se imputan a los procesados habrán de ser probados fehacientemente, lo que obviamente no siempre se consigue. Por ello sería bueno desde el inicio del juicio que todos, absolutamente todos, dejemos trabajar a la Justicia y, sobre todo, agotadas todas las vías recurribles, nos comprometamos al acatamiento sereno y tranquilo de la sentencia definitiva y firme, lo que, de entrada, parece algo difícil, dado el talante manipulador de los totalitarios secesionistas que, para conseguir su objetivo, no escatiman en denigrar con mentiras o verdades a medias al Estado de Derecho del que Cataluña forma parte.

No se juzgan ideas políticas, por rechazables que sean políticamente hablando, sino comportamientos concretos de los procesados

No en vano, el Gobierno despliega ya su diplomacia ante este juicio, intentando contrarrestar la campaña de imagen del independentismo en otros países. Hay que dejar bien claro que no se juzgan ideas políticas, por rechazables que sean políticamente hablando, sino comportamientos concretos de los procesados y, por tanto, frente a lo que dicen malévolamente sus partidarios, que siguen obviamente libres y sin imputación alguna —si se juzgaran ideologías no lo estarían—, ni se juzga al nacionalismo independentista, ni al pueblo catalán, ni a sus instituciones gubernamentales…. se juzga sencillamente a personas concretas por presuntos delitos cometidos que habrán de quedar probados en un juicio transparente y con todas las garantías procesales y de defensa. Un juicio que citará a 500 testigos —entre ellos a Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Rufián, Montoro, Urkullu, Colau…— en las distintas sesiones que durarán aproximadamente tres meses; que responderá a las peticiones razonables de las defensas, incluido su retraso si fuera preciso; que sería probablemente parado si hubiera elecciones, al margen de la interferencia que puedan tener las locales, autonómicas y europeas si fuera el caso; que será público y televisado; y que comienza con un exquisito traslado VIP de los presos con un furgón policial a estrenar por ellos para evitar quejas por el «mal olor», escoltado por una treintena de vehículos policiales. Un juicio, en definitiva, en el que, por razones obvias, el Tribunal Supremo rechaza que declare Puigdemont y el resto de fugitivos de la Justici, ya que deberían comparecer como procesados junto a sus compañeros de fechorías y no como testigos, y rechaza también la presencia de «observadores», ya que, al ser el juicio televisado, público y trasparente, cualquiera puede observar su desarrollo si así lo deseara y, además, porque la figura de observadores internacionales sólo tiene sentido en países de dudosa consolidación democrática, lo que no es el caso en ninguno de lo países de la UE, entre ellos España. Lo impresentable es que los CDR preparen escraches en Cataluña y Madrid ante el citado traslado de presos, que el independentismo pretenda una huelga general contra el Estado y protestas radicales, que la ANC ataque la sede de la Fiscalía en Barcelona y ocupe el vestíbulo de la barcelonesa sede de la Comisión Europea, que la Generalitat filtre los horarios de los desplazamientos de los encausados, y que éstos sean jaleados a la salida de la cárcel catalana por grupos secesionistas encabezados por Torra, el President de la Generalitat.

Manipulan los resultados sobre intención de voto en unas hipotéticas generales que, a diferencia de otros sondeos de empresas privadas, sitúan al PSOE a gran distancia del PP al que coloca en cuarto lugar

Y, hablando de comportamientos impresentables, no es de recibo que el CIS de Tezanos, criticado por propios y extraños, haya dirigido las preguntas de Cataluña con el objetivo de avalar el diálogo Sánchez-Torra, dando a elegir entre partidos «más radicales» que ni quieren negociar o los que apuestan por el «diálogo» y «la ley», induciendo así las respuestas hacia los postulados del PSOE. Y, por si fuera poca la manipulación con dinero público —es decir, de todos los españoles en vez de «nadie» como en su día sostuvo la vicepresidenta Carmen Calvo— se produce también al manipular los resultados sobre intención de voto en unas hipotéticas generales que, a diferencia de otros sondeos de empresas privadas, sitúan al PSOE a gran distancia del PP al que coloca en cuarto lugar, ya que, según los resultados de Tezanos, el PSOE de Sánchez, su jefe, obtendría el 29´9% de votos, seguido de Ciudadanos con el 17´7%, de Podemos con el 15´4%, de PP con el 14´9% y de Vox con el 6´5%; con lo que, ante tamaña ventaja, nadie se explica la resistencia de Sánchez a convocar urgentemente elecciones, que le permitiría gobernar sin necesidad de apoyos de totalitarios secesionistas de izquierdas y derechas como hace ahora….salvo que esté esperando a que Tezanos le garantice una mayoría absoluta para que no necesite a nadie para gobernar. Otra encuesta, la de NCReport, ésta para la Comunidad de Madrid, sostiene que en dicho territorio ganaría el PP con el 21´3% de votos y 31 escaños, seguido de PSOE con el 20´4% y 30, de Ciudadanos con el 18´9% y 27, de Más Madrid con el 13´2% y 19, de Vox con el 10´4% y 15, y de Podemos con el 7´4% y 10, lo que, en caso de darse, supondría que el PP, a pesar de perder 17 escaños en la Asamblea Madrileña, podría gobernar a la andaluza gracias al subidón de Ciudadanos y la fuerte irrupción de Vox, mientras Podemos se hundiría en el cuarto lugar si se presentan dos listas populistas ya que la de Carmena-Errejón le doblaría.

