El Marranero y el almorsaret alacantí

Diego A. Menor AutónomosCon este nombre es curioso que se hiciera tan famoso y alicantino el BAR EL MARRANERO —¡Nadie se dé por aludido!—, situado en la avenida de Orihuela número 50, en el barrio alicantino de la Florida, justamente enfrente de la empresa industrial más longeva de nuestra capital, la imprenta SUCH SERRA, que cumplirá el año que viene su  130 ANIVERSARIO, nacida hace dos siglos (1889) un ejemplo de la industria alicantina.

Pero a su vez clientes asiduos del marranero y consumidores de su famoso almorsaret, que almorzaban como dios manda y con pureza alicantina, no les sentaba mal con los años cumplidos A estos trabajadores se le unían otros muchos trabajadores de talleres e industrias de la antigua entrada de Madrid, paso obligado para ir a las zonas industriales de la carretera de Ocaña y Polígono Industrial Pla de La Vallonga y Atalayas posteriormente, en esos tiempos de los años ochenta y anteriores, no había otra entrada, convirtiéndose en un centro neurálgico del Alicante industrial que lo fue.

Era el centro de confluencia de los alicantinos para efectuar el ritual del Almorsaret con sus charraetas sobre el trabajo en las fábricas, de convivencia entre sus trabajadores, empresarios y de esparcimiento jocoso

El Bar el Marranero, era todo los días. especialmente los sábados, que en esos tiempos muchos trabajaban —hacían horas extraordinarias… salario extra particular para pasar la  semana—, era el centro de confluencia de los alicantinos para efectuar el ritual del Almorsaret con sus charraetas sobre el trabajo en las fábricas, de convivencia entre sus trabajadores, empresarios y de esparcimiento jocoso en esos sábados de esparcimiento y celebración.

El bar el Marranero, como bar típico alicantino, tipo fonda, nos recibía con nuestras típicas habas tiernas al centro de la mesa y el típico ‘salao alicantino’, nuestro bonito, mojama, guisolet, hueva, etc, con su tomatito de muchamiel y regado con una cerveza bien fría, unos quintitos mejor, o un vino de barril. ¡Espectacular!.

Para después ofrecerse un homenaje al colesterol y la tensión de lo que se llama y se toma en Alicante, actualmente y desgraciadamente ahora menos, nuestro soparet alicanti, que es una simbiosis entre el mar y la tierra,  de necesario acompañamiento de líquido, debido a su composición de una sardina de bota con huevos fritos y ñoretes roñosetes. Después no había orujo ni blanco ni de hierbas, como mucho un herbero de la montaña, una buena mistela o aguardiente, cosas de la Terreta.

En 1989 el bar El Marranero nos dejó debido a la construcción de la Gran Vía y más precisamente la Glorieta Músico Emilio Álvarez, conjuntamente con las empresas que conformaban dicha localización como la IMPRENTA SUCH SERRA, PAVASAL, CARTONAGES LEVANTE, ELECTROMECANIZADOS DOMINGO, LA GASOLINERA, etc. Algunas de estas empresas nos las encontrábamos en el polígono Babel, en la avenida de Lorenzo Carbonell, ya que el Ayuntamiento cedió esos terrenos a cambio de la expropiación. Pero el Marranero, debido ya a la edad de su propietario y no tener continuidad, ya no emprendió en su nuevo lugar. Nos quedamos sin local alicantino de reunión, otro nos quedaba en la avenida de Orihuela, numero, 47, BAR LA BODEGUETA, pero también nos dejó hace más o menos trece años.

También desgraciadamente durante estos años, más de lo que es soportable, hemos perdido mucha industria en nuestra ciudad, solamente hay que ver esta entrada antigua de la carretera de Madrid, y ver empresas tan emblemáticas como CHOCOLATES SAMALLI, EL MONAGUILLO, LA EMBOTELLADORA DE KAS, CERVEZAS EL NEBLI CARROCERAS, COCA COLA y tantas y tantas otras, un poco desastre…

¿Cómo quieren que haya industria en Alicante o que la industria no se traslade a otro municipios alicantinos?, yo no sé para qué tenemos concejales, tantos asesores y técnicos

Durante todos estos años nuestros munícipes, nuestro Ayuntamiento, no ha sido capaz ni de redactar el Plan General de Ordenación Urbana, el ultimo de 1987 y con sospechas de pintar en azul bajo demanda los que no se han terminado todavía, pero que tampoco han sido capaces de dotar de suelo industrial a Alicante, los últimos polígonos son el del Pla de la Vallonga de los años 70 —en su promoción privada salieron escaldados más de uno— y el de Atalayas de los años 80. ¿Cómo quieren que haya industria en Alicante o que la industria no se traslade a otro municipios alicantinos?, yo no sé para qué tenemos concejales, tantos asesores y técnicos, poco dispuestos han estado para recuperar el almosaret —¿desaboridos?—y la Industria alicantina.

Ahora una buena noticia, después de estos años, parece que va en buen camino el ampliar el polígono de Atalayas en 150.000 m2. ¡Deberían ser 1.150.000 m2 por lo menos! Eso no es una ampliación, es un absorción para cumplir las necesidades de hace ya tiempo de las industrias existentes en el polígono, y no para nadie más, no hay cabida.

Ahora falta que se aclaren qué modelo de ciudad quieren en este ayuntamiento. Algunos lo tenemos claro

Y ahora sí, vecinos de nuestros Barrios y hosteleros, hagámoslo por nosotros, recuperemos nuestras identidades, entre ellas el almosaret alacantí y con ello la vuelta de los trabajadores de la industria, trabajo para nuestros hijos.
Nosotros nos ponemos a ello, ahora falta que se aclaren qué modelo de ciudad quieren en este ayuntamiento. Algunos lo tenemos claro.

Les recomendaría a los munícipes y a su millar de asesores, para coger fuerza y conocimiento, consumir por lo menos el almosaret al lado de la casa consistorial. O mejor que vengan por los barrios y partidas rurales a almorzar con los ciudadanos, así por lo menos le explicamos nuestro modelo de ciudad y se ahorran dinero y asesores.

Ahora, si pagamos a escote. Faltaría más que se dieran por invitados.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.