Aviados estamos

Pedro NuñoTienen por costumbre algunos valencianos, quizás demasiados, el llamar «plañideros/as» a las gentes del Sur cada vez que protestamos por agravios comparativos, cuando no nos extienden el desprecio más indisimulado tal y como suelen menoscabar al Norte castellonense por considerarlo pedáneo del Cap i Casal. No se percatan en su endogamia que, mal les pese, si bien cierto que Valencia figura indubitablemente como tercera provincia y capital de las Españas, son los menos que, al menos la provincia de Alicante (no la capital) se sitúa también entre la cuarta y quinta.

Esa correlación de fuerzas no puede asumir comparaciones y correlaciones entre, pongamos por caso, una Barcelona respecto a Tarragona o Lleida, Zaragoza en proporción a Teruel o Huesca, Vizcaya en proporción a Guipúzcoa o Álava, etc. Pasamos de un centralismo y dictadura franquistas a una democracia federalista, aunque con el disimulado nombre de «Autonomías». En principio, tres de ellas: Euskadi, Cataluña y Galicia, por mor de algunos nacionalismos desesperanzados en acomodaticio exilio desde el final de nuestra dolorosa Guerra Civil, volvieron a sus antiguos feudos republicanos para que la Transición les echara una mano de la que ahora sus cachorros se toman el brazo amenazando con desmembrar una nación de cinco siglos. Naturalmente pidieron vagón de primera con todas sus prevalencias, y nada que ver con los de segunda y tercera que se engancharían después. Pero claro, el resto autonómico no tardó en preguntar: y de lo suyo qué.

Día a día el tumor de los ultrajes se hace más grande comparativamente respecto a nuestra capital autonómica

Talmente es la pregunta que hoy se hacen los alicantinos cuando Valencia ejerce más de madrastra que de madre, y más de «autonosuya» que de «autononuestra». Cuando piden para ellos dicen hacerlo en nombre de todos por aquello del nominativo común, pero cuando desde el arriba y el abajo de esta Comunitat se demanda lo vitalmente imprescindible se convierten en monos gibraltareños ocultando los cinco sentidos. Mal pues, nos ha ido a Alicante y Castellón con el descuartizamiento de la piel de toro; y no por ser descreídos con el nuevo sistema político-territorial, en muchos casos más emancipado que los Land alemanes o los Cantones suizos, sino porque no solo hemos perdido peso específico en lo político y lo social, amén de lo demostrativamente económico en inversiones, sino porque día a día el tumor de los ultrajes se hace más grande comparativamente respecto a nuestra capital autonómica.

El PSPV y su tripartito callan cobardemente ante las declaraciones de una ministra para la Transición Ecológica que quiere cortar por lo seco el trasvase Tajo-Segura

Y si empobrecidamente malamente anduvimos antes con el PP, el PSPV y su tripartito ahora nos ningunearon todavía más. Callan cobardemente ante las declaraciones de una ministra para la Transición Ecológica, Teresa Rivera que quiere cortar por lo seco el trasvase Tajo-Segura; se llaman andanas de silencios cuando nuestros agricultores, que no golfistas ni hosteleros de playa, solicitan al menos las deterioradas aguas del Júcar al Vinalopó; y nada sabemos de nuevas desalinizadoras (por otra parte, costosísimas en su reciclaje). El agua se debe pagar, de acuerdo, pero allá donde más beneficio produzca para todos, salvo que queramos repartir miseria e insolidaridad.

¿A quién metemos en las próximas urnas: a Herodes o a Pilatos?

Otro sí nos amenaza con mayor perjuicio para nuestra principal industria en el ámbito capitalino, como es la hostelería y el ocio. Los organizadores de la internacionalmente famosa copa náutica Volvo, advierten conjuntamente con el Ayuntamiento, que, si no se les desgrava de impuestos —como hacen en todos los países desarrollados de Occidente— la próxima salida desde Alicante de sus veleros voladores, lo va tener muy difícil. Y aunque el tema impositivo sea fiasco del perverso Montoro, estos socialistas no parecen querer enmendar al vampírico exministro. ¿A quién metemos en las próximas urnas: a Herodes o a Pilatos?

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.