Entretanto los partidos, incluido el PSOE, siguen con sus cábalas de cara a las elecciones que se avecinan —locales, autonómicas y europeas—, mientras el Ministerio de Interior deniega a Abascal, líder de Vox, la seguridad que sí da a Iglesias, líder de Podemos, pues los de Abascal llevan 42 días esperando la valoración al respecto, mientras al solicitarla Iglesias el Ministerio actuó con mayor celeridad para proteger su chaletazo en Galapagar y ahora la Guardia Civil alerta del «riesgo» de la garita junto al mismo sin luz ni calefacción. En todo caso, de cara a las elecciones, Podemos sólo negociará con Errejón tras elegir su propia lista en Madrid, cerrando en falso su crisis, ya que el adelantado Consejo Estatal no acuerda una hoja de ruta definida, en tanto que el líder podemita, tras cargar contra la «izquierda amable» de Errejón y Carmena, sugiriendo que los líderes críticos buscarán alianzas con PSOE y Ciudadanos que destruirían Podemos, recula y señala que Errejón «no es un traidor», aunque lo sitúa fuera del partido, y que Carmena «ya no es lo que era». Por su parte en el PSOE madrileño se produce un rebote por el «dedazo» con Pepu Hernández, mientras Manuel de la Rocha, el otro candidato a las primarias, pide «neutralidad» al partido, lo que se hace difícil de conseguir teniendo en cuenta que el entrenador de baloncesto es la apuesta, pública y notoria, de Sánchez y su Ejecutiva, al extremo de que no tiene problema alguno, cuando dijo todo lo contrario, en que Pepu, que veía en su día a Rajoy «con más reflejos» que Zapatero, usara una sociedad para poder pagar menos impuestos.

Ábalos echa balones fuera y culpa al PP, y los taxistas quieren que sea Carmena quien fije la precontratación, en tanto que las VTC presentan el mayor ERE de la historia de Cataluña en un solo día,

Y en tales circunstancias, prosigue el conflicto taxi-VTC pues, mientras Garrido no cede en Madrid ante unos taxistas «radicales podemizados», la salida de Uber y Cabify de Barcelona abre la puerta a 3.500 empleos. Los taxistas reconocen que sus propuestas no tienen ningún encaje legal, afirmando en distintos correos que lo que presentan «no se sostiene ni un segundo jurídicamente», pero siguen erre que erre en sus trece, y, mientras tanto, Ábalos echa balones fuera y culpa al PP, y los taxistas quieren que sea Carmena quien fije la precontratación, en tanto que las VTC presentan el mayor ERE de la historia de Cataluña en un solo día, dejando en el aire a varios miles de empleos. Por su parte, el Banco de España avisa de que la subida del SMI acabará con 125.000 empleos, calculando que se destruirá el 13% de los puestos con sueldos inferiores a 900 euros.

Por lo que respecta a otros asuntos cabe citar que el juez procesa a Defex por sobornos en Camerún para vender armas; que altos cargos de La Junta de Andalucía se repartieron pluses antes de su destitución; que el escándalo de los fondos reservados enfrente a la cúpula de Interior del PP, pues Cosidó dice que los pagos eran competencia de Francisco Martínez, éste no se da por aludido y el ex Ministro Fernández Díaz está «perplejo»; que España está a la cola de ayudas para niños pobres; que policías de «Kitchen» se quedaron 600.000 euros de fondos reservados, acreditando el juez los ingresos en metálico en cuentas de varios comisarios del operativo contra Bárcenas liderado por Villarejo; que los emparejamientos de semifinales de la Copa del Rey de fútbol serán Barça-Real Madrid y Valencia-Betis; y que el cine español se exhibe en Sevilla con la entrega de los premios Goya, entre el glamur y la reivindicación, quedando «Campeones» como la mejor película en una gala con protagonismo indiscutible de «El reino».

