Redes, grupos y foros en la balanza

Sonia Gonzálvez con faldónTengo cuenta en Facebook y en Twitter -en el segundo caso solo como seguidora-. Nunca publico información de mi vida privada en mi página de Facebook -y me molesta si alguien lo hace etiquetándome en la suya- y me limito a seguir y leer los artículos que me interesan de psicología, educación, nutrición, deporte y ciertas asociaciones protectoras de animalitos. También me mantengo informada sobre las carreras de ciertos músicos o escritores a los que admiro. Prácticamente me limito a compartir ciertas causas con las que estoy de acuerdo y a difundir mis escritos para que puedan tener a ellos fácil acceso aquellos que habitualmente los leen -muchos, me consta, desde aquí: gracias-.

Lo que vale para la vida real vale para Internet, es decir, que hay que protegerse y que lo que es un delito o un peligro fuera de nuestra casa también lo es dentro de Internet

Las redes sociales tienen -como todo en esta vida- su lado bueno y su lado malo. Nos permiten estar en contacto con nuestros conocidos, lo que es útil sobre todo si viven en otros países o ciudades, y es una manera rápida y sencilla de compartir ideas, gustos o aficiones, de poder hablar e incluso ver a nuestros seres queridos en la distancia o de poder organizar videoconferencias muy útiles en el mundo de la enseñanza y los negocios. Pero la parte mala, es tan mala, que da miedo, mucho. Los niños y aquellos que menos saben de la vida son  -como siempre he defendido- los más desprotegidos en el mundo virtual porque navegar por  Internet es como andar por la calle. En ocasiones me sorprenden los contenidos de ciertas páginas y la información personal e íntima que personas completamente anónimas están encantadas de compartir —supuestamente, solo con sus amigos agregados— con fotos y comentarios y que nos dan una perfecta descripción de sus vidas y las de los que les rodean —mención especial necesitarían ciertos blogs-. Hay que establecer límites, lo que vale para la vida real vale para Internet, es decir, que hay que protegerse y que lo que es un delito o un peligro fuera de nuestra casa también lo es dentro de Internet.

No me cabe la menor duda de que cuando unos padres comparten imágenes o videos de sus hijos lo hacen con la intención de que facilitar a los amigos y familiares el disfrute de esos momentos pero es peligroso. Imágenes que en un principio suelen resultarnos inofensivas pueden resultar muy dañinas descontextualizadas -tanto para los progenitores como para sus vástagos y especialmente en los casos de padres divorciados- y estar cargadas de información como la ubicación y los patrones habituales de actividad de los pequeños. Tampoco se deben publicar imágenes íntimas de los menores como cuando se están bañando o cambiando de ropa -¡qué tierna imagen para los padres! ¡Qué diferente bajo la mirada sucia de un trastornado!-, ni cuando aparecen en compañía de otros niños porque estamos vulnerando su derecho a la intimidad, que está protegido por distintos reglamentos tanto a nivel nacional como internacional. En Francia el estado puede sancionar a los padres que compartan fotos de sus hijos en las redes sociales con multas de hasta 45.000 euros o un año de prisión. En España, por ahora, no es así y espero que nunca lo sea y demostremos que tenemos el suficiente sentido común -siendo realista estoy pidiendo demasiado, me consta- como para respetar y proteger tanto a los que más queremos como a nosotros mismos. Los niños deberían limitarse a disfrutar de esa etapa de su vida y no a desempeñar funciones más propias de otras.

Como persona que tiene una web y un blog oficial para difundir y promocionar mi faceta como escritora en ocasiones me siento tan expuesta que no hay semana que no me plantee cerrar el blog, no volver a publicar y retrotraerme a esos años en los que solo dejaba leer mis escritos a mis cuatro amigos de confianza porque da igual el número de veces que aclares que te dedicas a escribir ficción novelas, y no autobiografíasy la que fase de documentación que es lo que las hace tan verosímiles  puede llevarte meses, que siempre habrá alguien dispuesto a creer lo contrario o a malinterpretar mis palabras en algún artículo de opinión o entrevista para desprestigiarme, calumniarme o sacar provecho… aunque eso es algo que aprendí y asumí cuando me decidí a divulgar mis escritos y mi trayectoria como escritora pero yo soy una adulta.

Algunos progenitores usan los grupos de WhatsApp o Facebook para criticar y desprestigiar la labor del docente y hacer causa común manipulando al resto del grupo

La sobreexposición de ciertas personas es abrumadora, de vergüenza ajena, y creo que ni siquiera se plantean que hasta con el simple seguimiento de la foto de perfil del WhatsApp se puede realizar un perfecto informe del estado sentimental personal, social y laboral del propietario de la cuenta. Se supone que la función de los grupos de WhatsApp, de Facebook o ciertos foroses la de poner en contacto a personas con un interés común pero también se generan situaciones problemáticas como en los grupos de padres y madres de los colegios cuando un progenitor los usa para criticar y desprestigiar la labor del docente y hacer causa común manipulando al resto del grupo, aunque este tema merece y da para un artículo propio—.

Si la comunicación directa ya es complicada y en ocasiones no nos entendemos ni utilizando la misma lengua, ¿qué podemos esperar de un mensaje de texto escueto y descontextualizado

Todos los grupos mencionados son potenciales recipientes en los que verter chismes, criticar y juzgar sin conocer realmente la situación y a las personas y pueden hacer mucho daño al malinterpretarse ciertos mensajes y magnificarse las intenciones porque el propósito de creación del grupo suele quedar en segundo plano y termina por comentarse, compartirse y criticarse en ellos casi cualquier tema. Si la comunicación directa ya es complicada y en ocasiones no nos entendemos ni aunque utilicemos la misma lengua y compartiendo espacio físico con nuestro interlocutor, ¿qué podemos esperar de un mensaje de texto escueto y descontextualizado que la mayoría de veces se cruza con otro y se interpreta como la respuesta cuando la intención del emisor era la contraria?

Advertidos quedáis.

Sonia Gonzálvez

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.