Las coronas – PETIT COMITÉ

Érase una vez una historia de reyes, una historia de hijos de dios, de albores de la humanidad, de nacimientos en portales, de carpinteros, de madres, de vírgenes, de santas, de profetas, de luz, de Nazaret y de milagros… muchos milagros. Érase una vez una historia de sueños, de proezas, de camino y de una gran y enorme vida, la de Jesús. Y con ello hoy, siglos y siglos después, la Navidad, para festejar el nacimiento de uno de los más insignes personajes, como poco, de la Historia de la Humanidad para muchos y para otros, el Hijo de Dios. Para mí, francamente un héroe y un guía en la Historia, un ejemplo para empezar de lucha, rebelión, justicia, amor y principios. Alguien que quiso perderlo todo para hacerlo todo posible y que dio todo por nada en el cromo de la vida para superar lo insuperable: la miseria humana y cambiarla por grandeza. Creas o no creas, te guste o no, no celebrar que hace dos milenios y 19 años y unos días, nació Jesús, es como poco de ser un desagradecido a la vida y a tus antepasados… como poco, y además de ciertamente un tanto inculto y descolocado en la Historia ante el gran profeta de la verdadera revolución social de todas las épocas —el que sigue siendo un referente de cambio en cientos de momentos y en minutos de alma…—  Pues bien, érase una vez que unos reyes, tres, y magos —tres reyes magos, en suma…— cruzaron todo Oriente guiados por una milagrosa estrella, un haz de luz infinita y brillante, que les iluminó para cruzar los desiertos y las estepas, hasta llegar a ese pequeño y modesto portal donde María y José pasarían a la Historia para siempre por ser los padres de JESÚS en Belén —tierras de Judea y Caná—.

Entre el antiguo Tigris y el Éufrates, entre cananeos, arameos, hebraicos, semitas, filisteos, todos y cerca de otras tribus de la época de una sociedad arcaica y muy anclada en las tradiciones de los “hijos de Sem”.  Allí llegaron —dice la historia— Melchor, Gaspar y Baltasar, desde tierras lejanas y orientales para cobijar al niño, enterados de que, por fin , había nacido el ‘elegido’, el que tendría que brillar incluso en su sacrificio para salvar a los suyos con tal motivo y elevar el alma humana durante siglos y cientos de años. LOS REYES MAGOS, son esas tres almas intrépidas que cruzaron tierra allende los mares para hacernos hoy creer en sus regalos de nuevo. Me da igual también aquí si crees o no… pero no seré yo, no, la que cargue con el peso de la responsabilidad de destrozar uno de los mas preciosos secretos familiares bien guardados por padres a lo largo del a Historia a pequeños ansiosos poniendo vasos de leche, dulces y zapatillas alrededor del árbol para que lleguen los Reyes y descansen, y de paso, nos dejen regalos y más regalos. Así que ahí vamos. Os voy a contar como podemos celebrar este sábado 5 por la tarde la llegada de los reyes y el domingo 6 su incesante provisión de regalos y más regalos a todos.

En zonas como el pueblo de Catral, referente de la Vega Baja, los Reyes llegarán este año en globo ante la mirada curiosa y ojiblanca de Tirios y Troyanos de todo el lugar y alrededores

Los Reyes Magos en Alicante capital son toda una gran tradición. Como cada año en el Ayuntamiento se ha trasladado el testigo, la escultura de rey en miniatura, de unos a otros. De tal suerte que José Mari Manzanares también entrego la suya, y me consta, conociéndole, que se le partió el alma con esa entrega. Yo creo que siempre quiso, como otro que conozco bien, ser o Rey Mago o Papá Noël, básicamente para inflar a regalos a toda la humanidad. Son así, él y el otro que conozco bien, y que espero que algún día pueda disfrutar de ese papelón que le haría soñar para siempre en ‘El País de Nunca Jamás’. En zonas como el pueblo de Catral, referente de la Vega Baja y el mejor sitio para comer cualquier día una buena ‘pelota asá’ de la exquisita gastronomía de la zona… en esta villa, los Reyes llegarán este año en globo ante la mirada curiosa y ojiblanca de Tirios y Troyanos de todo el lugar y alrededores.

Os recomiendo tres pasteleros de aupa, Raul Asencio de Aspe, con los roscones de sorpresas increíbles, Jose Quiles en Monver —El Fornet— donde no se puede ir uno sin zamparse —por más que quieras…— una de sus delicias, o el clásico Paco Torreblanca

En Alcoy, por el contrario, hay que subir a ver pajes y más pajes, es el entronamiento del Paje Real, que encima es negro y maquillado de betún y vestido de rojo hasta completar una escuadra en la que solo se distingue los gorros rojos y birretes de lo más curiosones… en Denia el año pasado vinieron en barco ecológico y parece que este años zarparán a la mar con un velero precioso donde aprender a nadar, con pierna o sin ella, te va a costar lo suyo por desánimo, pero será espectacular… otro capítulo es IBI, donde tienen una presencia perpetua, porque no hay que olvidar la estatua que se les dedicó en esta ciudad es un  verdadero tributo a los tres grandes magos y personajes que tan genial día nos han brindado por despiste… Y el que quiera más, que añada el episodio dulce a este finde y verá como lo disfruta el DOBLE. Os recomiendo tres pasteleros de aupa, Raul Asencio de Aspe, con los roscones de sorpresas increíbles, Jose Quiles en MonverEl Fornet— donde no se puede ir uno sin zamparse —por más que quieras…— una de sus delicias, o el clásico Paco Torreblanca.

Como contrapunto una magnifica Violeta Tuzenko, nos ha enseñado el roscón mejor interpretado de la cultura rusa y del Este en España, con amor por ambas tierras. Para completar el acto de puesta en escena, nos faltan cientos de pajes como los famosos chicos de Alcoy con su ‘blackface’. 128 años de historia contemplan esta antiquísima cabalgata que es ya Patrimonio Cultural de todo el Mundo y en particular también de la Unesco.  Así que , animo que el Roscón y el finde nos van a llenar de regalos, y si no avisad y hacemos un AMIGO INVISIBLE y tan a gusto.

Felices Reyes queridos míos, que la Vida os sonría en cada fleco de Magia viva.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.