Y, mientras España consigue un espaldarazo de la UE a la situación de Gibraltar en caso de un Brexit duro (logra que el término «colonia» quede recogido en un documento oficial, provocando las quejas de Reino Unido al tener así claro la UE que «Gibraltar es una colonia británica»), cabe destacar del exterior que Italia entra en recesión y desata el temor en la eurozona, mientras España aguanta la desaceleración global con un avance del 2´5%; y que un informe reservado de la UE denuncia «apartheid» legal en Cisjordania, sosteniendo el escrito que Israel somete a los palestinos a «discriminación sistemática».

Guaidó sostiene que «el descontento llevará al Ejército a ponerse del lado de la Constitución» e insta a sus compatriotas venezolanos en España a que «preparen las maletas» para volver

Entretanto prosigue el conflicto en Venezuela, conociéndose que Maduro usa una empresa en Granada para hacerse con los dólares de los venezolanos, perteneciendo la plataforma creada para el cambio de divisas a dos firmas, una española y otra de la isla de Barbados….ya ven, el hipernacionalismo populista totalitario, del signo que sea, siempre comienza por proteger los intereses de sus dirigentes con la excusa de hacerlo a favor de los pueblos a los que reprimen. La realidad es que Maduro cada vez está más solo, mientras se desafía con Guidó en la calle con grandes manifestaciones en estos días decisivos para el futuro del país. Y Pedro Sánchez, por fin, despeja su ambigüedad sobre unas elecciones a las que Maduro se niega —el dictador se presta a unas legislativas pero no unas presidenciales— y su apuesta por el «diálogo» —los diálogos con dictadores ya se sabe cómo acaban siempre—, por lo que reconocerá a Guaidó para que pilote «la transición» en tanto que el Parlamento Europeo se adelanta a los países miembros de la UE, incluida España, y respalda al presidente interino a quien un grupo de trabajo de la Unión le asesorará en la celebración de las elecciones. Por su parte Trump, que exigió a España y a la UE romper todo diálogo con Maduro —según se publica y nadie desmiente, adelantó al Gobierno de Sánchez que Guaidó se disponía a proclamarse presidente interino y que Washington lo iba a reconocer—, amenaza al dictador venezolano con Guantánamo si no abandona el poder, pues su asesor John Bolton le dice que escoja entre «una playa lejos de Venezuela» o esa cárcel. Guaidó, por su parte, sostiene que «el descontento llevará al Ejército a ponerse del lado de la Constitución» e insta a sus compatriotas venezolanos en España a que «preparen las maletas» para volver pronto a un país, el suyo, «democrático y lleno de oportunidades», después de que Maduro ordenara a las fuerzas especiales que le detuvieran y éstas, tras llegar a su casa, no llegaran a ejecutar la orden por disensiones en la cadena de mandos, provocando en todo caso momentos de máxima tensión, mientras el Presidente interino alertaba poco antes de presentar su plan para la transición: «en este momento la policía está en mi casa» (estaban solas su suegra y su hija de veinte meses) y «hago responsable a Maduro de lo que puedan hacerle a mi bebé». Un régimen chavista acorralado que se permitía arrestar e interrogar durante doce horas a tres periodistas de la Agencia Efe, mientras el dictador arremetía contra España y la embajada en Caracas pedía un equipo de GEOs para reforzar su seguridad. Y mientras España, Francia y Reino Unido se disponen a reconocer a Guaidó al margen de la UE, el Vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, manifiesta que «la solución es que Maduro y su grupo se vayan de Venezuela» y, según Iván Duque, el Presidente de Colombia, a Maduro, que estaría buscando asilo, «le quedan horas»…..entretanto, un clamor por la democracia en las calles sostiene que «Maduro se ha quedado solo» y un general da el primer paso y reconoce al líder opositor como presidente interino……vientos de libertad parecen llegar por fin a Venezuela, esperemos que puedan disfrutarse sin derramamientos de sangre.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: