‘Todos lo saben’: No todos saben hacer cine

Generar interés es la premisa fundamental para que una película llegue a ser algo de lo que pretende. El segundo paso es conseguir mantenerlo. El director iraní Ashgar Farhadi, ganador de dos Oscars, escribe y dirige «Todos lo saben», un film que rebosa cine por todos sus poros. Estamos ante una obra puramente interpretativa y coral, donde la fuerza de los personajes y la incuestionable calidad de todo el elenco actoral son una de las grandes bazas que ofrece el director para desengranar esta historia llena de ecos del pasado.

La estructura clásica del argumento hace que el espectador pueda quedar atrapado fácilmente desde el comienzo en esta atmósfera costumbrista manchega en la que se desarrollan los acontecimientos. Mi mayor duda era cómo un director iraní podría sumergirse y bucear entre las tradiciones y costumbres de un pequeño pueblo manchego sin caer en la caricatura. El resultado de esta introspección por parte de Farhadi en el mundo rural español es considerable, ya que consigue dibujar una España profunda muy creíble y acertada. Lo principal de esta película es el fondo, y no la forma, ya que podría desarrollarse de igual manera en cualquier otro pueblo de cualquier otro país del mundo. Este fondo está relacionado con las partes más oscuras, pero también más amables y generosas, del alma humana.

“Un buen drama es como la vida, pero sin las partes aburridas”

Las grandes películas de la historia del cine juegan en el patio de la contradicción, y utilizan estas contradicciones —que nos definen como seres humanos— para generar empatía en el público. Farhadi es un maestro en dominar el ritmo y conseguir equilibrar a la perfección lo más difícil de todo, la forma y el fondo. La utilización de la cámara en mano, el lugar donde coloca magistralmente la cámara en cada plano, que me recuerda a Terence Mallick, para generar esa sensación de estar justo ahí, con los personajes, junto a un guion brillante, que ha bebido mucho de Lorca, y la definición casi perfecta de cada uno de los personajes hace de «Todos lo saben» una de las mejores películas del cine español desde «Magical girl». La mejor frase para definir esta película la parafrasearé de Hitchock cuando dijo: “Un buen drama es como la vida, pero sin las partes aburridas”. Eso es exactamente.

 

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.