Aire taurino

Llegados a otoño, época final para las temporadas de toros en España, no se me ocurre otro mejor tema para hablar que de los acontecimientos ocurridos en nuestras preciosas plazas taurinas.

Muchos aficionados habrán disfrutado viendo a grandes figuras  y muchos otros se habrán empeñado en odiar y atacar estos festejos de la forma que les haya sido más ruidosa posible.
Todos estos toreros que hacen disfrutar a sus aficionados, viven y se dedican exclusivamente a su profesión, entregan y ponen en peligro sus vidas solo ‘por y para’ la tauromaquia. Se desviven por regalar emociones, sentimientos, amabilidad y cariño a su público, poniendo en riesgo constantemente su integridad física.

Se puede discrepar, opinar y hablar con total libertad, pero existe una regla básica de convivencia, que dice que para ser respetado hay que saber respetar

Quizás alguno de vosotros —que me estáis leyendo— no estéis a favor de todo esto que describo, pero ¿eso justifica alegrarse del percance o desgracia de un ser humano? Por supuesto se puede discrepar, opinar y hablar con total libertad, pero existe una regla básica de convivencia, que dice que para ser respetado hay que saber respetar. ¿Se aplica esta regla básica cuando se trata de la fiesta de los toros? ¿En qué lugar queda el valor de la vida de un ser humano cuando ni siquiera es capaz de valorarse así mismo, deseando daño o incluso muerte al prójimo por tener distintos ideales?
No hace falta ir más allá para darse cuenta de adónde quiero llegar a lo largo de este artículo. Creo que en este mundo lleno de tantas cosas bonitas; arte, sueños,  ilusiones y pasiones, distintas vidas, colores, gustos, por suerte lleno de opciones y democracia, cada cuál es libre, dentro del bien de la humanidad, a dedicarse a lo que su corazón le lleve y su coraje le permita.

¿No suena a hipocresía que la voz que dice defender una vida elogie y aplauda la amenaza de la vida de un ser humano llamado torero?

A menudo, observo que en los alrededores del mundo del toro, aquellos que lo aman no increpan a quiénes lo rechazan, tan sólo reclaman tolerancia y empatía. Pero en cambio, los que dicen estar en contra, odian, increpan, desean daño y dolor a simpatizantes de esa cultura ¿no suena a hipocresía que la voz que dice defender una vida —en este caso la del toro— elogie y aplauda la amenaza de la vida de un ser humano llamado torero? ¿Es el ejemplo con el que se pretende predicar? Pienso honestamente que tanto los taurinos como los antitaurinos pueden usar la armonía para mostrar y enseñar aquello en lo que creen. La ética del día a día debe tratar de alcanzar acuerdos entre las personas mediante el diálogo, donde unos hablan y otros escuchan y viceversa. El prójimo debe amarse y respetarse, no alimentar guerras ni violencia.

Tristemente, estas discrepancias también se ven en arte, música y deporte, creándose enfrentamientos dentro de escenarios, partidos o campeonatos, en lugar de unir y enriquecer las emociones. Lo que sin duda está claro, es que en la sociedad estamos haciendo algo mal cuando en cosas tan maravillosas, fructíferas y constructivas, somos nosotros quienes permitimos que generen resultados indignantes, insensibles y destructivos.

La ciencia de vivir es el arte de amar mientras que propagar odio solo sirve para traer odio

Hablamos siempre de lo que está bien o está mal bajo nuestro propio criterio, pero parece cometerse el error —constante— de no mirar cómo son los medios que se utilizan para llegar a ese fin, creo que la sociedad debería pararse para analizar si la conducta que está tomando dice ser «peor el remedio que la enfermedad» y  que la «ciencia de vivir es el arte de amar» mientras que propagar odio solo sirve para traer odio.

Este artículo puede que sólo se vea atribuido al sentimiento taurino, pero desearía que lo fuera hacia la paz, el respeto y tolerancia entre todo tipo de personas qué  juntos formamos un único y bonito mundo.

Acabo mis palabras diciendo que los ideales tienen que servir para crecer y aprender.
El arte es bello para quienes lo saber ver… ¡ole! 👠💄

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.