De demagogos, populistas, irresponsables y mentirosos del 155

Juan Ravello Mas con FALDÓNSoy perfectamente consciente que los adjetivos que dan título al presente artículo, nunca referidos al ámbito personal sino al político, pueden no gustar a los representantes públicos de la formación política a cuya actuación se dirigen y describen, es más, me extrañaría mucho que se sintieran elogiados y reconfortados con los mismos, pero mucho más me molesta a mí que se insulte a la inteligencia de los españoles y se pretenda obtener rédito electoral y político a costa de la mayor crisis política e institucional vivida en nuestro país desde el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, anteponiendo el interés partidista por encima del bien común y el interés general de España y los españoles.

Me estoy refiriendo, seguro que nuestros avezados e inteligentes lectores ya se han dado cuenta de ello, al comportamiento falaz, populista y demagogo desplegado por Cs a lo largo de todo este proceso. Porque haciendo una somera cronología de los hechos hay que recordar lo siguiente:

En una noticia, publicada por el Diario El Mundo, fechada el día 3 de septiembre de 2017 y firmada por Lucía Méndez se lee el siguiente titular, Sánchez y Rivera aconsejan a Rajoy que no aplique el artículo 155, mientras que en uno de los subtítulos se lee “Altos cargos del Gobierno y el PP piden a Rajoy un gesto de autoridad”. Ya en el cuerpo de la noticia podemos leer en un destacado “PSOE y Ciudadanos han comunicado al presidente que no quieren usar el 155”, y el siguiente párrafo que por su interés paso a transcribir en su totalidad, describe la realidad de aquel momento. “El problema del 155, según reconoce el gobierno, es de legitimidad política, ya que los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Ciudadanos, Albert Rivera, han comunicado a Mariano Rajoy que no son partidarios de aplicar esta medida de excepción, por democrática y constitucional que sea. Y ello porque el citado artículo ha sido “demonizado” al interpretarse de forma generalizada por parte del independentismo y la opinión pública como una suspensión de la autonomía obviando su textualidad”. En este punto me gustaría llamar la atención de nuestros lectores sobre el argumento utilizado por Cs, según esta noticia, para rechazar en esas fechas la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que no era otro que dicho artículo había sido demonizado por los independentistas. ¡¡Que venga Dios y lo vea!!

La aplicación del artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad y el orden constitucional en Cataluña tras el golpe de Estado perpetrado por el independentismo, no fue iniciativa de Cs ni de su líder Albert Rivera

Una negativa del PSOE y Cs a la aplicación del artículo 155 en Cataluña que también recoge en su edición del citado día 3 de septiembre el digital Diariocrítico con el siguiente titular, Diferencias y debate sobre la aplicación del artículo 155: PSOE y Ciudadanos piden que no; sectores del PP lo solicitan”. Igualmente, en una entrevista concedida al diario El País por el presidente del PP de Cataluña, y publicada en esa misma fecha, Xavier García Albiol afirma que Desde el PP de Cataluña no hemos descartado el artículo 155 nunca. “Aplaudiríamos sin ningún complejo la aplicación del artículo 155 de la Constitución si fuera garantía de poder mantener el respeto a la democracia y a la libertad en Cataluña”. “Es una opción totalmente legítima y democrática” añade el presidente de los populares catalanes, quien subraya que “El Gobierno de España actuará con proporcionalidad, equilibrio y contundencia. No le va a temblar la mano”.

Es decir, y visto lo visto, la aplicación del artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad y el orden constitucional en Cataluña tras el golpe de Estado perpetrado por el independentismo, no fue iniciativa de Cs ni de su líder Albert Rivera, quien ahora se presenta como su adalid, impulsor, valedor y defensor indiscutible, sino que lo fue del gobierno de España y del Partido Popular, en contra incluso de la opinión del líder de Cs y de su partido.

