Alicante me duele

Diego A. Menor Autónomos«Siempre me ha dolido Alicante y a lo largo de los últimos años de una manera angustiosa”

José María Perea

Me duele ahora, antes y mañana seguramente.

Me duele otra legislatura perdida para mi Alicante, que desgraciadamente se veía venir antes de sus inicios, por sus actores intervinientes, faltos de ideas, conocimiento  y proyectos, tanto en sus gobernantes como en los de su oposición (salvo escasas excepciones individuales),  llena de desencuentros y carencia de consensos para mi Alicante, que terminaron en ruptura de un tripartito, culminando una legislatura infructuosa.

Me dolía la falta de definición de mi Alicante en las legislaturas anteriores, una etapa que duró 20 años, en la cual se quiso definir una ciudad moderna, pero sin definir y perdiendo competitividad en todos los sectores de la ciudad: nuestro  turismo,   nuestro puerto, nuestros servicios, nuestra industria… Perdiendo peso como capitalidad de la provincia y en sí como provincia en la comunidad.

Predominando el «qué hay de lo mío”, el clientelismo mal entendido, el “postureo”… ante el interés de nuestra ciudad y sus ciudadanos, añadido a claras conductas inmorales y algunas punibles, en estos momentos pendientes de juicio, para escarnio de mi ciudad y en boca de sus ciudadanos, de la provincia, de la comunidad y de España.

Alicante es una ciudad falta de liderazgo, aunque me niego a pensar que no existen, porque los hubo

Ahora llegará 2019, cuando los alicantinos decidiremos de nuevo su destino en unas elecciones municipales en las que elegiremos a los gestores de la ciudad. Una ciudad falta de liderazgo, porque líderes no tiene, personas capacitadas que quieran dedicarse a gestionar su ciudad (ni se otean en el horizonte a escaso tiempo de elección). Me niego a pensar que no existen, porque los hubo: Manuel Alberola Such,  Agatángelo Soler…y Alicante creció.

Me preocupa que los gobernantes de ahora, ante la imposibilidad de mantener un pacto a tres, ante su fracaso, quieran volver a llevar los destinos de nuestro Alicante,  los mismos actores que han fracasado… ¡Cuidado!

Me preocupa que una  oposición que no pudo ganar unas elecciones hace tres años y que no han sabido hacer una oposición constructiva para Alicante, mantengan a los mismos actores para intentar gobernar una ciudad… ¡Cuidado!

Y también me preocupa el resto de la oposición por su trabajo efectuado en estos últimos años… ¡Cuidado!

Para que no me duela Alicante en el 2019 espero un mínimo de sentido común para volver a la senda de la búsqueda de liderazgos

Y como tengo fe, no falta de incredulidad a veces, pienso después de meditarlo, que para que no me duela Alicante en el 2019,  espero un mínimo de sentido común para volver a la senda de la búsqueda de liderazgos, la capacitación, el amor a nuestra Alicante y su  provincia, unido a una renovación de las personas y programas creíbles.

Los alicantinos me oigan, de cuya elección y resultado Alicante gane, triunfe quien triunfe, pero confiando que sea la opción más aceptada para dirigir los destinos de la capital de la provincia.

Alicante, ya se lo merece.

2 thoughts on “Alicante me duele

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.