Por un cambio necesario

No les descubro nada nuevo si empiezo este artículo recordándoles que el pasado día 19 de abril, el Partido Popular de Alicante reconquistaba la alcaldía de la ciudad de la mano de su —hasta entonces— portavoz, y a partir de dicha fecha nuevo primer edil alicantino, Luis Barcala. Un hecho que vino precedido por la descomposición del desgobierno tripartito de la ciudad, la dimisión del anterior alcalde socialista de Alicante, doblemente procesado, Gabriel Echávarri y la incapacidad manifiesta de los tres partidos de izquierdas de reeditar la mayoría de 15 concejales del consistorio alicantino necesarios para mantener el gobierno, ¿he dicho gobierno?, discúlpenme nuestros lectores, quería decir desgobierno de la ciudad.

Y llegados a este punto, he de confesarles que por más que uno le da vueltas, no deja de encontrar sino razones y argumentos de peso que avalan y justifican el cambio de gobierno en nuestra ciudad por el bien de Alicante y los alicantinos. Porque fíjense Vds. que aquellos que acusaban al Partido Popular de inactividad en la pasada legislatura aduciendo que estaban más preocupados por su horizonte judicial que por el desarrollo de nuestro municipio, han sido incapaces de realizar ningún proyecto que contribuya al crecimiento y desarrollo de Alicante.

A los del tripartito en ningún momento les ha interesado el bienestar, el progreso y el desarrollo de la ciudad de Alicante y de los alicantinos

Porque, ¿dónde está el Catálogo de Protecciones?, ¿dónde está el Plan General de Ordenación Urbana?, ¿dónde está IKEA?, ¿dónde está el Plan Edusi?, no están en ninguna parte porque este tripartito del desgobierno a lo único a lo que se ha dedicado es a enzarzarse en  enfrentamientos políticos y personales, a implementar cambios en la estructura en la Policía Local criticados por los sindicatos, miembros del cuerpo y vecinos, enfrentar a comerciantes y residentes en distintas zonas de la ciudad a cuenta de los veladores o a tener un auténtico y completo ¹’carajal’ en lo que a aperturas y horarios comerciales se refiere. Y todo ello, y esto es lo peor, porque en ningún momento les ha interesado el bienestar, el progreso y el desarrollo de la ciudad de Alicante y de los alicantinos, sino únicamente desalojar del poder al Partido Popular, que muy a su pesar había ganado las elecciones municipales del año 2015. Ese, y no otro, era su único y verdadero leitmotiv. El problema es que al día siguiente hay que ponerse a gestionar y ahí es cuando se ha visto la ineptitud, inoperancia e incapacidad de los miembros de tan nefasto tripartito.

La socialista Sofía Morales se está planteando dimitir como concejala porque —al pasar a la oposición y dejarla el PSOE con dedicación parcial en el ayuntamiento de Alicante— pasa de cobrar de 51.000 € a 36.000 € anuales

Y como guinda al corolario, este nefasto tripartito se presentó como aire regenerador ante las corrupciones y corruptelas del Partido Popular. Sin embargo hoy vemos que aquellos que venían a abrir las ventanas para que los aires de honradez entraran al consistorio alicantino están siendo investigados por la justicia por presunta financiación irregular, tanto el PSPV como el BLOC, principal partido de la coalición Compromis, en la campaña electoral del 2007, que la —hasta el pasado 19 de abril— concejala de Hacienda, la socialista Sofía Morales, se está planteando dimitir como concejala porque al pasar a la oposición y dejarla el PSOE con dedicación parcial en el ayuntamiento de Alicante, pasa de cobrar de 51.000 € a 36.000 € anuales, en todo un ejemplo de dedicación a la política no por vocación de servicio público y por trabajar por Alicante y los alicantinos aunque sea en la oposición, desde donde también se puede trabajar por tu tierra y tus conciudadanos, sino por puro interés crematístico personal. Por cierto, luego critican a Nerea Belmonte por pretender que se la restituyera en sus derechos políticos y económicos, tal y como reconoció el Tribunal Constitucional en una sentencia del pasado mes de diciembre, en la que dictaminó que los ediles no adscritos gozan de derechos económicos. O que en Guanyar no dejan de pelearse entre ellos por los sillones y sueldos de los asesores de su grupo municipal.

Tras el fracaso del tripartito, el PP asume la responsabilidad de acceder a la alcaldía y ponerse a trabajar, pese al desgaste político y personal que esto puede acarrear

Siempre he sido de la opinión de que la política es para los valientes y el Partido Popular  y Luis Barcala han dado buena muestra de ello. Anteponiendo en todo momento el interés de Alicante y los alicantinos a sus intereses de partido, dieron un paso al frente presentando una moción de censura contra el desgobierno del tripartito, fruto de un intenso trabajo previo en el que tras hablar con asociaciones de vecinos, colectivos y organizaciones ciudadanas, con un proyecto de actuación para abordar en el año de legislatura que queda por delante los problemas más acuciantes de nuestra ciudad, y tras el fracaso del tripartito asumieron la responsabilidad de acceder a la alcaldía y ponerse a trabajar, pese al desgaste político y personal que pueda acarrear debido a la actual composición del consistorio alicantino, para que esta no sea una legislatura completamente perdida para Alicante y se puedan establecer unas bases sólidas para un verdadero proyecto de futuro y de ciudad que se desarrolle durante la próxima legislatura si los alicantinos así lo decidimos.

Ciudadanos siempre se pone de perfil, nunca asume responsabilidades cuando es el momento de hacerlo, carece de experiencia de gobierno y de gestión que presentar a los votantes porque les entra el miedo y les tiemblan las piernas

Frente a este ejemplo de iniciativa, responsabilidad política y servicio al bien común solo tenemos enfrente un tripartito de izquierdas inhabilitado e incapacitado por su nefasta gestión y una opción política, Cs, que siempre se pone de perfil, nunca asume responsabilidades cuando es el momento de hacerlo, carece de experiencia de gobierno y de gestión que presentar a los votantes porque les entra el miedo y les tiemblan las piernas siempre que llega el momento y la oportunidad de hacerlo y que adolece de políticos y gestores válidos y capaces entre sus filas que presentar ante los electores.

Quizá por eso cuando les proponen participar en un gobierno, como hizo Luis Barcala en Alicante nada más acceder a la alcaldía, Cs dice no en menos de 24 horas sin ni siquiera sentarse a negociar y tienen que ir buscando candidatos de renombre fuera de sus huestes, ¿les suenan Manuel Valls y Mario Vargas Llosa?, porque simplemente no cuentan con políticos capaces entre ellas.

¹carajal: ‘situación liosa, confusa, compleja o desparramada’

One thought on “Por un cambio necesario

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.