En segundo lugar, Cs reclama ahora por boca de su líder Albert Rivera, que el gobierno se reúna con ellos y estudien conjuntamente la forma de mantener la vigencia y aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña tras el nombramiento de Quim Torra como nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña y la posterior formación y toma de posesión del nuevo gobierno autonómico. Ante este hecho caben dos reflexiones:

La primera es que en un nuevo ejercicio de cinismo político, Albert Rivera pretende hacer olvidar a los españoles que fue precisamente su formación política, Cs, la que impuso la exigencia de que la aplicación del artículo 155 se hiciese con la finalidad de convocar elecciones autonómicas en Cataluña y que estas se celebraran cuanto antes, tal y como publica el diario digital El Confidencial en su edición del día 17 de octubre. Claro está que la convocatoria inmediata de dichas elecciones obedecía a un interés partidista y electoral de Cs que se veía como fuerza gobernante en Cataluña después de las mismas y no al interés general, deseo que se ha visto frenado por la realidad.

Albert Rivera pretende mentir y tomarnos por tontos a los españoles presentándose como los únicos garantes del ordenamiento constitucional, del cumplimiento de la ley y de la unidad de España

La segunda es que en el acuerdo del Consejo de Ministros del 21 de octubre de 2017 para la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución, aprobado posteriormente en el pleno del Senado del día 27 del mismo mes, con los votos a favor de Cs, en el apartado E.9 titulado Duración y revisión de las medidas se explicita en su primer párrafo que “las medidas contenidas en este Acuerdo se mantendrán vigentes y serán de aplicación hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat, resultante de la celebración de las correspondientes elecciones al Parlamento de Cataluña”. Insisto, el acuerdo del Consejo de Ministros refrendado por el Senado en el que se incluye el citado párrafo, se aprueba con el voto a favor de Cs, por lo que el partido de Albert Rivera no solo pretende de manera irresponsable incumplir el acuerdo del Consejo de Ministros y del Senado sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña votado por ellos mismos y hacer que el gobierno lo incumpla, sino que además pretende mentir y tomarnos por tontos a los españoles presentándose como los únicos garantes del ordenamiento constitucional, del cumplimiento de la ley y de la unidad de España frente a la traición a la soberanía nacional de todos los demás, incluidos el presidente del Gobierno y el Partido Popular. Y todo ello, una vez más, por puro interés electoralista y partidista.

Por otro lado Cs, que ahora se rasga las vestiduras por el levantamiento del artículo 155, ha vuelto a hacer dejación de sus responsabilidades, esta vez en Cataluña, al actuar en todo momento de manera reactiva y a remolque de los independentistas, sin la valentía necesaria para hacer valer su victoria electoral con iniciativa social y política, eso sí, después de haber dicho durante la campaña electoral que votar al Partido Popular y al PSOE era tirar el voto a la basura, lo que implica no solo una falta de respeto a los votantes de dichas opciones políticas sino una concepción de la democracia bastante discutible.

Para reclamar el respeto a la ley, al ordenamiento jurídico y a la Constitución, y tener autoridad moral para ello, lo primero que tienen que hacer los políticos es cumplir la ley

Sé que me estoy extendiendo en el presente artículo pero no quisiera terminar sin recordar a Cs y a su líder Albert Rivera, que para reclamar el respeto a la ley, al ordenamiento jurídico y a la Constitución, y tener autoridad moral para ello, lo primero que tienen que hacer los gobernantes y representantes políticos es precisamente cumplir la ley y ello incluye los acuerdos que se toman en el Consejo de Ministros que luego son aprobados por el Senado al amparo de un artículo constitucional, precisamente porque eso es lo que nos diferencia a los demócratas de los golpistas.

El 155 ya no es una quimera sino un precedente y un procedimiento y el Gobierno velará por el cumplimiento de la ley y el respeto a la Constitución

Eso sí, y aunque les pese a Albert Rivera y a Cs, los españoles podemos estar tranquilos por tener un presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y un partido en el poder, el Partido Popular, que ya han dejado claro que el 155 ya no es una quimera sino un precedente y un procedimiento y que el Gobierno velará por el cumplimiento de la ley y el respeto a la Constitución. En palabras textuales del presidente del Gobierno en Segovia, “la ley, la Constitución española y el resto del ordenamiento jurídico se van a cumplir”.

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.